Auren, firma líder en prestación de servicios profesionales de auditoría, asesoramiento legal, consultoría y corporate, se ha adjudicado el servicio de auditoría de los sistemas de seguridad de la información de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

La división de seguridad de la información de Auren, liderada por los socios José Miguel Cardona y Josep Salvador Cuñat, será la encargada del contrato de “Auditoría de Red de los Sistemas de los Centros de Tecnologías de la Información Principal y de Respaldo”, que tiene por objeto la realización de una serie de auditorías periódicas de ciberseguridad, para asegurar y verificar los niveles de seguridad de los sistemas de información de la CNMV.

En su adjudicación, la CNMV ha valorado de Auren la alta calidad del servicio propuesto y la elevada experiencia previa del equipo de profesionales, expertos en ciberseguridad y hacking ético, en proyectos de la misma naturaleza. El equipo de seguridad de la información de la firma cuenta con las más prestigiosas certificaciones del mercado en este ámbito, como el CEH (Certified in Ethical Hacking), o el CISSP (Certified Information Systems Security Professional), y destaca por su profesionalidad, cualificaciones y experiencia a nivel nacional e internacional, en diferentes sectores como administraciones públicas, banca-seguros, automoción, farmacéutico-sanitario o TIC, entre otros.

Esta operación consolida el buen ritmo de crecimiento de la firma en el sector público, en la que Auren ha ampliado su cartera de clientes en todas las líneas de servicio, desde la auditoría y control de fondos, hasta la consultoría y asesoramiento financiero. El pasado mes de enero Auren se adjudicó la auditoría del Canal Isabel II.

Auren dispone de 700 empleados en sus 15 oficinas de España, más de 1.500 en todo el mundo y 36 oficinas permanentes en el extranjero, además de la cobertura global en más de 60 países que ofrece gracias a su pertenencia a ANTEA, la Alianza de Firmas Independientes que Auren impulsó en 2008. El año pasado la firma de servicios profesionales facturó 52,4 millones de euros.