Del mismo modo, la compañía española  líder en prestación de servicios profesionales de auditoría, asesoramiento legal, consultoría y corporate, planea entrar en Luxemburgo y Austria en los próximos meses.

La operación es el resultado de la integración en Auren de la firma de Israel, Angel & Angel, fundada hace más de 35 años, y especializada en auditoría y asesoría fiscal y legal, y consultoría. Las oficinas se sitúan en las ciudades de Tel Aviv y Jerusalén y aportarán a la firma 30 profesionales, más de 300 clientes, y cinco nuevos socios, dos de los cuales, Ofir Angel y Yaniv Angel, serán socios directores. Las nuevas oficinas de Auren en Israel prestarán servicios de auditoría, asesoría fiscal, consultoría, corporate y asesoría legal.

“En los últimos años, Israel se ha convertido en un lugar estratégico para muchas empresas, gracias a su emprendimiento innovador y a su tecnología pionera, con oportunidades de alianzas que facilitan el desarrollo de proyectos de alto valor añadido.”, ha explicado Antoni Gómez Valverde, presidente de Auren internacional. “Con la incorporación de Israel, fortalecemos nuestra presencia internacional, confirmando así nuestra experiencia en negocios globales”, añadió Gómez

La apertura de estas nuevas oficinas supone un paso más en los planes de expansión internacional de Auren, que se prepara para abrir oficinas en países como Luxemburgo o Austria en los próximos meses. Actualmente, Auren cuenta con más de 53 oficinas en todo el mundo, de las que 28 se encuentran en Europa, en países como Alemania, Holanda o Portugal, entre otros.

Auren pertenece al selectivo y exigente “Forum of Firms” (Foro de Firmas), del Transnational Audit Committee de la International Federation of Accountants,  la asociación más prestigiosa a nivel mundial, que incluye a las 27 firmas más importantes del mundo.

Auren dispone de 700 empleados en sus 15 oficinas de España, más de 1.500 en todo el mundo y 36 oficinas permanentes en el extranjero, además de la cobertura global en más de 60 países que ofrece gracias a su pertenencia a ANTEA, la Alianza de Firmas Independientes que Auren impulsó en 2008. El año pasado la firma de servicios profesionales facturó 52,4 millones de euros.