Canal 33 es una de las televisiones locales más arraigadas en
Madrid. Su proyecto nació de una televisión de barrio, ahora hace 12
años. La finalidad era y es ofrecer, en la capital, información de
barrios y distritos próxima a sus vecinos. Enrique Riobóo, su fundador
y director, es periodista, buen conocedor del mundo local, dirige un
periódico de barrio y ha publicado distintos estudios y trabajos sobre
la importancia de la información local en un mundo cada vez más
globalizado.Enrique nos cuenta en la siguiente entrevista su
experiencia en televisión local y como superó el último tropiezo: ‘el
sextazo’.

¿Cómo nace Canal 33 de Madrid?

Nacemos de la experiencia de una televisión de barrio, fundada en
Madrid, allá por 1994. Rápidamente la idea tuvo éxito, pues a pesar de
estar en la capital del estado, existía y existe gran interés de la
audiencia por saber lo que pasa en su barrio, en su distrito, en su
ciudad. La información local en una gran capital como Madrid es la
olvidada de casi todos los medios de comunicación. Nosotros siempre
vimos que existe gran demanda: la gente quiere saber que pasa en su
calle, en el colegio de sus hijos, en su entorno más próximo. Somos
modelo de contenidos y televisión de proximidad en Madrid.

¿Pero no tienen Vds. la batalla perdida frente a la inmediatez y grandiosidad de los grupos de comunicación?

Todo lo contrario. Los grandes medios desprecian lo local, la
información vecinal… la consideran de segunda división. No tienen ni
la agilidad, ni la sensibilidad suficiente para llegar a los vecinos,
ser cómplices de sus problemas, de sus inquietudes… ese es,
principalmente, nuestro mensaje diferenciador. Ello unido a nuestra
total independencia de políticos, iglesias, sindicatos… nos convierte
en profesionales verdaderamente independientes. Nuestra información no
depende de ningún grupo de presión económico, nuestra televisión
funciona porque la audiencia, cada día, decide vernos. Ese es nuestro
examen diario y no otro.

Según los datos de Sofres, Vds. no tienen apenas audiencia

Nosotros no estamos en una carrera por la audiencia en la que todo
vale. A menudo suele visitarnos algún directivo de gran grupo de
comunicación a vendernos algún producto audiovisual, y se equivoca
cuando nos presenta como principal argumento que nos dará mucha
audiencia alguno de sus productos (casi siempre series “trasnochadas”
que ellos ya han emitido). Nosotros funcionamos con la audiencia que
tenemos, que a su vez, es la que genera nuestros recursos económicos y
permite que podamos emitir ese mensaje diferenciador local del que le
hablaba. Esa es nuestra clave de mercado y de nuestro funcionamiento.
Eso sí, aclaremos aquí que lo local no es sinónimo de “cutre”. Nosotros
cumplimos las tres “ces”: Calidad, Comercialidad y Competencia. Es
decir, productos de calidad contrastados, visibles, televisión
comercial de empresa privada que está para obtener una rentabilidad, y
competencia que cada día nos lleva a hacerlo mejor, de forma más
próxima y diferenciada frente a una gran cantidad de televisiones que
se pasan el día compitiendo para dar la misma programación. La
audiencia está harta de la TV generalista tradicional. No es admisible
emitir El Club de la Comedia por la mañana, por la tarde, por la noche
y además de madrugada. Por muy bueno que nsea ese formato, o ese
programa,… hace falta oxígeno, ideas nuevas, proximidad, guiños
cómplices al espectador. Nosotros podemos y lo hacemos. Los grandes
grupos no pueden bajar a lo local, a las obras, a los atascos, al metro
abarrotado, al lío en una Junta Municipal… nosotros sí, podemos y lo
hacemos todos los días. El espectador lo conoce y nos busca, somos su
referencia en lo local. Y respecto a Sofres hemos de señalar el elevado
margen de error de todas sus mediciones. Sofres castiga en sus medidas
a la TV local, primero, porque no le interesa, y segundo porque no
dispone de aparatos suficientes como para que, en pequeñas muestras de
audiencia, sus resultados sean fiables.

Pero.. ¿no existen ya muchas televisiones locales?

No, al contrario, existen muy pocas. Existen muchas emisoras que son
falsamente locales, pero que no ofrecen ninguna información local. Son
formatos ya agotados, en muchos casos, en los grandes medios, e incluso
existen otras que simplemente se dedican a engañar a la audiencia con
concursos, chats de sexo de 24 horas… Estamos en una carrera de fondo
en la que deben caer muchas falsas televisiones locales. Empresas que
se dedican a otros negocios, que no tienen ni instalaciones, ni
personal, que no ofrecen información local.

Pero en Madrid ya se realizó el concurso de licencias de televisión
digital local y Vds. no resultaron adjudicatarios, ¿no cumplían los
requisitos de profesionalidad? ¿cuál es el futuro?

