La revolución tecnológica en la que estamos inmersos desde hace más de 15 años ha propiciado un incremento notable en la conectividad, que en nuestro sector se traduce en facilidad para distribuir contenidos. Ello ha repercutido en un aumento de la producción audiovisual, que ahora tiene un destino multipantalla y un número de consumidores mayor que nunca.

Las Industrias Técnicas y de Servicios, piezas fundamentales de un gran número de éxitos.

El consumo de contenidos nunca antes fue tan grande como ahora. Naturalmente, la  consiguiente aceleración de la producción implica aumento de trabajo en todos los sectores involucrados, desde el equipo creativo —con directores, guionistas, compositores, directores de fotografía, etc.—, hasta lógicamente la parte técnica, con los necesarios e imprescindibles servicios de financiación, seguros, alquileres de material para rodaje, laboratorios de postproducción, efectos especiales, doblaje en su caso, sonorización y luego, posteriormente, fabricación de los masters adecuados para la distribución en cada una de las redes de distintas pantallas.

Así los laboratorios, tanto de imagen como de sonido, y tanto de procesamiento directo como de efectos especiales, están viéndose beneficiados por un aluvión de nuevas producciones, especialmente en el mundo de la televisión. En España, hasta hace poco, la producción principal corría a cargo de las cadenas de televisión en abierto —fundamentalmente series de ficción y programas de entretenimiento— que los propios operadores de televisión se ocupaban de grabar, incluso editar y postproducir. Esto representaba muy poco trabajo para las empresas de servicios externos.

‘Elisa y Marcela’, película de Isabel Coixet que este año estuvo en la Sección Oficial a Concurso en la Berlinale, fue postproducida por Antaviana

Pero con la llegada de las plataformas digitales de pago y sus acuerdos de colaboración con productoras locales, se está produciendo —ahora sí— un incremento de trabajo para las empresas de todo tipo de servicios externos, ya que las plataformas carecen de infraestructura propia, justo al contrario que pasa con los operadores de televisión en abierto.

Una cita aparte merece Movistar+ que, evidentemente, al ser una empresa española fundamentalmente realiza todas sus producciones en nuestro territorio, con lo cual ahora el nivel de paro en los equipos artísticos es prácticamente nulo y muy alta la ocupación de los laboratorios de postproducción, efectos, etc., empresas de servicios de todo tipo que se ven en muchas ocasiones desbordadas.

Algún empresario dedicado al alquiler de cámaras de grabación nos ha confesado que, en algunos momentos, llega a tener trabajando, cada una en un sitio distinto, hasta 25 cámaras diferentes.

En esta situación tan favorable para las industrias técnicas y de servicios españolas, desde Cine&Tele hemos lanzado un cuestionario brevísimo a algunas de ellas para saber si era mayor la demanda desde el mundo del cine como siempre lo hemos entendido, es decir, el cine de largometraje para distribución theatrical; la televisión, para su distribución posterior en cadenas abiertas o en plataformas digitales de pago; o desde la producción de cine publicitario, que en España siempre ha sido un sector muy destacado.

La segunda pregunta del cuestionario que hemos planteado a las empresas se refiere a si su contratación actual proviene más de empresas españolas o extranjeras.

Las respuestas que hemos recibido de estas compañíass, evidentemente, son diferentes en función del campo en el que operan. Así, empresas de alquiler de cámaras y de equipamiento para rodajes trabajan fundamentalmente para productoras españolas porque incluso las plataformas digitales extranjeras que producen en nuestro territorio, lo hacen a través de empresas españolas, con lo cual la facturación de las industrias técnicas y de servicios va casi toda dirigida a empresas con sede en España.

Así que estas industrias de alquiler de equipo para rodajes, como cámaras, luces, sonido, catering, etc., y las empresas de postproducción de imagen y sonido facturan a empresas españolas y en muy pequeña parte a empresas extranjeras que vienen a rodar a España. Hablamos de unos porcentajes que se mueven en torno al 85% en España y 15% para empresas extranjeras.

Javier Valdés, fundador y CEO de Ad Hoc Studios

Evidentemente, en las Islas Canarias y Navarra, debido a su régimen especial fiscal, tienen un mayor peso en la demanda de estos servicios técnicos las empresas extranjeras.

Los grandes laboratorios de procesamiento de imagen, efectos especiales, corrección de color, etc., y elaboración de masters o DCPs, fundamentalmente se dedican en su mayoría al cine y su facturación va principalmente a empresas de producción de cine de largometraje o, en algunos casos, también publicidad, en su gran mayoría españolas. Por ejemplo, mientras que una empresa como Antaviana ha trabajado en largos como Elisa y Marcela, La hija de un ladrón, Nacido rey, El viaje de Marta, La librería o Love Me Not; Telson dedica gran parte de su trabajo a televisión, con grandes clientes como Netflix, información que ampliaremos en otro reportaje.

Esther Gómez, CEO de Best Digital

Lo contrario sucede con el sonido, doblaje y efectos especiales. Hay un grupo de grandes empresas que cuentan con un equipamiento de muy alto nivel, incluyendo salas equipadas para Dolby Atmos y similares, como SDI Media, Deluxe Spain, Drax audio y Best Digital, que realizan un alto porcentaje de su trabajo para televisión, entre el 70 y el 90%.

