La 22ª edición del Festival de Málaga se celebra del 15 al 24 de marzo. Cine&Tele ha entrevistado a su director, Juan Antonio Vigar, para que haga balance de la edición anterior y nos adelante las novedades que veremos este año.

Juan Antonio Vigar (Foto: Marilú Báez)

En poco más de un mes se va a celebrar la nueva edición de esta cita fundamental para el cine en español, que desde el año pasado ha reforzado su compromiso con la industria gracias al espacio MAFIZ. Juan Antonio Vigar analiza cómo resultó el año pasado y, sobre todo, indica cómo va a evolucionar este año.

El director del festival también nos habla de qué podemos esperar del apartado del festival, incluyendo la presencia de series y de títulos producidos por plataformas VOD, y del compromiso del evento en materia de igualdad de género.

 

Cine&Tele: El año pasado inaugurasteis la primera edición del MAFIZ, vuestra renovada zona de industria.  ¿Qué valoración haces de cómo resultó la primera edición y qué aspectos crees que hay que reforzar?

Juan Antonio Vigar: Efectivamente, estamos muy satisfechos del resultado de nuestra primera edición de MAFIZ, nuestra Área de Industria, que cosechó en 2018 un significativo éxito en cuanto a datos y resultados. En esta primera edición, tuvimos 580 profesionales del sector audiovisual, procedentes de 51 países de los cinco continentes, más de 100 películas y casi 50 proyectos participantes. Por esta razón, desde Festival de Málaga impulsamos con la máxima ilusión la segunda edición de MAFIZ (Málaga Festival Industry Zone) como firme apuesta por la promoción y venta internacional del audiovisual tanto español como iberoamericano. Tendrá lugar del 18 al 22 de marzo, en el marco de la 22 edición del Festival de Málaga, que se celebra precisamente en esas fechas, del 15 al 24 de marzo.

Así, este año volveremos a reeditar este proyecto que busca dotar de músculo industrial a un sector que debe cimentarse sobre estructuras empresariales sólidas y bien conectadas, así como manejar, desde el encuentro con sus interlocutores directos —los compradores y distribuidores de cine en español— los cauces para la adecuada venta de nuestro producto audiovisual. A tal fin, volvemos a desarrollar de nuevo los seis eventos diseñados para que profesionales de la industria cinematográfica de Iberoamérica y Europa desarrollen nuevas redes de negocios: MAFF – Málaga Festival Fund & Coproduction Event; Spanish Screenings; Latin American Focus; Málaga Docs, Málaga Work in Progress y Málaga Talent.


“Este año inauguramos los NEO SCREENINGS, que ofrecerá proyecciones de nuestro cine más innovador y arriesgado, y MÁLAGA SPANISH WIP, un nuevo espacio para impulsar la finalización de películas españolas”.


Cada uno de ellos incorpora en la próxima edición interesantes novedades que fortalecen su estructura para ser más útiles a la industria audiovisual de Iberoamérica.

 

C&T: Precisamente, ¿cuáles son las principales novedades que vais a introducir en 2019 tanto en la zona de industria del MAFIZ?

J.A.V.: Son muchas y, creo, que muy interesantes. Los SPANISH SCREENINGS —nuestra plataforma internacional para la promoción y el fomento de las ventas del cine español— celebrará su XIII edición los días 19, 20 y 21 de marzo, por tercera vez en el marco del Festival de Málaga. Este año inauguramos 2 nuevas secciones: NEO SCREENINGS, que ofrecerá proyecciones de nuestro cine más innovador y arriesgado, con especial atención a las nuevas formas de expresión cinematográficas que se están originando en España y, específicamente, a las películas que participan en la sección oficial de Zona Zine del 22 Festival de Málaga. Y por otra parte, MÁLAGA SPANISH WIP, un nuevo espacio que inauguramos para  impulsar la finalización de películas españolas en fase de postproducción y fomentar su difusión y promoción.

