Dolor y gloria, la nueva película de Pedro Almodóvar, es la representante española en la sección oficial a concurso de Cannes 2019, que se desarrolla del 14 al 25 de mayo. El mercado de cine paralelo, el Marché du Film, que es el más antiguo del mundo, vive su 60º aniversario.

Pedro Almodóvar, durante el rodaje de ‘Dolor y gloria’ (Foto Manolo Pavón)

La fraternal relación entre el Festival de Cannes y Pedro Almodóvar queda de nuevo patente en 2019. El manchego vuelve a ser el estandarte del cine español en el festival de cine más importante del mundo. Su película número 21, Dolor y gloria, la más autobiográfica de su carrera, vuelve a la Croisette para intentar llevarse esa Palma de Oro que hasta ahora se le ha resistido.



Almodóvar debutó en el certamen francés en 1999 con Todo sobre mi madre y después acudió también a competición con Volver, Los abrazos rotos, La piel que habito y Julieta. Con Todo sobre mi madre obtuvo el galardón de Mejor Director y con Volver el de Mejor Guion y de Mejor Actriz (al reparto femenino completo). Además, en 2004, con La mala educación fuera de concurso, consiguió que, por primera vez, una película española inaugurase Cannes. Igualmente, en 2017 se convirtió en el primer español en presidir el jurado de la competición principal.

Esta producción de El Deseo, que ha recaudado más de 5 millones de euros en España, relata una serie de reencuentros de un director de cine en su ocaso, algunos de ellos físicos y otros recordados, en medio de un inconmensurable vacío ante la imposibilidad de seguir rodando. Las ventas internacionales las lleva FilmNation Entertainment, que nos informa sobre el éxito mundial del film.

‘Dolor y gloria’ (Sony Pictures) (Foto: Manolo Pavón)

Pero Almodóvar no será la única voz española en Cannes. En Una Cierta Mirada participan otros cineastas que son ya habituales en las secciones paralelas de este festival. El siempre polémico Albert Serra acude a Cannes por cuarta ocasión, tras su presencia con Honor de cavalleria, El cant dels ocells y La muerte de Luis XIV. Liberté se fija en un momento del siglo XVIII algo anterior a la revolución francesa para dibujar el retrato de unos libertinos franceses expulsados de su país y que viajan a Alemania para exportar sus apasionados deseos de libertad.

Vista aérea de la costa y el Festival de Cannes (Foto FDC)

La película, que tiene como agencia de ventas a Films Boutique, fue originalmente obra de teatro y el año pasado se representó en el Teatro Volksbühne de Berlín.  Andergraun Films produce con la francesa Idéale Audience y la portuguesa Rosa Filmes.

También el gallego Oliver Laxe fue apadrinado por Cannes desde sus inicios con las premiadas Todos vós sodes capitáns y Mimosas. Su tercer largometraje, Todo lo que arde está producido por las españolas Miramemira y Kowalski Films, junto a la francesa 4 A 4 Productions y la luxemburguesa Tarantula. Es una cinta sobre los incendios forestales cuyo protagonista es un pirómano que sale de prisión para reunirse con su madre en un pequeño pueblo perdido en las montañas. Pyramide se encarga de las ventas a nivel mundial. En España el film será presentado por Numax Distribución.

‘Liberté’ de Albert Serra (Foto: Román Yñán)

En Quincena de Realizadores se integra Canción sin nombre, ópera prima de la peruana Melina León donde participa la española MGC. Con ventas gestionadas por Luxbox, se ambienta a finales de los 80 en Perú, con el auge del movimiento Sendero Luminoso de fondo. También en Quincena, pero en la categoría de cortos, se ha seleccionado una obra española: Je te tiens de Sergio Caballero (Finisterrae). Producido por Advanced Music, el corto refleja un viaje en coche a través de mundos inquietantes mientras una madre intenta convencer a una hija de que no se suicide.

‘Todo lo que arde’ (Numax Distribución)

Por lo demás, conviene también indicar que en Cannes Classics el aragonés Luis Buñuel recibe un singular homenaje en forma de proyección de tres películas suyas que se han restaurado: Los olvidados (1950), Nazarín (1958) y La edad de oro (1930).

‘Canción sin nombre’ de Melina León (Foto: Beatriz Torres)

 

60 años del Marché du Film

El Marché du Film, el mercado que se desarrolla en paralelo al Festival de Cannes, cumple 60 años. En la zona expositiva de este año, el pabellón Cinema from Spain, coorganizado por ICEX e ICAA, con el apoyo de la Oficina Económica y Comercial de España en París, cuenta como expositores participantes a Latido Films, Cinema Republic, Film Factory, Kopy Films, Basque Audiovisual, The Film Agency, Spain Film Commission, Film Madrid, Andalucía Film Commission y Canary Islands Film. Filmax y Catalan Films participan en el Marché con stand propio.

