El 27 de febrero de 2001 la industria publicitaria española lanzó el “Código Ético sobre Publicidad en Cine”, en virtud del cual se establecieron unos elevados principios éticos de buenas prácticas, que partían del riguroso respeto al principio de legalidad, y que fueron asumidos de forma voluntaria por la industria a través de un proceso de autorregulación, evitando así la vía judicial. Por Alfonso Oriol, CEO de Movierecord Cine y Presidente de AMPE (Asociación de Medios Publicitarios de España).

Alfonso Oriol

Las agencias de exclusivas de publicidad cinematográfica de entonces DISTEL, MOVIERECORD y RMB ESPAÑA MULTIMEDIA, miembros de la Asociación para la Autorregulación de la Comunicación Comercial (AUTOCONTROL) querían, a través del lanzamiento de este Código, mostrar su auténtica voluntad de compromiso ético con los consumidores, el mercado y la sociedad, en aras de una comunicación comercial responsable, que toma cuerpo a través de la elaboración de este conjunto de normas deontológicas. AUTOCONTROL fue designado cómo el órgano de aplicación de este Código.

Con el establecimiento de estos principios, la industria publicitaria demostró su firme compromiso de responsabilidad social y de lealtad concurrencial, lo que ha venido contribuyendo a dotar a la publicidad de la necesaria credibilidad, garantizando la confianza del consumidor, y redundando en beneficio del mercado y de la sociedad.

Así, la escasa incidencia de controversias publicitarias en cine en nuestro país pone de manifiesto la eficacia del citado Código de conducta y del acuerdo de autorregulación publicitaria en el que el mismo se enmarca.

Teniendo en cuenta la permanente evolución de las prácticas sociales y de la legislación, las normas contenidas en ese Código debían ser modificadas regularmente para garantizar su actualidad y esto se llevó a la práctica renovando y actualizando el Código firmándose  el 30 de mayo de 2016 por los principales exclusivistas publiciatarios de España, Movierecord Cine SAU, 014 Ds y Discine Gestión de Cine Publicitario. Además, el presente Código queda abierto a la adhesión por otros exclusivistas y empresarios de salas de cine, ubicadas en territorio español, que quieran suscribir las normas deontológicas contenidas en el mismo. Quedáis todos invitados a suscribirlo.



En España, la función social de la autorregulación publicitaria ha venido siendo desempeñada de una forma notoria y exitosa por la Asociación para la Autorregulación de la Comunicación Comercial (AUTOCONTROL), formada en la actualidad por 555 miembros entre anunciantes, agencias de publicidad, medios de comunicación y asociaciones profesionales, relacionadas con la actividad publicitaria, y cuyo objetivo no es sino contribuir a asegurar la ética y la lealtad en la publicidad, en beneficio de consumidores y competidores. En la memoria del año 2018 de AUTOCONTROL se confirma que se han atendido más de 47.642 consultas e informes y solo el 0, 47% del total están relacionados con controversias de publicidad proyectada en pantallas de Cine.

Por lo tanto, podemos concluir que, nuestro sector es muy poco conflictivo en asuntos publicitarios por mucho que algunos medios escritos tratan de decir lo contrario de forma recurrente y reiterada. Puede ser porque los que nos ocupamos de esto cuidamos la publicidad o porque los consumidores ignoramos las leyes, y me inclino a afirmar que es lo primero.

Puedes descargar el Código en este enlace