El acuerdo firmado entre TVE y FAPAE el pasado mes de marzo ha
marcado un cambio de actitud del ente público en lo que respecta a
producción de series españolas de animación. Los 12 millones de euros
que invertirá TVE a lo largo de los próximos tres años servirán, sin
duda, para potenciar a una industria que ha sabido conquistar su propio
espacio a nivel internacional sin el apoyo de la televisión nacional

¿Cuáles son las características del acuerdo?

El acuerdo consiste básicamente en participar en proyectos de
producción de series de animación por un montante final de 12 millones
de euros. Es por tres años y financieramente tiene como soporte un
acuerdo con el Instituto de Crédito Oficial (ICO) para que los
contratos de televisión sean financiados en las mismas condiciones que
hasta la fecha se utiliza para financiar a los largometrajes
cinematográficos. Esto nos permitirá comprometer esa suma de dinero
durante los próximos tres años y pagarlo cuando entren en vigencia los
derechos de emisión

¿Qué cantidad de horas estiman que se producirán gracias al acuerdo?

Estamos hablando de participar aproximadamente en doce series con una
duración de 56 episodios de 30 minutos cada una. De todos modos no
hemos querido reflejar la cantidad de horas en el convenio ni quisimos
establecer un patrón de precio o de número de capítulos para no limitar
a ninguna de las dos partes

¿Cómo se realizará la selección de los proyectos?

Como es tradición en TVE, para la elección de proyectos se forma un
comité de selección lo más amplio posible en el que participan desde
las personas responsables de la emisión y la gestión de contratos hasta
el propio Director pasando por la dirección comercial y las personas
vinculadas a la producción y programación infantil de la casa. En total
serán más de ocho personas

¿Qué va a ocurrir con las series para preescolares?

El sector de los preescolares es uno de los más complicados para
nosotros y supongo que también para el resto de las televisiones.
Seleccionar productos especialmente para preescolares plantea un
verdadero problema ya que los niños mayores siempre arrastran a los más
pequeños cuando son más de uno los que ven la televisión en una casa.
La tendencia de todas las televisiones, y de la nuestra, es prestar
especial atención a programas que puedan atraer no sólo a los niños
preescolares sino también a aquellos que tienen entre siete u ocho
años. Por tanto, no puedo afirmar que vamos a hacer una programación
especial para preescolares

¿Se va a notar un descenso de las producciones americanas y japonesas?

En estos momentos estamos recomponiendo la programación y no creo que
nuestras necesidades nos permitan reducir la cantidad de series
americanas y japonesas emitidas. De todos modos, y mientras esperamos
ver los primeros frutos del acuerdo, nuestra intención es bajar al
máximo los dibujos que tengan elementos de mal gusto y violencia e
incorporar series como Los Lunnis, que es una producción propia que nos
están dando excelentes resultados

El apoyo de TVE es clave para aquellos productores que trabajan a nivel internacional…

Es lógico ya que la animación es un sector que se apoya mucho en las
coproducciones. Somos conscientes que para los productores que salen al
extranjero es indispensable tener el apoyo de la televisión de su país,
algo que le da credibilidad al proyecto. Hubo un paréntesis muy largo
en la participación de TVE en la animación sobre finales de los ’90.
Para nosotros es importante no sólo como cumplimiento de la obligación
que tenemos como empresa pública de ayudar a los distintos sectores del
audiovisual, sino que también creemos que va a repercutir
favorablemente en nuestra imagen a nivel internacional ya que nos
permitirá pasear nuestro logotipo por muchas pantallas de otros países

¿Qué ocurrirá cuando termine el acuerdo?

Espero que cuando finalice el acuerdo la industria española haya
progresado y crecido, y que eso nos ayude a tomar iniciativas aún más
favorables para el sector. Considero que el acuerdo, tal como se ha
firmado, es suficiente para el volumen que actualmente puede producir
la industria. No me cabe duda de que, si más adelante vemos que los
resultados han sido estupendos y que la industria ha aumentado, el
acuerdo pueda ser revisado

Gerardo Michelín