‘Je te tiens’ de Sergio Caballero

Dentro del paraguas Cinema from Spain participan más de 50 empresas y, como siempre, hay numerosas proyecciones de mercado, como Buñuel en el laberinto de las tortugas, Todo lo que arde, El doble más quince, Tiempo después, Taxi a Gibraltar, El cuento de las comadrejas, Bikes, El pacto, Love Me Not, Remember Me, Elcano y Magallanes, Abuelos, Sordo, Bajo el mismo techo, 4×4, Perdiende el Este, La gran aventura de los Lunnis, Los tiburones, Miamor perdido, H0us3, El hijo del acordeonista, Litus, ¿Qué te juegas? o Lo dejo cuando quiera.

El Producers on the Move, iniciativa de la European Film Promotion (EFP) que reúne a 20 productores europeos emergentes, vive su 20º aniversario. Carles Torras (Zabriskie Films) es el representante español, sucediendo a Luis Romeo (Frida Films). Zabriskie Films es una empresa con sede en Barcelona que ha producido títulos como Callback, que recibió la Biznaga de oro en Málaga 2016, o el documental American Jesus. Entre sus próximos proyectos están The Paramedic, American Satan y la serie The Invasion.

Carles Torras (Zabriskie Films), seleccionado en el Producers on the Move.

Después de dos años sin representación española, el Atelier de la Cinéfondation vuelve a contar con un proyecto español. La 15ª edición de este evento dedicado a impulsar el desarrollo de proyectos integra a Sinjar de Anna M. Bofarull (Sonata para violonchelo). La productora KaBoGa se ha buscado como partner a Apostrophe Films, productora de Marruecos, donde se rueda parte del film. El proyecto cuenta la historia de tres mujeres en el contexto de la situación de la minoría yazidí en el Kurdistán iraquí.

‘Sinjar’ de Anna M. Bofarull

Con el objetivo de fortalecer la presencia de la animación en Cannes, el Marché du Film ha decidido colaborar con el Festival de Annecy para crear el Animation Day para el domingo 19 de mayo. Además de la mesa redonda ‘The A-Z game plan to releasing adult animated films for the big screen’ , destacan los pitchings del programa Annecy Goes to Cannes. Una de las presentaciones es Dragonkeeper, ambiciosa coproducción entre España (Dragoia Media) y China (China Film Animation), con participación de Atresmedia y Movistar+. Dirigida por Ignacio Ferreras (Arrugas) y Jian-Ping Li, la película está basada en la primera novela de la homónima saga de libros de Carole Wilkinson, ambientada en una China mágica y épica durante la dinastía Han.

Otra novedad en Cannes es que el Marché se ha aliado con el Festival de Sitges para crear Fantastic 7, foro destinado a fomentar el talento dentro de la industria de género y cuya primera edición,  a celebrar el domingo 19 de mayo, está apadrinada por J.A. Bayona. La iniciativa cuenta con 7 proyectos en fase de finalización o de financiación que son propuestos por 7 festivales diferentes. En esta edición, gracias a Sitges, acude Baby de Juanma Bajo Ulloa.

‘Dragonkeeper’ de Ignacio Ferreras y Jian-Ping Li

 

Cannes 2019 confía en el cine europeo mientras mantiene su veto a Netflix

Este año vuelve a cerrarse la puerta a la participación de producciones de Netflix que no vayan a tener un ciclo de explotación normal en salas de cine. Hay un importante porcentaje de cine europeo a concurso —más del 50 por ciento— pero sobre todo representado por el cine francés, lo que ratifica la costumbre de Cannes de barrer para casa.

La organización de Cannes también ha decidido mirar para dentro a la hora de entregar la Palma de Oro de Honor de este año, que recae en el mítico actor Alain Delon, un intérprete con más de 80 películas a sus espaldas y que ha trabajado con directores como Visconti, Melville, Antonioni, Malle, Clement, Losey, Godard, Deray, Blier, Leconte y Duvivier.

‘The Dead Don´t Die’ de Jim Jarmusch, película inaugural

La Sección Oficial a Concurso de 2019 está compuesta por 21 títulos y ninguno de ellos es una producción original de una plataforma VOD. Alejandro González Iñárritu (Amores perros, El renacido) releva a Cate Blanchett y se convierte en el primer artista mexicano en presidir el certamen francés.

Después de las polémicas de los últimos dos años y tras negociaciones entre Cannes y Netflix, finalmente no ha habido acuerdo y, por segundo año consecutivo, no habrá producciones de la plataforma en el certamen, ni siquiera fuera de concurso.

