En Cine&Tele hemos venido publicando una serie de entrevistas a empresarios de cine que se esfuerzan por hacer llegar el cine a los pueblos. Pero también queríamos conocer las estrategias que algunas de las administraciones han puesto en marcha para la revitalización de los municipios rurales, especialmente en el área de cine.

Cine Montalvo en Cercedilla.

Y decíamos queríamos, porque contactamos con los responsables de Cultura de cinco Comunidades Autónomas –Andalucía, Cataluña, Madrid, País Vasco y Valencia-, así como con la Federación Española de Municipios y Provincias, pero  tan solo recibimos contestación de la Generalitat Valenciana y de la FEMP (Federación Española de Municipios y Provincias). Desconocemos los motivos por los cuales no han respondido a nuestras preguntas.

 

Generalitat Valenciana, actividades fundamentales

Desde Cultura del Gobierno de Valencia, nos comentan que, adicional a la exhibición regular de Filmoteca en versión original subtitulada en las tres grandes capitales de la Comunidad Valenciana -Teatre Arniches en Alicante, Paranimf de la Universitat Jaume I y Teatre del Raval en Castellón, y Edificio Rialto en Valencia-, el Institut Valencià de Cultura de la Conselleria de Educación, Investigación, Cultura y Deporte realiza dos actividades fundamentales para incentivar y mantener la exhibición cinematográfica en los municipios del territorio valenciano:



Así, por un lado nos hablan de la “convocatoria de ayudas y subvenciones para la realización de  festivales y actividades cinematográficas en los municipios de la Comunitat Valenciana.   Uno de los criterios de valoración de estas subvenciones en régimen de concurrencia competitiva, es la incidencia social de la actividad, puntuándose positivamente si ésta se realiza en los municipios de menos habitantes”.

Desde el  Institut Valenciá de Cultura nos indican que “el objetivo de estas ayudas, además de favorecer los eventos, las proyecciones y los festivales de carácter audiovisual, es que estas actividades se realicen en municipios del ámbito rural y de pequeña población”.

En las ayudas correspondientes al ejercicio 2018, los proyectos beneficiados que se realizaron en municipios de menos de 35.000 habitantes fueron los presentados por: Ayuntamiento de Quart de Poblet, Ayuntamiento de l’Alfàs del Pi, Asociación Cultural Catacumba de Cheste, Ayuntamiento de la Font de la Figuera,  Ayuntamiento de Sant Joan d’Alacant, Ayuntamiento de Xàbia, Ayuntamiento de Vila-Real,  Ayuntamiento de Montaverner, Societat Ateneu Cultural Ciutat de Manises, Ayuntamiento de Puçol, Cine Club Utiye de Ontinyent y Cine Club de Villena.

Vicent Marzà i Ibàñez, consejero de Educación, Investigación, Cultura y Deporte de la Generalitat Valenciana.

La otra actividad que realizan es el “Circuit Cultural Valencià. Modalidad de Audiovisuales, un proyecto de exhibición regular y profesional de artes escénicas, música y cinematografía que aglutina a 83 instituciones públicas (81 ayuntamientos y 2 universidades)”.

Desde su creación,  el día 2 de mayo de 2016, el Circuit ha incorporado la modalidad de audiovisuales “con la intención de que los ayuntamientos grandes que sí disponen de salas comerciales de exhibición cinematográfica, puedan ofrecer una alternativa de documentales y cine preferentemente valenciano; y que los municipios pequeños -donde son muy escasas las salas privadas de cine- puedan realizar pases cinematográficos aprovechando las instalaciones de sus Casas de Cultura o Centros Culturales”. 

“Aunque se trate de proyecciones esporádicas, de las 83 instituciones adscritas al Circuit Cultural Valencià, un total de 44, correspondientes a los municipios, ya se están beneficiando de estas ayudas que, técnicamente, se resumen en que el canon o cachet correspondiente a todos los pases de cortometrajes valencianos seleccionados por los ayuntamientos, es asumido directamente por el IVC; y en lo que concierne a los largometrajes —ya se trate de ficción, animación o documentales— este coste es asumido al 50% por el IVC y al 50% por el ayuntamiento solicitante (con la particularidad de que si el largometraje es mayoritariamente en valenciano, el ayuntamiento solo asume el 25%, dado que el otro 25% lo asume directamente la Acadèmia Valenciana de la Llengua)”.

Para finalizar, nos matizan que “con esta acción, se está facilitando que el cine llegue a municipios medianos y pequeños a la par de que —en una parte fundamental de la programación de cine— se está visibilizando el trabajo realizado por los profesionales valencianos del sector audiovisual”.

 

Juana Escudero, Subdirectora de Educación y Cultura de la FEMP

Como hemos señalado al inicio de este reportaje, Cineinforme contactó con la Federación Española de Municipios y Provincias. A continuación, reproducimos la entrevista con su Subdirectora de Educación y Cultura, Juana Escudero.

 

Cine&Tele: ¿Cuántos municipios menores de 30.000 habitantes existen en España?

Juana Escudero: Son 7.874. Por encima de ese umbral, sólo hay unos 300 municipios.

C&T: ¿Qué iniciativas han llevado a cabo en los últimos tres años desde la secretaría encaminadas a potenciar la Cultura de estos municipios?

J.E.: De forma sumarísima, podríamos destacar algunas: gracias a la colaboración fraguada con el Ministerio, la Campaña María Moliner de animación a la Lectura en Municipios de menos de 50.000 habitantes, ha cumplido su XIX edición con resultados extraordinarios y el programa PLATEA ha llegado a su sexta edición, canalizando hacia los Gobiernos Locales hasta hoy 31.500.000 de euros para la programación de artes escénicas en más de 160 ciudades cada año y haciendo posible que más de un millón de personas hayan disfrutado de 5.500 representaciones de teatro, danza, lírica y circo para todos los públicos y todos los espacios, al tiempo que ha permitido llevar a cabo cuatro encuentros formativos específicamente dirigidos a los responsables de los espacios escénicos locales.

