El director y guionista de AzulOscuroCasiNegro, Primos, Gordos y La gran familia española regresa al cine con esta producción de Atípica Films para Netflix.

Diecisiete es el nuevo proyecto cinematográfico que aborda Daniel Sánchez Arévalo, tras una etapa de cinco años durante la cual ha publicado su exitosa primera novela, La Isla de Alice (finalista del Premio Planeta 2015 y que se editará en los próximos meses en Estados Unidos).

Nacho Sánchez y Biel Montoro son los protagonistas de la cinta, rodada en su práctica totalidad en escenarios naturales en Cantabria. Se trata de la nueva película original española de Netflix y está producida por Atípica Films de la mano de José Antonio Félez.

“Decidí que la mejor manera de avanzar era dando un paso atrás. Descubrí mi necesidad de volver a los orígenes, al punto de partida, pero con el bagaje y la experiencia que acumulo. Las cosas pequeñas, que son las que me interesan. Esas pequeñas grandes historias cotidianas. Y ahí fue donde encontré una conexión muy íntima con esta historia de perros abandonados, a los que les falta una pata emocional, y con la imperiosa necesidad de ser adoptados, de encontrar su sitio en el mundo.” ha comentado el director.

El anuncio de la nueva producción original de la plataforma llega pocos días después de que Netflix anunciase el rodaje de ¿A quién te llevarías a una isla desierta?, dirigida por Jota Linares y producida por Beatriz Bodegas de La Canica Films.

¿De qué va Diecisiete? Héctor (17) lleva dos años interno en un centro de menores. Insociable y poco comunicativo, apenas se relaciona con nada ni nadie hasta que se anima a participar en una terapia de reinserción con perros y conoce a una perra tan apocada y esquiva como él.

A lo largo de la sesión semanal en el centro, Héctor y su perra, a la que llama Oveja, establecen un vínculo indisoluble. Por eso cuando meses después, Oveja no aparece porque por fin ha sido adoptada, Héctor, lejos de alegrarse, se muestra incapaz de aceptar esta circunstancia; y a pesar de que le quedan menos de dos meses para cumplir su internamiento, decide escaparse para ir en busca de su perra.

El centro se pone en contacto con su hermano Ismael (26), su tutor legal, que encuentra a Héctor escondido en la residencia de ancianos de su abuela Cuca. Trata de arrastrarle de vuelta al centro, pero Héctor se niega, nada le va a parar hasta que dé con su perra.

Ismael se ve obligado a acompañarle en esta quijotesca odisea, para asegurarse de que no se meta en líos, porque Héctor está a dos días de cumplir los 18 años y a partir de entonces, cualquier delito que cometa no le enviará de vuelta al centro, sino directo a la cárcel.