‘Érase una vez en América’ de Quentin Tarantino (Sony Pictures)

El cine USA vuelve a inaugurar Cannes, algo que no ocurría desde 2016 con Café Society de Woody Allen. Lo hace con The Dead Don´t Die de Jim Jarmusch, una ácida visión del género de los zombis y un tributo al cine mismo. El cineasta, referente del cine independiente, se llevó el Gran Premio del Jurado por Flores rotas. La cinta, que irá a competición, será una de las cuatro selecciones estadounidenses de esta edición. La gran estrella es, a priori, Érase una vez en Hollywood de Quentin Tarantino (Sony Pictures). Con actores como Brad Pitt, Leonardo DiCaprio y Margot Robbie, se trata de una historia ambientada en el Hollywood hippie del año 1969 con los asesinatos de Charles Manson como telón de fondo.

A Hidden Life (antes conocida como Radegund), el nuevo film del esquivo Terrence Malick (El árbol de la vida). Cuenta la historia real de Franz Jägerstätter, un campesino austriaco que se negó a combatir con los nazis durante la II Guerra Mundial por convicciones religiosas.  El que compite por primera vez por la Palma de Oro es Ira Sachs. El director de El amor es extraño y Verano en Brooklyn acude con Frankie, cinta protagonizada por Isabelle Huppert, Marisa Tomei, Greg Kinnear y Jérémie Renier sobre tres familias que se enfrentan a experiencias que cambiarán sus vidas mientras están de vacaciones en Sintra (Portugal).

‘Frankie’ de Ira Sachs

De la amplia hornada de cine francés que Cannes proyecta a competición en 2019 destaca lo nuevo de Arnaud Desplechin, Oh Mercy!, drama criminal con Léa Seydoux y Sara Forestier encarnando a dos amantes alcohólicas y drogadictas que son sospechosas de la muerte de una anciana. También Mektoub, My Love: Intermezzo del franco-tunecino Abdellatif Kechiche (La vida de Adèle), segunda entrega de esta historia entre el joven escritor Amin y la aspirante a cantante Jasmine.

Aparte de la ópera prima del director francés nacido en Mali Ladj Ly, Les misérables, es muy reseñable que tres de las cuatro mujeres a concurso son francesas. Llama especialmente la atención Céline Sciamma con Portrait of a Young Girl on Fire (Karma Films), drama con Adèle Haenel y Valeria Golino ambientado en el siglo XVIII acerca de una pintora a la que encargan hacer un retrato nupcial de una joven.

‘Sibyl’ de Justine Triet (Karma Films)

Karma Films también traerá a España Sibyl de Justine Triet, una cinta con actores como Virginie Efira, Adèle Exarchopoulos, Gaspard Ulliel y Sandra Hüller sobre la amistad entre una terapeuta angustiada y una joven actriz con problemas. El otro film francés con directora femenina es Atlantique de Mati Diop —sobrina de Djibril Diop Mambéty, director senegalés de Touki Bouki—, primera cineasta negra de la Historia en luchar por la Palma de Oro.

Asimismo, hablan francés otros dos títulos. Uno es Matthias et Maxime del canadiense Xavier Dolan, una historia sobre dos amigos que se enamoran sin conocer su homosexualidad. El otro es Le jeune Ahmed de los belgas Jean-Pierre y Luc Dardenne acerca de un chico de 13 años atrapado entre las pasiones de la vida y los ideales de pureza del que le habla su imán.

‘Bacurau’ de Kleber Mendonça Filho

El año pasado no hubo ninguna película latinoamericana a concurso. Este año hay una, aunque no habla español, pues es el nuevo trabajo del brasileño Kleber Mendonça Filho (Doña Clara. Aquarius), esta vez junto a Juliano Dornelles: Bacurau. Trata sobre un director que graba un documental en un pueblo donde los lugareños resultan no ser exactamente lo que parecen.

A diferencia del año pasado, cuando el certamen estuvo repleto de títulos de Asia, esta vez Cannes no ha mostrado tanto interés por este continente. La película más esperada es la coreana Parasite de Bong Joon-ho (Memories of Murder), sobre una familia que se obsesiona con otra que se encuentra en una situación mejor que la suya. Por parte de China participa Diao Yinan, el director de Black Coal, a través de The Wild Goose Lake, un film sobre un gangster a la fuga que se redime intentando salvar a su familia y a una mujer. En lo que respecta a Oriente Medio, el festival muestra It Must Be Heaven del veterano realizador palestino Elia Suleiman.

