“El deseo de esta dirección es que los canales temáticos de TVE alcancen la máxima difusión posible”

Eduardo Esquide acumula en su dilatada experiencia el
conocimiento de las artes de la producción independiente, sector en el
que comenzó su carrera profesional. En TVE, Eduardo Esquide es un
hombre muy conocido, con muchos años
de trabajo al
frente de diversos departamentos. Ahora, y desde mediados del pasado
año, recae sobre él la responsabilidad de llevar por buen camino la
Dirección de Canales Temáticos de TVE, tanto gratuitos para su
distribución en TDT a toda España como los de pago, que están
actualmente contratados en diferentes redes de cable y plataformas
satelitales dentro y fuera de España.

Después de medio año desde el lanzamiento de la TDT en España,
¿cómo ve la evolución de la demanda por parte de los usuarios y,
especialmente, cómo valora la demanda de servicios interactivos?

Cuando estás ofreciendo a la audiencia televisión, lo que quieren es
contenido, en principio, luego los añadidos de interactividad vienen
cuando ya has captado su interés con la programación que ofreces.

La
interactividad y todos los servicios de valor añadido (publicidad
interactiva, teletienda, información a la carta…) y también los
relacionados con el uso cotidiano que puede hacer un espectador de
todas aquellas prestaciones que le ofrecen los organismos oficiales
(T-ciudadano) vendrán después. Antes el espectador tiene que ver la tv,
y por lo tanto, tiene que haber contenidos. Que luego sean
interactivos, estupendo. Por ejemplo, un concurso que ofrece una
recompensa económica por participar no tendrá ningún éxito en su oferta
interactiva si antes no se ha conseguido ‘enganchar’ al espectador.

TVE ha sido designada por el gobierno para servir de locomotora
en la implantación de la TDT en España, y eso es una gran
responsabilidad.

Evidentemente. Cuando se empezó a hablar del lanzamiento de los
canales de RTVE en TDT en junio del año pasado, teníamos previsto
disponer de 8 señales (dos múltiplex) para llenar con contenidos.
Además de TVE 1 y La 2, teníamos una serie de canales temáticos ya
existentes que había que transformar y también había que crear otro
nuevo, de contenido infantil. Yo venía de llevar la dirección de
derechos de antena del cine español, así que me cayó un peso y una
responsabilidad tremenda, aunque ya había canales funcionando. Pero,
efectivamente, teníamos que ser el impulso de la TDT, así que buscamos
el equipo y empezamos a trabajar con ganas e ilusión, con ciertos
obstáculos, teniendo en cuenta la situación actual del Ente y su
determinación clara de reducir costes. Finalmente, el 30 de noviembre
salimos al aire con un paquete de canales en difusión digital terrestre
(TDT) compuesto por TVE 1, La 2, Canal 24 Horas, Teledeporte TVE, Clan
TVE y TVE 50 Años, además de la difusión de Radio 1, Radio Clásica y
Radio 3. Se crearon dos canales totalmente nuevos: Clan TVE y TVE 50
Años, mientras que en los canales 24 Horas y Teledeporte solamente fue
necesario hacer reajustes de programación y rediseño de identidad
visual. El gran reto, al margen del escaso tiempo disponible, fue crear
el canal Clan TVE, el único canal infantil gratuito en España, cuyos
contenidos exigen un exquisito cuidado, dada la audiencia a la que va
dirigida. En este canal ofrecemos una producción totalmente original
que se repite cuatro veces al día. La idea es que en septiembre se
aumente la producción original y repetirla sólo tres veces al día,
hasta que en enero de 2007 no se repita nada, y ofrecer un canal
infantil 24 horas. Todo en este canal está adecuado al público
infantil, tanto en contenidos como en publicidad, y así los padres
tendrán la tranquilidad de que su hijo nunca va a ver contenidos
violentos u otros no deseados sea cual sea la hora en la que vea la
televisión.

En cuanto al Canal 50 Años, está previsto que
desaparezca el 31 de diciembre. Pero no será una desaparición total:
pensamos en la posibilidad de seguir utilizando el archivo de TVE en
algunas franjas dentro de otros canales. Un espacio dedicado a la
nostalgia, realizado sobre material de archivo, es uno de los más
queridos por una audiencia que disfruta recordando el pasado. En el
caso de 50 Años, la programación se estructura por períodos de tiempo
hasta que lleguemos al día de hoy. En el futuro la idea podría ser
prácticamente la misma pero utilizando franjas por géneros dentro de
los canales. Por ejemplo, dentro de Canal Clan poner una franja en que
padres e hijos vean la tele juntos, el lema sería ‘Míralo conmigo’.
Además, el material propio de archivo de TVE se ha visto ahora
enriquecido por la compra de muchos programas nostálgicos de producción
extranjera, como capítulos de series que marcaron época (‘Dallas’, ‘La
casa de la pradera’, ‘Las chicas de oro’, ‘Arriba y abajo’…). Estamos
haciendo de verdad un canal de 50 Años en que se aporta como valor todo
lo que ocurrió en el mundo de la televisión durante estos últimos 50
años. A título de anécdota curiosa y como resumen de los nuevos canales
TDT: se ha comprado más material para estos canales que para TVE 1 y La
2 juntos. El número de horas de programación es enorme y cada espacio
es más corto, pues en los temáticos no existe ningún espacio de dos
horas como existen en TVE 1 y La 2. La gestión de compra que se ha
realizado para estos canales ha sido enorme y pensamos que, en el caso
del Canal 50 Años, bien vale la pena seguir ofreciendo al público estas
piezas que ya son historia de la televisión mundial, incluso después
del cierre del canal a finales de este año.