Estas dos nuevas actividades se suman a las ya habituales proyecciones para los compradores internacionales, donde podrán visionar las películas españolas más comerciales y de reciente producción —a partir del último cuatrimestre de 2018—, así como las películas españolas seleccionadas en la Sección Oficial del 22 Festival de Málaga. Sin olvidar otro apartado con gran demanda, como es NEXT FROM SPAIN, donde proyectamos trailers de los próximos estrenos. Por cierto, y esto también es muy importante, otra de las novedades de esta edición será una mayor presencia de compradores de países del continente asiático, debido a la gran demanda que tiene el cine español en ese territorio.

Juan Antonio Vigar hablando durante la inauguración de los Spanish Screenings en el Festival de Málaga 2018.

Por su parte, MÁLAGA WORK IN PROGRESS celebrará su segunda edición del 19 al 22 de marzo con un nuevo diseño. Festival de Málaga, en su estrategia de fomentar el desarrollo de contenidos audiovisuales y de nuevas formas de expresión cinematográficas, divide este evento en cuatro secciones, pensadas cada una de ellas a la medida de las necesidades de los filmes participantes y sus realizadores:

La primera es MÁLAGA WIP-LAB, que se propone como un laboratorio de ficción, con asesorías de guionistas, montadores y productores, destinado a futuros filmes de ficción que cuenten con un primer corte de trabajo. Seis títulos de Latinoamérica y España trabajarán intensivamente para encontrar los modos de avanzar en la narrativa, pensar un futuro circuito de exhibición internacional y cerrar la coproducción con fondos y productores europeos.

La segunda es MÁLAGA WIP–DOC, un espacio de trabajo que contempla las particularidades propias del cine de no ficción, que posee sus propio ecosistema tanto en la narrativa como en sus circuitos de producción y distribución, fondos y festivales. Participarán cuatro títulos de España y Latinoamérica.

La tercera, es la ya citada MÁLAGA SPANISH WIP. Aquí contamos con renombrados distribuidores y agentes de ventas, programadores de festivales y fondos, para favorecer la finalización y la distribución internacional. Participarán nueve títulos de nacionalidad española.

Y por último, MÁLAGA LATAM WIP, diseñado para impulsar la finalización de películas latinoamericanas en fase de corte final. Participarán cuatro títulos latinoamericanos.

Muchas novedades que buscan reforzar nuestra apuesta estratégica por la industria.

 

C&T: Y respecto al resto de sus proyectos de Industria, ¿también hay novedades?

J.A.V.: Por supuesto. Con MÁLAGA TALENT, Festival de Málaga pretende desarrollar un campus de formación y networking enfocado a la internalización del audiovisual, la capacitación creativa y las innovaciones digitales, además de establecer conexiones entre ambos continentes, con el fin de que el talento y las relaciones que se establezcan anulen las fronteras. El programa de capacitación incluirá la presencia de destacados profesionales europeos y latinoamericanos. Ellos se encargarán de los aspectos de formación que se incluyen en la nueva estructura del Málaga Talent Campus, que se celebrará del 13 al 23 de marzo. Este evento está impulsado por Antonio Banderas, presidente de honor del Festival de Málaga. Es un campus conformado por 20 jóvenes talentos provenientes de Europa y Latinoamérica que tiene como objetivo estimular a la nueva generación y fomentar vínculos creativos que colaboren en su crecimiento profesional y personal.


“En esta edición habrá una mayor presencia de compradores de países del continente asiático, debido a la gran demanda que tiene el cine español en ese territorio”.


Otro  proyecto estratégico para nosotros es MAFF, MÁLAGA, FUND & COPRODUCTION EVENT, un espacio de Industria que permite a los productores latinoamericanos encontrarse y presentar sus proyectos a los principales fondos internacionales y productores de España y resto de Europa. Este evento, cuya primera convocatoria resultó todo un éxito, se celebrará en su segunda edición del 18 al 22 de marzo. MAFF nació de un esfuerzo colectivo promovido por el Ayuntamiento de Málaga, organizado por Festival de Málaga y en alianza con  CNC – Aide aux cinémas du monde, EAVE, Hubert Bals Fund, Sørfond, World Cinema Fund, Doha Film Institut, Vision Sudest, Film Market Hub, Arab Cinema Center, ICAA , FIPCA, Junta de Andalucía y EGEDA.