‘The Wild Goose Lake’ de Diao Yinan

Más allá de los cineastas franceses y Pedro Almodóvar, hay unos cuantos directores europeos más en liza por los principales galardones. Estamos obligados a subrayar el caso del rumano Corneliu Porumboiu, que no sólo ha rodado su último film, The Whistlers, en Canarias, sino que el silbo gomero es el leit motiv de la historia, pues un policía debe aprender a comunicarse con él para una investigación. Los otros son Ken Loach con el drama social Sorry We Missed You (Golem), el italiano Marco Bellocchio con la película sobre la Cosa Nostra The Traitor y la austríaca Jessica Hausner con su primer film en inglés, Little Joe.

En sección oficial pero fuera de concurso destacan especialmente el documental sobre Diego Maradona de Asif Kapadia (Senna) que distribuye Avalon en España; Rocketman, biopic sobre Elton John que dirige Dexter Fletcher (Amanece en Edimburgo) y que pronto lleva a salas Paramount, y Too Old to Die Young – North of Hollywood, West of Hell, la esperada serie de Nicolas Winding Refn (Drive) para Amazon Studios. También se pueden ver The Best Years of a Life de Claude Lelouch y La Belle Époque de Nicolas Bedos.

‘Diego Maradona’ de Asif Kapadia (Avalon)

Las proyecciones especiales dentro de la sección oficial son Family Romance, LLC. de Werner Herzog, Chicuarotes de Gael García Bernal, Tommaso de Abel Ferrara, Share de Pippa Bianco, La cordillera de los sueños de Patricio Guzmán y For Sama de Waad Al Kateab y Edward Watts, con el mediometraje Lux Aeterna de Gaspar Noé y la surcoreana The Gangster, the Cop, the Devil de Lee Won-Tae para hacer las delicias del público en proyecciones de medianoche.

En el apartado de UNA CIERTA MIRADA, el jurado está presidido por la libanesa Nadine Labaki (Cafarnaúm). Además de los títulos españoles de Albert Serra y Oliver Laxe, llama la atención la presencia de dos insignes directores franceses: Bruno Dumont (La alta sociedad), que participa con Jeanne, y  Christophe Honoré que lleva Chambre 212. Otras inclusiones destacables en esta edición son Dylda (Beanpole) de Kantemir Balagov (BTeam Pictures), cuyo anterior film, Demasiado cerca, ganó el FIPRESCI de esta misma sección; Zhuo Ren Mi Mi del director de cine taiwanés nacido en Myanmar Midi Z; o A Brother’s Love, ópera prima como directora de la actriz Monia Chokri (Los amores imaginarios).

‘Dylda (Beanpole)’ de Kantemir Balagov (BTeam Pictures)

Este año en la QUINCENA DE REALIZADORES, una sección de mucho prestigio en el cine más autoral, el cine latinoamericano, aparte de la ya mencionada Canción sin nombre, cuenta con el argentino Alejo Moguillansky con Por el dinero. El apartado lo abre el francés Quentin Dupieux (Rubber) con Le Daim y lo cierra también Francia con Yves de Benoît Forgeard. La cinefilia tiene a su disposición, además, Ang Hupa de Lav Díaz —León de Oro en Venecia por The Woman Who Left—; The Lighthouse de Robert Eggers, que es el director de La bruja y que cuenta aquí con Willem Dafoe y Robert Pattinson; Zombi Child del francés Bertrand Bonello (Casa de tolerancia, Nocturama), Hatsukoi del japonés Takashi Miike (Audition, 13 asesinos), On va tout péter del estadounidense Lech Kowalski (East of Paradise) y Una fille facile de la francesa Rebecca Zlotowski. De manera especial, la Quincena también muestra Red 11 de Robert Rodríguez, con el que vuelve al cine ultra low cost que le dio a conocer en su día con El mariachi, y The Staggering Girl, mediometraje de Luca Guadagnino (Call Me By Your Name) con Julianne Moore, Mia Goth y KiKi Layne.

En la SEMANA DE LA CRÍTICA se han elegido tres títulos de autores latinoamericanos. Por un lado, la película de apertura es Litigante del colombiano Franco Lolli, Ceniza negra de la cineasta argentina que reside en Costa Rica Sofía Quirós, y Nuestras madres del guatemalteco César Díaz. Las tres películas las coproduce, casualmente —nótese la ironía—,  Francia. La película de clausura de esta sección es la china Dwelling in the Fuchun Mountains de Gu Xiaogang.

En CANNES CLASSICS, aparte de lo ya mencionado de las tres películas de Buñuel, destaca el Midnight Screening del clásico de terror El resplandor con remasterización por parte de Warner Bros. y presentación por parte de Alfonso Cuarón, así como la copia restaurada de Easy Rider (Sony Pictures), film de culto de Dennis Hopper que cumple 50 años.