Asimismo, se ha renovado con la Dirección General de Industrias Culturales y Cooperación la colaboración que permitirá la actualización de la Guía para la Evaluación de las Políticas Culturales Locales, introduciendo en ella tres nuevos ejes: igualdad, sostenibilidad, en los términos de la Agenda 2030, y conectividad.

La Comisión ha continuado promoviendo la elaboración de documentos de referencia, como el Informe sobre las facultades de los Gobiernos Locales en relación con la acogida de circos con animales  y ha contribuido a la difusión de recursos tan valiosos como la Guía básica para el diseño de un modelo de Plan Local de Lectura, elaborada en el seno del Consejo de Cooperación Bibliotecaria a partir de la experiencia local de La Puebla de Alfindén (Zaragoza) y la Guía de actividades de animación a la lectura en las bibliotecas, que recoge las mejores experiencias presentadas a la Campaña María Moliner a lo largo de dos décadas.

Juana Escudero, Subdirectora de Educación y Cultura de la FEMP.

La Comisión de Cultura ha continuado reclamando y formulando propuestas para la revisión del Real Decreto 624/2014 a fin de que, en ningún caso, sean los Gobiernos Locales los obligados al pago de la remuneración a los autores por el préstamo de sus obras en las bibliotecas municipales.

Finalmente, el Plan de Acción para la implementación de la Agenda 2030: Hacia una estrategia española de desarrollo sostenible ha recogido las aportaciones formuladas por la Comisión de Cultura de la FEMP y afirma la Cultura como elemento clave para la transformación, reconociendo expresamente “el papel protagónico que los Gobiernos Locales pueden ejercer como administración más próxima a la ciudadanía” y por ser, “de hecho, la administración que lleva a cabo una mayor inversión en cultura, promoción, difusión y contratación cultural en nuestro país”. Más allá, a propuesta de la Comisión de Cultura de la FEMP, la Junta de Gobierno aprobó por unanimidad en octubre de 2018 la Declaración de Compromiso de los Gobiernos Locales con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible en su acción cultural.

 

C&T: ¿Existen teatros, salas de cine o casas de cultura en estos municipios?

J.E.: Por supuesto. En todos los Municipios existen equipamientos culturales básicos y de acceso universal que va, según sus capacidades, desde una biblioteca hasta salas dedicadas a las artes escénicas, casas de cultura, archivos, museos, aulas de formación para todas las personas de todas las edades a lo largo de la vida, centros de enseñanzas artísticas, festivales y ciclos anuales de música, cine, artes escénicas, literatura, artesanía y tantas otras formas de expresión, concursos y premios para reconocer e impulsar el talento local, espacios compartidos para el desarrollo de las culturas comunitarias, centros de conservación, interpretación y socialización del patrimonio histórico, natural, artístico, científico y técnico, material e inmaterial, e infinidad de programas y servicios que hoy consideramos imprescindibles y son parte sustancial de nuestra vida en nuestros pueblos y ciudades son fruto de la apuesta de los Gobiernos Locales por la democratización de la cultura, primero, y por una auténtica democracia cultural, después. Los servicios culturales básicos de acceso universal han llegado a nuestros territorios de la mano de los Gobiernos Locales, animados por el afán de asegurar a toda la ciudadanía el acceso a la cultura, a la que todos tenemos igual derecho, como afirma el artículo 44.1 de nuestra Constitución.

 

C&T: ¿Qué porcentaje de casas de cultura tienen actividad los fines de semana? Y dentro de estas, ¿cuáles realizan proyecciones de cine?

J.E.: Las casas de cultura son lugares de encuentro, socialización y capacitación de quienes acuden a ellas y participan también en la organización y programación de las actividades que acogen. Los fines de semana son momentos privilegiados de actividad, porque son los momentos de ocio de quienes durante la semana están ocupados, pero las casas de cultura, al ser de los vecinos y las vecinas del Municipio tienen amplia y diversa actividad. Por supuesto, también la proyección de cine.

 

C&T: ¿Existe algún registro que indique el número de pequeñas poblaciones donde se ha llegado a un acuerdo entre el Ayuntamiento y algún empresario privado para proyectar cine los fines de semana?

J.E.: No, no disponemos de esta información.

 

C&T: Las proyecciones, ¿son gratuitas o por el contrario tienen un precio aunque sea simbólico?

J.E.: Se dan ambas opciones. Cuando el acceso a la proyección es gratuito para quienes asisten a ella, quien la organiza asume los costes del alquiler del soporte y del pago de los derechos, ya sea el Ayuntamiento o la comisión de fiestas, por poner ejemplos habituales. Cuando se cobra un precio de entrada, a menudo es simbólico, se trata de un precio político, pues el afán de estas proyecciones, en las casas de cultura o en espacios de titularidad municipal, es acercar el cine a todos los vecinos y vecinas y permitirles conocerlo y disfrutar de él. Nunca se trata de estrenos, sino de películas que ya han recorrido parte de su ciclo de vida, que se contribuye así a ampliar en duración y en alcance, porque llega a nuevos públicos que quizá no habían llegado a verla durante la cada vez más breve exhibición en cines o que vuelven a verlas, ahora en compañía de vecinos, familia y amigos.

 

Asimismo, puedes consultar nuestro editorial sobre este tema y nuestras entrevistas a algunos de los héroes que están llevando el cine a pequeñas poblaciones, como Alfonso Benegas, Aurelio Morales, Joaquín Fuentes y Luis C. Millán.