El cineasta y propietario de la Productora Proud Line Pictures, Juan Antonio Puyol, viajo hasta el continente antártico para rodar una exclusiva expedición con las cámaras GY-HD250. La expedición estaba formada por 4 veteranos exploradores y hombres de ciencia y su objetivo era el Macizo Vinson, la montaña más alta del desierto helado de la Antártida. La expedición logró reunir 4 escaladores del grupo original de 10 escaladores que ascendieron a esta cumbre hace ya 40 años, un objetivo patrocinado por el American Alpine Club, National Geographic y la National Sciences Foundation. Juan Antonio Puyol se decidió por la GY-HD250 porque quería rodar la expedición al Macizo Vinson en Alta Definición para poder capturar la magnificencia de la zona y la emoción de la efeméride con todo su detalle. Además, necesitaba una cámara lo suficientemente ligera para rodar sin interrupción el ascenso hasta alturas de 5.000 metros.

Puyol empleó 22 días en el rodaje, filmando más de 30 horas del desarrollo de la expedición. El rodaje incluye también varias historias personales en relación al interés y pasión de los montañeros y científicos por los temas de su interés. En la fase de postproducción, Puyol utilizó un sistema Mac Pro con Final Cut 5 con una tarjeta AJA Kona LHe y un reproductor de estudio BR-HD50.