¿Qué hay decidido sobre la producción propia para estos canales en el futuro?

La producción propia no se desprecia, pero la tendencia es que la
producción propia, entendida como aquella que se fabrica dentro de la
casa, vaya reduciéndose poco a poco. Tiene que haber producción propia
en TVE porque tenemos unos platós estupendos, buenos técnicos,
instalaciones maravillosas, lo que no puedo decir es el porcentaje de
producción propia que se podrá mantener en los canales temáticos. Hay
un presupuesto general de inversiones al que todos nos tenemos que
ceñir y está claro que la mayor parte del presupuesto de producción
propia irá para los programas de TVE 1 y La 2. Pero debemos aprender un
código nuevo en nuestras relaciones con las productoras: habrá que
aprender a negociar sobre la base de ‘ventanas compartidas’. Quiero
decir que TVE podrá entrar a coproducir con empresas externas programas
para los canales temáticos, reduciendo costes gracias a un plan muy
estudiado de explotación del producto en distintas ventanas, desde el
cine hasta los teléfonos móviles. Así que hay que romper una lanza a
favor de los productores porque corren mucho riesgo, y tienen el reto
de los precios, en cuanto la televisión se fragmente van a tener que
bajar los precios de los derechos, el panorama va a cambiar en 2010,
los ingresos van a sufrir una fragmentación, y los productores tendrán
que pensar en la forma de vender los derechos de forma fraccionada. El
mercado de hoy te conduce hacia fórmulas novedosas, por ejemplo, habrá
series que se estrenen en plataformas de pago antes de ser emitidas en
abierto. La utilización de esta fórmula permite testar un producto con
anterioridad a su emisión en abierto.

Lo que está claro es
que una serie no puede emitirse por Internet porque entonces se han
acabado los beneficios, el acceso tiene que ser restringido y
condicionado para evitar la piratería, y la televisión a través del
teléfono móvil también tiene una aplicación muy limitada, aunque
seguramente rentable.

Lo que sí está claro es que desde TVE
hemos asumido el reto de poner en el aire (en TDT) unos canales
temáticos que ‘tiren’ de nuestro sistema y que presten un servicio
público al espectador. No podemos buscar solo resultados económicos a
través de la publicidad como haría un canal privado a cualquier coste,
solo hemos de conseguir una cuenta de resultados que anime a la
Dirección a mantener su inversión en estos canales.

Ahí es donde
debemos dar batalla, si conseguimos hacer una televisión pública fuerte
y de calidad, los demás canales lucharán por superarla, y esa es una de
las responsabilidades de TVE. TVE tiene un papel de locomotora del
audiovisual, y dentro de esta casa todos los trabajadores tienen mucha
conciencia de que estamos en un ente público y que no sirve cualquier
cosa, sino que sólo se pueden emitir contenidos de calidad.

¿Cómo van las cifras en el número de descodificadores?

Según datos publicados, al parecer a día de hoy contamos con 900.000
descodificadores en uso y hasta dos millones vendidos. La diferencia
entre ambas cifras estriba en que hay que ‘antenizar’ en muchas
comunidades de vecinos y en otros casos no hay cobertura de señal
todavía. Yo creo que todo se va a precipitar el último año, en el 2010
el panorama cambiará. Yo no soy capaz de hacer previsiones, pero una
vez que todos los operadores estén en las mismas condiciones para
llegar a las casas el panorama de programación cambiará y seguramente
sea muy atractivo. Creo que llegar a esa fecha será una experiencia
interesante.

Los operadores de cable y ADSL, ¿pueden o no pueden distribuir canales TDT de TVE?

En este momento hay una situación: hay una obligación de los operadores
de cable que deben transmitir la señal de los canales en abierto
apelando a la fórmula ‘must carried’. Nosotros mantenemos que esa
obligación es para los canales en abierto de puro interés público y con
carácter generalista. Para los otros canales entendemos que no es
obligatoria su difusión, sino que los operadores de cable los utilizan
como ‘gancho’ para mejorar su propio negocio ofreciendo a sus abonados
la recepción de los canales sin necesidad de comprar el descodificador
específico para TDT. Es una manera de captar abonados comercialmente.
Sin embargo, el deseo de esta dirección es que los canales temáticos de
TVE alcancen la máxima difusión posible, llegar a acuerdos con los
operadores y estar presentes en todas sus plataformas. Ellos mejorarán
así su oferta y nosotros ampliaremos nuestra difusión. Pero debemos
sentarnos en una mesa y llegar a acuerdos que nos convengan a todos, y
que garanticen a TVE una continuidad en la distribución de sus canales
durante los tiempos que se pacten.