El Anfiteatro Gabriela Mistral de Casa América ha sido hoy el escenario de la presentación del informe anual 2019 sobre el Panorama Audiovisual Iberoamericano que lleva a cabo EGEDA (Entidad de Gestión de Derechos de los Productores Audiovisuales) y en el que también colabora FIPCA (Federación iberoamericana de productores cinematográficos y audiovisuales). Un volumen de 381 páginas en las que se analiza la producción y exhibición cinematográfica y la difusión de la ficción en televisión en 23 países en el año 2018.

El Anfiteatro Gabriela Mistral de Casa América ha acogido la presentación.

Cine&Tele ha acudido al acto en Casa América, que ha congregado a cerca de un centenar de personas y ha contado con las intervenciones de Óscar Berrendo, director gerente de EGEDA y director de la publicación; Ricardo Vaca, presidente ejecutivo Barlovento Comunicación; David Rodríguez, director general de comScore para España y Portugal; y Octavio Dapena, coordinador de la plataforma Platino Educa.

Vivimos una época apasionante para el audiovisual pero es imprescindible conocer los datos precisos y los cambios y tendencias en el  consumo para que el sector pueda adaptarse a las nuevas ventanas de explotación y nichos de negocio.



El estudio comprende tres ejes (el latinoamericano con 20 países, el europeo con España y Portugal, y el norteamericano con el habla hispana de Estados Unidos). En esta nueva edición se publican también interesantes artículos sectoriales desarrollados por profesionales de reconocido prestigio de Argentina, Chile, Colombia, Ecuador, España y Turquía.

“El Panorama Audiovisual Iberoamericano yo lo considero como un supermercado de información con diferentes secciones que podrían ser de nuestro interés”, ha comenzado diciendo Óscar Berrendo, coordinador del anuario.

Berrendo ha ido repasando algunos de las cifras que refleja la publicación. Un dato muy relevante es que el cine iberoamericano crece en 16,9 millones de espectadores con respecto a 2017, un incremento del 22,5%.

Óscar Berrendo (EGEDA)

Iberoamérica contaba a fecha de 2018 con más de 19.700 pantallas y su peso mundial en asistencia de espectadores se mantiene en torno al 11%. El cine como actividad de ocio alcanza los 870 millones de entradas vendidas y más de 3.350 millones de dólares de recaudación.

Las majors sigue teniendo el poder en la distribución en la región, ya que, atendiendo a la cuota de espectadores del top-100, en el quinquenio 2014-2018, las distribuidoras americanas representan el 83,2%, frente al 16,8% de las distribuidoras independientes.

Los cines iberoamericanos estrenaron más de 6.000 producciones, de las que un 22,8% fueron nacionales (1.432 estrenos). Las tres producciones iberoamericanas con más éxito en 2018 en Iberoamérica fueron la producción brasileña Nada a perder (13 millones de espectadores) y las mexicanas Ya veremos (4,3 millones de espectadores) y La boda de Valentina (3,3 millones).

Berrendo ha llevado a cabo un breve análisis DAFO de la situación del cine iberoamericano. Ha señalado como debilidad la distribución: “Es nuestro talón de Aquiles y nos limita la cuota de mercado”.

En lo concerniente a las amenazas, ha asegurado que es necesario disponer cuanto antes de audiencias en nuevos dispositivos y ventanas de explotación. En ese sentido, la oportunidad es precisamente contar con datos que muestren la realidad de estas actividades porque, sólo así, se puede tener la orientación adecuada para tomar buenas decisiones y adoptar estrategias correctas.

En el apartado de fortalezas, Berrendo ha recalcado el papel crucial del contenido: “El cine iberoamericano cada vez tiene más popularidad y, de hecho, las nuevas plataformas están apostando por su producción”.

Datos generales del cine iberoamericano en 2018.