En esta nueva edición, un comité de selección formado por expertos del audiovisual, de reconocido prestigio tanto de Europa como de Iberoamérica, han  seleccionado 18 proyectos, a los que se suman proyectos de Chile, Perú, Argentina y Brasil, gracias a  los acuerdos con SANFIC-Santiago Festival Internacional de Cine, DAFO, Instituto de Cine de Perú, INCAA y Brasil Cinemundi.

Por su parte, nuestro foro de coproducción bilateral, LATIN AMERICAN FOCUS, se centrará en Argentina y su cinematografía en el 22 Festival de Málaga. Esta iniciativa nace con la vocación de ser punto de encuentro entre productores latinoamericanos, distribuidores e inversores de España y resto de Europa con el objetivo de fomentar la coproducción de proyectos latinoamericanos destinados al mercado internacional. Latin American Focus ofrecerá a los proyectos de Argentina un encuentro de coproducción útil que ponga foco en la línea editorial de cada uno de los proyectos que participan, con una selección de invitados afines a las producciones que se presentan.

Y finalmente, MÁLAGA DOCS será de nuevo punto de encuentro para el análisis y reflexión en torno al documental, en el que los profesionales más importantes de este género se reúnen para compartir su mirada sobre el cine de no ficción.

Muchas novedades fruto del trabajo ilusionante que hemos desarrollado durante estos últimos meses desde nuestra Área de Industria, encabezada por Annabelle Aramburu.

 

C&T: ¿Y en el festival?

J.A.V.: Siempre le digo a mi equipo que, para que cualquier proyecto cultural gane futuro, debe reformularse continuamente. Bien sea en sus grandes objetivos, como ya hicimos hace dos años con el paso a un festival de cine ‘en español’, como asimismo en sus distintos apartados y secciones. Y por eso, también estamos ahora en el diseño de nuevas actividades que aporten riqueza a nuestra programación y nos hagan ganar público para el audiovisual. De modo especial, aquellas que nos acerquen a un público joven, dispuestos a conectar con nosotros siempre que nuestro mensaje les atraiga y resulte cercano.

Aquí está la clave, en la necesidad de ser proactivos en esta tarea, no esperando a ser descubiertos por lo que somos, sino porque hemos asumido con inteligencia lo que debemos ser. No puedo avanzar demasiado en estas novedades —debo ser fiel a nuestro plan de Comunicación—, aunque en este sentido, puedo adelantar que tendremos una sección que, denominada, MIRA LO QUE VEO, se dirigirá a este público más joven desde la búsqueda de la palabra y el encuentro con personas referenciales para ellos en los distintos campos de la cultura y, especialmente, del cine.

Entrega de premios de la zona de MAFIZ en su primera edición, celebrada el año pasado.

Si esto lo uno a los nombres, todos ellos muy importantes, que recibirán nuestros homenajes —ya hemos hecho público que nuestro premio Málaga será para el actor Javier Gutiérrez—,  a la interesante publicación que estamos preparando sobre el panorama actual del sector audiovisual en España; al homenaje que preparamos para la histórica Semana Internacional de Cine de Autor de Benalmádena, de cuyo nacimiento se cumplen ahora 50 años, y a diversas exposiciones que sorprenderán por su estética y contenido, creo que le voy situando en la senda de una 22 edición muy atractiva en cuanto a novedades.

Aquellas, que unidas a la calidad de nuestra programación, nos están posicionando muy rápido en el sector iberoamericano. Como dato ilustrativo, en estos momentos tenemos acuerdos de colaboración suscritos con 16 países. Sirva todo ello como invitación para todos sus lectores a acompañarnos en Málaga del 15 al 24 de marzo próximo.

 

C&T: ¿Cómo está trabajando el Festival de Málaga en materia de igualdad de género, ya sea en la selección de títulos o en actividades dentro de su programación?

