Los eurodiputados han aprobado hoy miércoles con 438 votos a favor, 226 en contra y 39 abstenciones la propuesta, que el pasado mes de julio fue rechazada por 40 votos. El nuevo texto, que ahora deberá afrontar un nuevo proceso de negociaciones, realiza algunos ajustes importantes al proyecto.

Sesión plenaria en el Parlamento Europeo de Estrasburgo donde se ha votado la Directiva del Copyright (Foto: Genevieve Engel / Parlamento Europeo).

El Parlamento Europeo ha aprobado la reforma de la Directiva de derechos de autor para adaptarlos al mercado único digital, una decisión que ya celebran las entidades de gestión de derechos y lamentan los gigantes de Internet.

Muchos de los cambios del Parlamento a la propuesta original de la Comisión Europea apuntaban a garantizar que músicos, artistas, editores de noticias y periodistas o autores audiovisuales en general reciban una remuneración justa y proporcionada, cuando sus obras sean compartidas en plataformas como YouTube o Facebook y agregadores de noticias como Google News.

Tras la votación, el eurodiputado popular Axel Voss ha celebrado el resultado destacando que “a pesar de la fuerte campaña de los gigantes de Internet, ahora hay una mayoría que respalda la necesidad de proteger el principio de pago justo para los creativos europeos”.

La votación ha sido larga, ya que incluía 200 enmiendas a la directiva, pero los dos artículos más polémicos, el 11 y el 13, han sido aceptados. El artículo 11 reconoce el derecho legal de editores de prensa a reclamar a las plataformas digitales compensaciones por compartir fragmentos de sus contenidos informativos. Por su parte, el artículo 13 obligaría a plataformas tipo YouTube, Google o Facebook, a controlar que los  que compartan sus usuarios no infrinjan los derechos de autor, implementando medidas como filtros previos.

Intellectual property and digital copyright laws conceptual illustration with copyright symbol and icon on a red computer keyboard button.

Al mismo tiempo, en un intento de alentar a las nuevas empresas y a la innovación, el texto ahora exime a las plataformas pequeñas de la Directiva.

Asimismo, se incluyen disposiciones para garantizar que la ley de derechos de autor se respete online sin obstaculizar injustamente la libertad de expresión que ha llegado a definir Internet.

Se excluye del requisito de cumplir con las normas de derechos de autor a enciclopedias online no comerciales, como Wikipedia, o a plataformas de software de código abierto, como GitHub.

 

Mayores derechos de negociación para autores e intérpretes

El texto del Parlamento también refuerza los derechos de negociación de los autores y artistas intérpretes o ejecutantes, permitiéndoles “reclamar” una remuneración adicional a la parte que explota sus derechos cuando la remuneración acordada originalmente es “desproporcionadamente” baja en comparación con los beneficios derivados.

Además, señala que estos beneficios deberían incluir “ingresos indirectos”. También autorizaría a los autores y artistas intérpretes o ejecutantes a revocar o rescindir la exclusividad de una licencia de explotación para su trabajo si se considera que la parte que ostenta los derechos de explotación no ejerce este derecho.

 

El sector de la creación audiovisual está de enhorabuena

Diversas asociaciones y entidades han mostrado su satisfacción con la adopción de mejoras relevantes en lo que se refiere a una justa remuneración para los autores en la explotación de sus trabajos, incluido el universo online. No obstante, insisten en que todavía hace falta que el nuevo proceso de los trílogos (negociaciones entre Parlamento, Comisión y Consejo) confirme esta provisión, de forma que el apoyo a los creadores en la era digital se haga efectivo.

“A pesar de una campaña muy agresiva contra la Directiva de Copyright propuesta, los miembros del Parlamento Europeo han votado a favor de los autores y del reconocimiento de la necesidad de que sean remunerados, independientemente de quién explote su obra. Esto es un gran paso adelante  que tendrá que ser consolidado e incluso mejorado”, indica Cécile Despringre, directora ejecutiva de SAA (Society of Audiovisual Authors).

La directora ejecutiva de FERA (Federation of European Film Directors), Pauline Durand-Vialle, recuerda el porqué de sus reclamaciones: “El trabajo de los guionistas y directores europeos está entorpecido hoy día por unos ingresos bajos e inestables”. En ese sentido, destaca que “el Parlamento Europeo ha ejercido su poder de manera adecuada para revertir esta tendencia y poner los primeros ladrillos para construir una creación europea audiovisual sostenible y de futuro”.

“La decisión de hoy del Parlamento Europeo permitirá finalmente a los guionistas y directores poder beneficiarse de la creciente explotación bajo demanda de sus trabajos”, declara David Kavanagh, director ejecutivo de FSE (Federation of Screenwriters in Europe).