La Junta Directiva de la Academia de Cine Español reconoce al veterano maquinista y creador de una grúa que revolucionó los movimientos de cámara del cine español. El próximo día 20 de este mes, recogerá el galardón.

Foto: ©Enrique F. Aparicio – Cortesía de la Academia de Cine

La Academia de Cine entregará el próximo día 20 de este mes, el Premio Segundo de Chomón 2019, galardón que la institución concede a empresas o personas cuyas aportaciones técnicas contribuyen al desarrollo de la industria cinematográfica. En esta ocasión será para Alfredo Díaz, ‘Fredy’, quien se ha movido casi toda su vida entre cámaras, grúas, contrapesos o vías de travelling.



Este veterano maquinista diseñó, fabricó y patentó a finales de los 70 una grúa que revolucionó los movimientos de cámara de nuestra cinematografía. “Las grúas eran tan pesadas y voluminosas que muchas veces no se podía hacer el plano que quería el director. Reduje al máximo el peso de estos aparatos y realicé una serie de transformaciones en la grúa y el travelling con arreglo a las necesidades del plano y al espacio del decorado en el que se rodaba”, reconoce Díaz, quien  comenzó en un taller de soldadura, que dejó cuando Juan Gómez Guindos, que se dedicaba a las grúas de cine, le llamó en 1960.

“Estuve 17 años en la empresa. Al principio llevaba el mantenimiento de las grúas: limpiarlas, arreglarlas y ponerlas en perfecto funcionamiento”, recuerda ‘Fredy’, que  empezó  a ir a los rodajes, donde al trabajo mecánico con la maquinaria se sumaba un gran componente de organización y ejecución. “Todos los profesionales dan el máximo de sí en esta profesión, y el maquinista una décima más, porque tiene que estar pendiente de lo que le dice el segundo operador, el operador, hacer movimientos de ensayo con la cámara, marcar las posiciones…”, expone este profesional siempre atento a lo que ocurre en el set.

“Como normalmente es una sola persona, aunque ahora es más común llevar ayudante, ocurre que cuando no estás marcando posiciones, estás liberando las vías del travelling o de la grúa, poniendo la cámara, los contrapesos… Siempre en tensión para que no haya ningún accidente. Y todo eso ligarlo y que les guste al operador y al director, que es lo importante”, apunta.

El corazón del bosque, El nido, El crack, Dulces horas, Volver a empezar, La colmena, El sur, Los santos inocentes, Tasio, Tiempo de silencio, Dragon Rapide, El año de las luces, La vida alegra, El Lute, La rusa, Moros y cristianos y Los crímenes de Oxford, son algunas de las más de 140 películas en las que ha trabajado ‘Fredy’. Afortunado por haber desempeñado una profesión de la que ya está retirado –”todos tenemos nuestro cometido, y todos son importantes. Si falla un eslabón, aunque sea el más pequeño, falla todo. Un error repercute en todo el equipo y en el desarrollo de la película”, resalta–, Díaz fue uno de los protagonistas del Homenaje a los Profesionales de la Academia en 2018.