La cineasta andaluza Pilar Távora ha finalizado el rodaje de su tercera película, ‘Madre Amadísima’, la historia de Alfredito, un homosexual de 56 años vestidor de la Virgen, y que nace en pleno franquismo. La película cuenta la vida de este personaje desde su juventud hasta su madurez, a través de “sus anécdotas, sus desengaños y su sufrimiento”. La cineasta sevillana destaca, no obstante, que esta producción “no es una película de homosexuales”, sino “de un mariquita de pueblo”, una visión que se aleja de la del “mundo gay actual”.

Desde hace seis semanas, el equipo de rodaje ha recorrido los escenarios de Zahara de la Sierra (Cádiz), Carmona, Gerena y Valencina de la Concepción (Sevilla) y Sevilla capital. Pilar Távora reconoce que se trata de una historia “arriesgada” que puede “suscitar críticas desde algunas instituciones”, sobre todo de la Iglesia, pero que está contada desde “el absoluto respeto y la libertad que tiene cualquier ser humano de decir lo que piensa”. Este es el tercer largometraje de la cineasta, después de ‘Yerma’ y ‘Nanas de espinas’.

Santiago Escalante, autor de la obra en la que se inspira la cinta, es también el responsable de la adaptación del guión al cine e interpreta el papel de La Tintalux en su madurez. El actor Ramón Rivero, que interpreta a Alfredito en la obra teatral, lleva ahora al personaje a la gran pantalla. En ‘Madre Amadísima’ inician, además, su carrera seis jóvenes actores, Jose Burgos, que da vida a Alfredito en su juventud, Julio Vargas, que interpreta al personaje ‘La Titanlux’, David Lora (Javi, el primer amor de Alfredito) y Nacho Vázquez, que es ‘La Girasol’, Celia de Molina y Alicia Moruno (las amigas jóvenes).