El publicista y presentador está de moda esta semana en el segundo canal de Mediaset España; tras el estreno el pasado martes 8 de enero de Todo es mentira, el domingo llega la octava temporada del espacio de entrevistas que se llevan a cabo sobre el ya famoso  sofá. Los primeros invitados: Jesús Vázquez y Lydia Bosch.

La octava temporada de Chester aterriza el próximo domingo en Cuatro a las 21:30 horas en una edición que rinde homenaje a grandes carreras televisivas.

Después de más de una década enemistados, Risto Mejide y Jesús Vázquez, dos de los presentadores más emblemáticos de Mediaset España, volvían a coincidir en un plató. El pasado año Factor X les instaba a dejar atrás todas las diferencias que afloraron entre ellos en Operación Triunfo. Tras su reconciliación, Risto y Jesús volverán a sentarse frente a frente este domingo en el programa que Cuatro produce  en colaboración con La Fábrica de la Tele. Los dos hablarán largo y tendido de lo que sucedió y de cómo han pasado página.

Chester, además, servirá para conocer más a fondo a Jesús Vázquez, uno de los hombres más famosos de España gracias a su trabajo prácticamente ininterrumpido durante los últimos 30 años en televisión, desde sus inicios en La quinta marcha de Telecinco al inminente Bake Off España de Cuatro. Sus primeros pasos en el medio, sus años más controvertidos, el anuncio familiar y profesional de su homosexualidad, sus parejas e idilios sentimentales… todos los temas saldrán a colación en una charla que servirá para unir más a estos dos presentadores.

Además de Vázquez, Risto Mejide sentará en Chester a Lydia Bosh, icono de los 90 gracias a su trabajo en programas y series como Motivos personales, El gran juego de la Oca o la mítica Médico de familia. Su rostro está ligado a la pequeña pantalla para varias generaciones de espectadores. Poco dada a conceder entrevistas, se sienta con Risto “con miedo” pero dispuesta “a decir la verdad siempre” sobre la vorágine y el éxito, sobre las mujeres y el envejecer en una industria como la del espectáculo y sobre el ostracismo autoimpuesto. “Mi miedo principal es el de sentirme pequeña, no dar la talla (…) tengo mucho que mejorar y estoy en ello”.