Según GECA, el cierre del verano 2002 deja tras de sí un gran cúmulo de situaciones novedosas. El final del período estival se salda con hitos históricos para las ofertas normalmente menos influyentes: la FORTA y la televisión no convencional. El conjunto de las autonómicas alcanza resultados hasta ahora desconocidos en su trayectoria, gracias a una cada vez más sólida oferta diurna que lleva a la FORTA a liderar por primera vez en su historia una banda horaria, el access sobremesa. Se trata de un hecho de gran significado, si se tiene en cuenta que las autonómicas no cubren la totalidad del territorio nacional, lo que las deja en desventaja en relación con las cadenas nacionales.Beneficiados por los datos menos influyentes de las emisoras de cobertura estatal, los estrenos autonómicos encuentran una mejor acogida en la audiencia, más abierta a las novedades que en pasadas temporadas, aunque conserva, por norma general, sus afinidades a las ofertas más veteranas. Los cambios y traspasos de programación trastocan los hábitos de la audiencia española, desde la banda matinal, con importantes subidas para La 2 y los segundos canales autonómicos, hasta la tarde, que, por primera vez desde el verano de 1993, no tiene a TVE1 como principal referente estival.