El Noveno Festival de Islantilla – Cine y Televisión, que se celebra estos días en el enclave turístico que comparten los municipios onubenses de Lepe e Isla Cristina, ha servido de marco para la firma del primer convenio de colaboración entre Andalucía Film Commission (AFC) y la Asociación de Empresas de Producción y Productores Independientes de Andalucía (AEPAA-APRIA), la organización patronal más representativa del sector audiovisual andaluz.

El convenio recoge la voluntad de ambas partes de dinamizar e impulsar la producción audiovisual en Andalucía desde la colaboración y el apoyo mutuo a las acciones que ambas organizaciones tienen previsto poner en marcha en un futuro inmediato. Entre ellas se encuentran la celebración del Día del Audiovisual Andaluz en los distintos festivales en los que AFC está presente o la organización del Primer Congreso de la Industria Audiovisual en Andalucía, así como la puesta en marcha del Cluster Audiovisual, ideas en las que AEPAA-APRIA viene trabajando desde hace tiempo.

 

Mediante el presente convenio, AEPAA-APRIA se incorpora al Consejo de Patronos de AFC, del que ya forman parte las Consejerías de Cultura y de Innovación, Ciencia y Empresa, la RTVA y los Ayuntamientos de Málaga y Sevilla. Presentación de la Comisión de Ficción El presidente de la Asociación de Empresas de Producción Audiovisual y Productores Independientes de Andalucía (AEPAA-APRIA), Pablo Durán, ha presentado la Comisión de Ficción que la asociación que preside constituyó en Sevilla el pasado 13 de mayo.

 

Se trata de un grupo de trabajo coordinado por Pilar Távora cuya finalidad es defender los intereses comunes en esta materia en Andalucía y Madrid, facilitar la coproducción entre socios, ampliar las vías de financiación y retener el talento andaluz. La ficción en general y la televisiva en particular se encuentra en un gran momento, ocupando ésta última cada día más espacio en las parrillas de televisión.

Es necesario, por tanto, crear una comisión que discuta sobre los asuntos que afectan a este género, implicando no sólo a las compañías de producción sino también a todos aquellos que intervienen en la cadena de valor: empresas auxiliares, técnicos, talento…