Fuera de sus fronteras, el cine iberoamericano refuerza su posicionamiento en los principales mercados europeos vendiendo 7,7 millones de entradas en 2018. Los ocho mercados analizados son Alemania, Austria, Francia, Italia, Países Bajos, Reino Unido, Rusia y Turquía. Las tres películas que acumularon más de un millón de espectadores en estos mercados europeos son las españolas Todo el mundo lo sabe y Loving Pablo, y la brasileña Llámame por tu nombre.  Los países con un mayor número de consumidores de cine iberoamericano en 2018 son: Francia, Italia y Países Bajos.

 

La TV tradicional, las herramientas analíticas y Platino Educa

 

Ha tomado el testigo Ricardo Vaca, que en el anuario tiene un capítulo llamado ‘¿Se ve la tele (de siempre) o no se ve?’.

Su ponencia ha versado precisamente sobre ese aspecto: “¿Cuántas veces han escuchado que ya no se ve la televisión? Y que los niños no ven la TV, que están con sus pantallas y con sus ordenadores. Vamos a romper ese mito con datos. ¿Nadie ve televisión? Pues va a ser que no es verdad. ¿Hay gente que no ve televisión? Sí pero hay otros que ven mucha televisión”.

Ricardo Vaca (Barlovento)

Vaca ha retrotraído a los asistentes a 1992 para ofrecer una imagen amplia de lo que es el consumo de televisión tradicional a lo largo del tiempo y ha remarcado que de 1992 a 2012 se aumentó su consumo de 192 minutos a 246 minutos por persona y día, es decir, un incremento de casi una hora más. En todo el año, esta cifra representa dos meses completos de un año entero a ver televisión.

“¿Es importante la televisión o no es importante? Estamos hablando de algo que todo el mundo quiere conquistar porque lo que no sale en televisión, no existe”, ha subrayado Vaca.

Es verdad, ha reconocido Vaca, que en los últimos años se ha experimentado un leve descenso que, no obstante, no se corresponde con los catastróficos augurios que en muchas ocasiones se vierten. La llegada de plataformas como Netflix, HBO o Amazon ha hecho que se pierda algo de consumo lineal pero únicamente 12 minutos.

En 2018 la media fue de 234 minutos por persona y día, de los cuales  216 minutos corresponden al visionado de televisión lineal tradicional, 12 minutos son de invitados (personas no residentes en el hogar que ven programas en las casas que cuentan con audímetros), y 6 al diferido (realizado hasta siete días después de su emisión). De ese consumo de TV lineal, casi dos terceras partes de dicho visionado se registran en las televisiones que emiten programación en abierto.

Dentro de ese consumo, Vaca ha resaltado el valor de la ficción, que ocupa el 42% del contenido emitido: “Siempre fue importante y los españoles consumen 74 minutos de ficción por persona y día”.

Por tanto, al final, la clave está en que los nuevos modo de visionado no están canibalizando a los tradicionales, sino que se están sumando. A las cuatro horas de tele, hay que añadir dos de radio y tres de internet, con lo que ya tenemos 9 horas sin contar otros soportes como redes sociales. Como ha manifestado Vaca, “a mayor oferta, mayor consumo”.

La presentación del Panorama Audiovisual Iberoamericano 2019 ha suscitado gran interés en el sector.

El evento ha prestado mucha atención al análisis, el estudio y el uso de herramientas analíticas y predictivas. Ahí ha entrado en juego David Rodríguez de comScore, una empresa de referencia en la medición de audiencias.

Él también ha querido prolongar esa idea de “romper mitos” acerca del consumo de cine. Ha indicado que el año pasado hubo en España 100 millones de espectadores que acudieron a los cines: “Cien millones es mucha gente. Existe el mito de que la gente no va al cine pero va mucha gente”. Más tarde en su intervención, al hablar de unos datos de asistencia en Reino Unido, también recalcó el falso mito de que los jóvenes no van al cine, cuando son precisamente el segmento que más acude a las salas.

Las ‘majors’ se llevan casi toda la tarta de la distribución en Iberoamérica.

Los consumos en las distintas ventanas son complementarios, hay sitio para todos. Nunca hubo tanta producción de audiovisual y acceso a los contenidos y hay que aprovecharlo pero también analizarlo para saber cuál es el consumidor y dónde se encuentra”, ha apostillado el representante de comScore.

