Un grupo de investigadores de la Universidad de Washington (UW) ha desarrollado un software que supone una sustancial mejora  en las conversaciones telefónicas con imagen, a través del perfeccionamiento de la imagen en movimiento de la piel de la cara y las manos.

A pesar del vertiginoso avance que se produce en la tecnología para ofrecer al público un número cada vez más amplio de posibilidades, las discapacidades físicas impiden que todos se beneficien de sus ventajas. Es el caso de las personas sordomudas que, de forma general, hacen un uso muy limitado de los teléfonos móviles utilizando especialmente los mensajes de texto.

Las conversaciones telefónicas con imagen, videollamadas, abrieron en su momento un mundo de posibilidades para las personas con discapacidad auditiva en lo que a los móviles se refiere, sin embargo si la imagen se queda congelada en un móvil durante la conversación, supone que el receptor no puede ver el signo y, por lo tanto, se pierde el hilo de la misma.

Estas limitaciones técnicas junto a la poca calidad de la imagen, pueden quedar subsanadas por el proyecto ‘Mobile ASL’ desarrollado por un grupo de investigadores de la Universidad de Washington (UW).

El sistema transmite la cara y las manos en alta resolución, dejando el fondo en una definición menor, mediante un algoritmo programado para detectar la piel. Además, ahora trabajan en otra característica que manifieste si los interlocutores mueven específicamente las manos para, así, ahorrar gasto de batería innecesario.

En el proyecto se están utilizando actualmente teléfonos importados de Europa porque son los únicos que han encontrado compatibles con el nuevo software y que además contengan la cámara de vídeo localizada en un sitio en el que a la vez de grabarse a uno mismo, se pueda ver la pantalla para conocer al momento las respuestas del interlocutor.