El pasado fin de semana, Terrassa vivió la decimoséptima edición de la Feria Modernista, el certamen que cada mes de mayo recupera en sus calles el ambiente de la ciudad a finales del siglo XIX y principios del XX.

En esta edición la Feria Modernista tuvo como temática el cine y sus inicios. Por eso una de las actividades centrales, de las más de 300 programadas, fue la exposición ‘Modernismo: el nacimiento del cine’ que, como Cine&Tele avanzó hace unos días,  estaba organizada por la Fundación Aula de Cine Colección Josep M. Queraltó, en colaboración con el Ayuntamiento de Terrassa.



La Sala Muncunill de Terrassa – una de las 13 únicas ciudades de todo el mundo reconocidas por la Unesco como ciudad creativa en el ámbito del cine- fue el espacio que acogió esta  muestra, bajo el patrocinio de Tibor Navracsics, miembro de la Comisión Europea.

La inauguración tuvo lugar el viernes 10 de mayo a las 20h, un acto muy concurrido al que asistieron el alcalde de Terrassa, Alfredo Vega; miembros del consistorio, representantes de instituciones que han firmado convenios con la Fundación, ciudadanos de Terrassa y amigos procedentes de otras localidades. En los parlamentos intervinieron Josep M. Queraltó, el propietario de las piezas expuestas, que posee en la actualidad una de las colecciones de cine y audiovisual más importantes de Europa, con más de 20.000 objetos; Jorge S. Bonet, presidente de la Fundación Aula de Cine Colección Josep M. Queraltó, y el propio alcalde Alfredo Vega.

Tras el cóctel cinematográfico -consistente en una copa de cava y palomitas, un producto imprescindible en las salas de cine-, tuvo lugar una visita guiada, que recorrió decenas de objetos que fueron novedad para nuestros antepasados en la época modernista como la kinora, el cinematógrafo de los hermanos Lumière, visores estereoscópicos, cámaras filmadoras de diferentes formatos, proyectores, gramófonos, radios y prototipos de televisores.

La jornada inaugural de la Feria Modernista finalizó en la Masia Freixa, donde se programó el espectáculo ‘¡Iluminemos el modernismo!’, de gran espectacularidad donde la luz dibujó los contornos de uno de los edificios modernistas más emblemáticos y singulares de la ciudad.

Además de la exposición, hubo otras actividades relacionadas con los inicios del séptimo arte. La Carpa de Terrassa City of Film, un espacio donde mostró las primeras filmaciones con imágenes inéditas de la Filmoteca de Catalunya; La máquina del Tiempo, donde los visitantes pudieron conocer a Georges Méliès, precursor de los efectos especiales y el constructor del primer estudio de cine en Europa; o La Linterna mágica, un espectáculo único, donde un aparato precursor de la aparición del cine llevó a grandes y pequeños a soñar con la barraca de Ferruccini.