J.A.V.: Me alegra que me hagan esta pregunta, porque hay eventos que estamos trabajando desde hace mucho tiempo en este tema, trascendental para el avance social, y conviene recordarlo a quienes hoy parecen creer que partimos de cero. Festival de Málaga lleva 11 años desarrollando una sección titulada ‘Afirmando los derechos de la mujer’, organizada junto al Área de Igualdad del ayuntamiento de la ciudad y bajo coordinación de Mabel Lozano.


“El festival tendrá una sección denominada MIRA LO QUE VEO que se dirigirá específicamente al público más joven”.


En esta sección hemos venido divulgando un cine hecho por mujeres, denunciando injusticias sociales en cuanto a igualdad de género y constatando la necesidad de asumir compromisos en este tema tanto en el cine como en la propia sociedad. Nos sentimos muy orgullosos del trabajo realizado y expreso nuestra voluntad de seguir avanzando en esta necesaria igualdad de géneros en el audiovisual y la cultura.

Pero este no es solo un compromiso limitado a una sección dentro del Festival, sino que, como prueba material de nuestra intención y voluntad, en nuestra pasada edición, de las 166 películas seleccionadas para nuestras diferentes secciones oficiales a competición, 61 de ellas estaban dirigidas por mujeres, lo que significa un 37% de nuestra programación oficial. Y aún más significativo resulta que de los 17 largometrajes documentales a concurso, 11 estuvieran dirigidos por mujeres, un 65%.

También quiero recordar que en nuestro jurado oficial, formado por cinco personas, cuatro eran mujeres, así como que nuestras presentadoras de las Galas de Inauguración y Clausura fueron todas mujeres. En fin, creo que los datos confirman la intención, al tiempo que le expreso nuestra voluntad de continuidad en este aspecto. Y con toda esta información, a nadie le quedará ninguna duda de que Festival de Málaga tiene un compromiso ya antiguo y permanente con la igualdad de género.

 

C&T:  ¿Volveremos a ver series en el certamen?

J.A.V.: Por supuesto que sí. Prácticamente todos estamos de acuerdo en que las fronteras y formatos dentro del audiovisual son cada vez más difusos y que tenemos que pensar en un público que demanda productos audiovisuales de calidad, sin prejuicios iniciales sobre el formato y canal por donde los recibe. En estos momentos, el cine se refleja en las series en cuanto a construcción de historias y trabajo técnico y actoral —la permeabilidad profesional en cuanto a intérpretes y técnicos es prácticamente total entre ambos formatos—, mientras que las series se nutren de la narrativa tradicional cinematográfica en el planteamiento y desarrollo de sus historias, adaptándola lógicamente a los tiempos y dinámica televisivos. Sin olvidar que los productores de cine iberoamericano transitan con naturalidad de uno a otro formato a la búsqueda de nuevos nichos de negocio y desde la convicción, ya asumida, de que el sector se fortalece y enriquece con este planteamiento.

Mesa redonda organizada el año pasado por CIMA. Una muestra más del compromiso del certamen con la igualdad de género.

Por lo tanto, y contrariamente a posiciones que buscan un antagonismo entre cine y series, en el Festival de Málaga creemos en la necesaria armonía entre ambos que permita, sumando, multiplicar su capacidad de captación de públicos, así como en la necesidad de seguir desarrollando esta convivencia, no como una cuestión debatible sino como una certeza que ya deberíamos tener asumida. En este sentido, venimos celebrando desde hace ya cinco años un evento dedicado a la cultura televisiva, SCREEN TV, en el que precisamente queremos profundizar con la ayuda de expertos y los propios canales y plataformas de televisión en este nuevo territorio en el que, más que mundos aparte, cine y series son una misma realidad expresada desde diferentes artificios.


“Estamos trabajando desde hace mucho tiempo en la igualdad de género, algo trascendental para el avance social. Festival de Málaga lleva 11 años desarrollando una sección titulada ‘Afirmando los derechos de la mujer’”.


Y por supuesto, si un festival es un espacio para la muestra y conocimiento de lo mejor que se produce en el audiovisual, en el Festival de Málaga habrá series en nuestra programación, aunque no puedo avanzar cuáles hasta que hagamos nuestra presentación oficial de contenidos a principios de marzo.

