Brasil se encuentra muy próximo a definir el patrón de TV digital a ser usado en su territorio. Esta decisión será tomada por la Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel) aunque la última palabra la tendrá el presidente Fernando Enrique Cardoso.

Según el periódico "Gazeta Mercantil", la posición brasileña tomará en cuenta los aspectos comerciales y no solamente los técnicos con intención de evitar los errores cometidos en la elección de la tecnología del servicio de telefonía móvil (GSM europeo) donde no se sacó ningún provecho industrial de la decisión.

Desarrollar al máximo la producción de equipos de alta tecnología en Brasil y garantizar la transferencia de tecnología, la formación de recursos humanos y la instalación de fábricas de componentes en el país, son algunos de los objetivos planteados por los negociadores brasileños para la elección de uno de los tres sistemas de TV digital que actualmente conviven en el mundo.

La decisión brasileña es fundamental dentro del continente americano ya que ejercerá una importante influencia en la elección del sistema digital en otros países de América Latina, especialmente en sus socios del Mercosur (Argentina, Paraguay y Uruguay).