Rodríguez ha mencionado que, en el reciente CineEurope 2019 de Barcelona, se llegó a la conclusión de que “hay que identificar mejor al espectador y afinar más las campañas de marketing”.

David Rodríguez (comScore)

comScore, en ese sentido, ha desarrollado herramientas para realizar predicciones sobre el comportamiento de una obra en su estreno cinematográfico para minimizar los riesgos existentes. Un ejemplo de estas herramientas es Forecast, desarrollada en colaboración con la empresa Gower Street Analytics, fundada por un antiguo ejecutivo de un estudio de Hollywood.

“El cine no debería ser ajeno al Big Data y las herramientas analíticas. No son una bola de cristal. Claro que se equivocan pero para eso estás tú y los responsables de las distribuidoras, cuyo expertise es lo más importante. Son una herramienta más”, ha resaltado Rodríguez.

Principales títulos iberoamericanos por asistencia en 2018.

La compañía también monitoriza el interés de un contenido antes de su estreno en las pantallas con PreAct y analiza la opinión de los consumidores a la salida de cine con PostTrak.

Rodríguez espera que esto llegue pronto a España porque, hasta ahora, lo poco que hay acerca de la opinión del consumidor final es “poco sofisticado”.

La presentación del anuario finalizo con la participación de Octavio Dapena, coordinador de la plataforma Platino Educa, un proyecto que es ya por fin una realidad.

Es un portal audiovisual con obras audiovisuales españolas e iberoamericanas dirigido al ámbito educativo. “Es una aspiración que EGEDA tenían desde hace años”, ha señalado Dapena, que admite que la entidad ya ha tenido experiencia en portales de este tipo.

Se trata de consolidar el audiovisual como herramienta de aprendizaje. “Es el momento idóneo para ofrecer estas posibilidades ya que es una solución educativa desde el audiovisual“, ha expresado el representante de EGEDA.

Dapena ha recordado cómo Berrendo mencionaba que la gran debilidad del cine iberoamericano es la distribución: “Por eso hace 6 años impulsamos los Premios Platino, para unir a todas las empresas del audiovisual iberoamericano en un gran punto de encuentro. Ahora damos un paso más allá y volvemos a apostar por promover y distribuir el audiovisual iberoamericano en centros educativos de todo el mundo“.

Octavio Dapena (EGEDA)

En ese sentido, Platino Educa no es una plataforma que se dirija al público doméstico sino que está pensado para su uso en las aulas y por los estudiantes. “La idea es darle a los profesores todo hecho. El éxito de la plataforma radicará en que facilite el trabajo a los profesores”, ha afirmado Dapena.

Desde EGEDA han cuidado mucho la selección de material, para “que el portal sea apropiado para los fines que tiene”, por lo que no cuenta con estrenos o blockbusters, y también han dedicado especial atención a la catalogación de los contenidos, con una segmentación por edades, por asignaturas, por valores, etc.

Según Dapena, también desarrollarán el concepto del español para extranjeros. De hecho, sin haberse lanzado oficialmente, ya les han llegado solicitudes de acceso al portal de algunos países.

Uno de los puntos fuertes del portal, ha apuntado Dapena, es que no solamente aportan la obra audiovisual sino “también contenido adicional y, sobre todo, una guía didáctica realizada por pedagogos y profesionales de la educación“. Sabiendo que no siempre es posible disponer del tiempo para ver los largometrajes íntegros, la guía didáctica también propone secuencias clave que resumen el propósito de cada recurso audiovisual.

“No creemos que el precio vaya a ser un obstáculo”, ha indicado el coordinador de Platino Educa sobre esta plataforma que funcionará con una licencia. El portal y a está disponible online pero todavía están trabajando en ello con vistas a lanzarlo públicamente para el inicio de curso en septiembre-octubre.

 

El Panorama Audiovisual Iberoamericano 2019 puede descargarse aquí.