Entre los principales problemas se encuentra la deuda que el país suramericano mantiene con el Programa Ibermedia, deuda que hace peligrar su permanencia como miembro, y la falta de recursos del FONA, fondo anual que ha posibilitado en los últimos años impulsar más de 10 largometrajes y documentales.