 

C&T:  En este sentido, la relación entre los festivales y las plataformas VOD no siempre es amistosa y en el cine español cada vez hay más producciones realizadas por estas compañías. ¿Cómo lo enfocáis en Málaga? ¿Vais a incluir títulos a competición de estas plataformas?

J.A.V.: Sobre este tema diría que, si gran parte del sector y, especialmente los productores de cine, ya han asumido esta nueva realidad abordando coproducciones y trabajos en común con estas plataformas para ampliar la oferta, mejorar su calidad, ganar en diversidad, fortalecer la industria y, en definitiva, avanzar como sector, también cabe pedir este mismo esfuerzo de reflexión al sector de la exhibición y, por supuesto, a los festivales.

El reciente ejemplo de Roma de Alfonso Cuarón ha sido muy revelador para nosotros, que también somos exhibidores, ya que contamos en nuestra estructura con un cine de cuatro salas, el Albéniz, uno de los contados cines en los que se ha exhibido la película en España. Y esta experiencia nos ha demostrado que la convivencia entre ventanas, incluso en coexistencia temporal, lejos de mermar los resultados de público y taquilla, ha permitido sumar —de nuevo, mi idea de que desde la suma de voluntades y esfuerzos conseguimos multiplicar los resultados—, ya que la calidad de los productos se termina imponiendo sobre cualquier otra cuestión, incluida la relativa a los canales de exhibición. Y no es el primer ni único caso.

Presentación del cartel en la edición de 2019.

Por lo tanto, quizás tenemos que pensar en no controlar tanto los impactos en el público para que sea este quien tome sus propias decisiones. Esto nos lleva al concepto de un público consciente de su compra más que aquel sujeto a nuestros criterios de venta. En definitiva, un público más maduro, con mayor capacidad de elección y acción, y con un sector más atento y reactivo ante estas demandas. Tan solo la expresión de lo que, a nivel personal y social, en cuanto a cultura y progreso, reclama este nuevo tiempo que, por si alguno lo ha olvidado, ya nos situó hace casi dos décadas en el siglo XXI.


“Hemos crecido un 17% de promedio en el número total de inscripciones, con casi 2.400 títulos. este crecimiento se ha producido en todas las secciones oficiales, con cifras que en algunos casos llegan casi al 30%”.


Con estas reflexiones la respuesta resulta obvia. Sí habrá títulos a competición producidos por estas plataformas, porque también son parte esencial del sector, son empresas productoras y coproductoras muy eficientes que alcanzan a ofrecer un cine de notable calidad. Y si los festivales estamos para ganar público para el sector y nuestro público asume esta presencia con total naturalidad, nosotros debemos evolucionar para ganar en esa misma madurez de conceptos y eficiencia en el cumplimientos de nuestros objetivos.

 

C&T:  ¿Cuántos títulos se han presentado al certamen?

J.A.V.: Lo cierto es que estamos realmente muy satisfechos de los resultados de este año en cuanto a inscripciones. No solo por el amplio crecimiento de audiovisuales inscritos, sino por lo que supone de refrendo a nuestra nueva identidad como Festival, centrado ahora en el cine ‘en español’, en el audiovisual iberoamericano, donde hemos ganado rápido prestigio y gran posicionamiento. Aunque las cifras definitivas las daremos en breve, en nuestra presentación de contenidos, adelanto que hemos crecido un 17% de promedio en el número total de inscripciones, con casi 2.400 títulos.

Reuniones en la zona de industria del MAFIZ en 2018.

Y que este crecimiento se ha producido en todas las secciones oficiales, con cifras que en algunos casos llegan casi al 30%, como ocurre con la sección a la que antes me refería, ‘Afirmando los derechos de la mujer’, que ha recibido un total de 67 largometrajes y 346 cortometrajes procedentes de un total de 19 países. Un dato, de nuevo significativo, sobre nuestro esfuerzo por la igualdad de género en el audiovisual.

En definitiva, muy satisfechos por esta evolución que nos habla de que el Festival de Málaga es un evento útil en sus objetivos, coherente en sus estrategias y eficiente en sus resultados.