Ma-Dolores-Gutierrez-Cinevet-Academia-Premio

María Dolores Gutiérrez, propietaria de Cinevent

Por citar algunos ejemplos, Best Digital ha realizado doblajes para televisión de series como Por trece razones, Peaky Blinders, Crazy Ex–Girlfriend o Las Kardashians; Deluxe Spain, responsable de doblajes de series como El cuento de la criada, Stranger Things, Las chicas del cable o The Walking Dead; DRAX audio ha participado en postproducción de sonido de Control de Fronteras, Pocoyó, SKAM, Conquistadores: Adventvm; mientras que SDI Media ha puesto su talento y tecnología al servicio de Juego de tronos, Los Simpsons y distintas producciones de Disney.

Rubén Carregal, socio y director técnico de DRAX audio

No obstante, hay empresas de audio que sí tienen más postproducción para cine, como Ad Hoc Studios o La Bocina, con unos rangos entre los 65% y el 80% a favor del contenido destinado a la pantalla grande. En el caso de la primera, con trabajos recientes en El reino, La banda, Desenterrando Sad Hill, El cuento de la comadreja o Los europeos, entre otros; y en el de la segunda con colaboraciones en La trinchera infinita, Los Japón, Apuntes para una película de atracos o 70 Binladens.

La postproducción de imagen de ‘Quien a hierro mata’, el thriller de Paco Plaza que acaba de estrenar Sony Pictures, se hizo en Deluxe Spain

Mención aparte merece Deluxe Spain, que se mueve tanto en el área de la imagen, VFX y sonido, como en localización (doblaje y subtítulos), destinando su actividad al área de cine, televisión y publicidad, en porcentajes similares, como veremos en un reportaje que publicaremos en los próximos días.  Así, la compañía ha desarrollado diversos trabajos para Dolor y gloria, Quien a hierro mata, La influencia o Feedback (cine); para series televisivas de Movistar+, HBO, Amazon o Netflix, como Alta mar, Élite, All or Nothing: Manchester City o Las chicas del cable, entre otras.

Alex F. Capilla, codirector de La Bocina Sonido

La realización de esta encuesta nos ha puesto en contacto con los mayores empresarios del sector de servicios y hemos recibido también algún comentario interesante y algunas cifras dignas de tener en cuenta.

Jesús Caruda, director general de SDI Media Iberia

Hemos podido saber que, debido a los superiores incentivos fiscales en otros países, hay muchos proyectos en el área técnica que se van fuera de España para postproducir porque,  como nos dice Angel Martin como responsable de Eclair, “conociendo de primera mano que los servicios de postproducción en España son de muy alto nivel, cuando coproductores de otros países entran en proyectos nacionales, es habitualmente la postproducción lo que acaba en manos de los coproductores extranjeros, aún siendo normalmente más caros y con complicados procesos de finalización, por el contrario apenas hay proyectos extranjeros postproducidos en España a pesar de la gran calidad reconocida”.

En la parte superior ’70 binladens’, film distribuido por Filmax en el que participó La Bocina Sonido e imagen de la serie ‘Peaky Blinders’, cuyo doblaje en España realiza Best Digital. En la inferior ‘La banda’ (Mod Producciones), cinta postproducida en Ad Hoc Studios que se presentó en el Festival de Málaga y ‘Conquistadores: Adventvm’ en la que Drax audio ha participado en la postproducción de sondo

“Las regulaciones  actuales en materia de coproducciones y de asuntos fiscales y financieros no ayudan a los productores españoles a proteger la finalización de las películas en nuestro país, teniendo que asumir la pérdida de control del proyecto en una fase tan importante y crítica como es la postproducción. Aun sabiendo que van a sacrificar tiempo, control e incluso con más costes, son bastantes los proyectos que se postproducen fuera de España. Este es un interesante análisis que hacer”, añade.

Después de haber hecho el análisis por áreas de actividad, nos encontramos con los resultados procedentes de una empresa que trabaja casi por igual para todas las producciones  audiovisuales que se realizan en España, tanto sean de cine, televisión o publicidad. Nos estamos refiriendo a una empresa de seguros como Cinevent cuyos datos de facturación quizá sean los que más nos pueden aproximar a la realidad del trabajo que produce este sector en España. Según estos datos, se da prácticamente un empate técnico entre cine (39 por ciento) y televisión (40 por ciento), con un importante peso de la publicidad (21 por ciento).

‘Madre’, el largometraje de Rodrigo Sorogoyen que distribuye Wanda Visión, fue asegurado por Cinevent

En cine la compañía ha prestado sus servicios a películas como Lo dejo cuando quiera, Way Down, Legado en los huesos, Un mundo prohibido, Ventajas de viajar en tren, Madre, Mientras dure la guerra, Los hermanos Sisters; mientras que en televisión lo ha hecho en producciones como La peste; Hernán, el hombre; Gigantes, Allí abajo, 30 monedas o Velvet Colección, entre otras muchas.