En Madrid, la situación de la televisión local es de auténtica guerra
contra el poder establecido. Pero esto ya es así desde hace muchos
años, la resolución del concurso de TDT local a nosotros no nos ha
sorprendido. Cuando el mismo partido político ostenta el poder (en este
caso local) durante muchos, muchos años, el político de turno tiene la
tentación de convertirse en cacique y querer controlar a los medios de
comunicación. Este control pretende asfixiar al independiente o al
crítico con el poder, y favorecer al amigote, al “pelota”. En Madrid,
la resolución del concurso digital ha sido todo un escándalo, y de tal
magnitud que serán, al final, los tribunales los que tengan que poner
las cosas en su sitio. Nosotros a través de la Asociación de
Televisiones Locales de Madrid hemos recurrido dicho concurso y tenemos
grandes esperanzas en la justicia. Mire usted, los políticos, sean del
signo que sean, no están para cerrar medios de comunicación. Ahora bien
igual que le digo esto, le digo a renglón seguido que nosotros no nos
vamos a quedar de brazos cruzados. Estamos trabajando muy duro, y con
la misma ilusión que el primer día, y todos debemos recordar que la
televisión local en España nació entre precintos de la Guardia Civil.
Yo incluso, en este punto, lanzaría un mensaje de ilusión y esperanza a
todas aquellas televisiones locales que desarrollando su trabajo,
durante años, han sido despreciadas, ignoradas en los respectivos
concursos de licencias TDT. Al final, los Tribunales o la propia
dinámica de la política han de dar una solución que evite su cierre.
Desde luego resulta impensable en una democracia el cierre de medios de
comunicación. Además sería una gran contradicción: Nos han “vendido” el
digital para que haya más canales, donde había uno habrá cuatro, pero
no para que haya menos, ni que se eliminen los más arraigados.

¿Qué destacaría de la programación de Canal 33? ¿Qué programas?

Tenemos formatos novedosos, programas próximos al ciudadano, de
participación, de verdadera interactividad, pero ya desde hace años. No
puedo por menos que reirme cuando escucho la falsa interactividad de la
TDT, creo que está siendo todo un fiasco. Destacaré programas vecinales
hechos por telespectadores, programa de toros con imágenes de muchas
plazas de la Comunidad de Madrid, la coproducción de una serie sobre
las cañadas reales en España, donde un pastor nos guía por todas ellas.
Ahora estamos investigando la televisión por IP, pues la mezcla de
Internet y la aportación de contenidos a nuestros programas resulta muy
satisfactoria. Programas, en directo, en las calles de Madrid, algunos
incluso políticamente incorrectos pero que despiertan gran interés.
Menciono en este punto la emisión de un especial de 3 horas, en
directo, en las calles de Madrid, con motivo del “Día del Orgullo Gay”.
Casi un millón de personas en la calle y ninguna televisión emitió el
evento más que nosotros. Como ve siempre tenemos exclusivas y programas
interesantes para la audiencia, sorprendemos al espectador. Un espacio
diario de “Noticias Latinas”, hecho desde TeleSur de Venezuela.
Programas de tertulias vecinales, de políticos, de sindicatos… pero
siempre muy cercanos a los vecinos de Madrid, y muy participativos. Eso
no resta que tengamos la típica novela argentina, el programa de
videncia, la televenta… también somos una televisión comercial y
nunca lo olvidamos.

¿Qué ocurrió cuando, en Madrid, La Sexta comenzó a emitir en su misma frecuencia?

Fue todo un escándalo. La audiencia no entendía nada. Nuestra
frecuencia histórica de emisión, el canal 33 de UHF, fue adjudicado por
el B.O.E. a la nueva televisión “La Sexta”. Nosotros y muchos vecinos
habíamos gastado dinero en “antenizar” para que se viese Canal 33, no a
esa otra televisión. El Ministerio nos engañó a todas las televisiones
locales pues dijeron que iban a solucionar el problema, pero no hubo
más solución que luchar, llegar a Tribunales y pactar. Al final,
tuvimos que cambiarnos de canal de emisión, al 45 de UHF, perdiendo
audiencia y gran parte de nuestra cobertura. Esto ha requerido que en
la actualidad estemos haciendo una fuerte campaña publicitaria, muy
notoria e impactante, a fin de volver a tener la audiencia que nos
expropió el B.O.E. Estamos distribuyendo medio millón de folletos
publicitarios en otros tantos domicilios de Madrid, hemos puesto en
marcha la “caravana de la información”, y procediendo, de forma
selectiva, a la antenización de algunas zonas y barrios. Confiamos que
La Sexta sólo haya sido un bache para muchas TV Locales, incluida la
nuestra, y superado ese bache habremos ganado el futuro.

www.canal33.es