Como adelantamos ayer en nuestra noticia sobre la toma de posesión en el cargo de directora general del ICAA por parte de Beatriz Navas, hoy el BOE publica la Orden Ministerial por la que se establecen las bases reguladoras de las ayudas previstas en la Ley del Cine, sustituyendo a la vigente Orden de 2015. Entre las novedades, destaca el fomento del documental y las coproducciones iberoamericanas, una línea específica para proyectos experimentales, criterios de valoración para el fomento de la igualdad de género, la inclusión de las medidas contra la piratería como gasto subvencionable en distribución, y ayudas para la conservación del patrimonio cinematográfico.

El ministro de Cultura José Guirao, durante la toma de posesión de Beatriz Navas como directora general del ICAA.

A partir de las reuniones en estos últimos años con los agentes del sector, que han transmitido sus demandas para mejorar la regulación vigente (Orden ECD/2796/2015, aprobada tras la publicación del Real Decreto-ley 6/2015, de 14 de mayo), el ICAA ha elaborado un nuevo desarrollo por el que se modifica la Ley 55/2007.

El nuevo texto introduce mejoras y novedades en la mayoría de las ayudas para conformar sistema de ayudas más armonizado y adaptado a las necesidades del sector.

El capítulo II, que se refiere a las bases reguladoras comunes a todas las ayudas, plantea mejoras en la clarificación de la documentación general que deben presentar los solicitantes, en el establecimiento de una nueva manera de difundir la financiación del Gobierno de España y en la inclusión del sello ‘Cine Español’ como una nueva obligación para los beneficiarios de las ayudas.

En el capítulo III para las ayudas generales y selectivas para la producción de largometrajes sobre proyecto, hay una nueva redacción a los criterios de culturalidad que deben cumplirse como requisito necesario para el acceso a las ayudas y, además, se equipara la valoración del carácter cultural de los proyectos en ambas modalidades de ayudas.

En el centro de la imagen, José Guirao y Beatriz Navas, los nuevos pilares de la política cinematográfica en España.

Hay que subrayar como novedad que hay un número máximo de procedimientos selectivos a los que puede concurrir un proyecto, y, aún más importante, se establece la posibilidad de que en las convocatorias se limite el número máximo de ayudas que cada productora puede obtener en un ejercicio. El objetivo es fomentar un mejor reparto de las subvenciones.

En las ayudas generales, destaca como novedad el fomento de los largometrajes de carácter documental y de las coproducciones internacionales con países iberoamericanos, al rebajar el coste mínimo exigido para acceder a estas ayudas. También se suavizan ciertos requisitos relativos a la financiación garantizada que debe tener el proyecto y se flexibilizan otros de los requisitos de acceso a la misma.

También se establece que, cuando sean varias las empresas productoras, únicamente podrán resultar beneficiarias las que ejecuten el gasto y exclusivamente en el porcentaje de su ejecución. Asimismo, se aclara y sistematiza la figura del productor-gestor.

Por otra parte, se aumenta la puntuación total mínima necesaria para poder acceder a las ayudas, que pasa de 35 puntos a 50. No obstante, se aumenta el porcentaje de la ayuda a percibir en función de lo solicitado, permitiendo que cómo mínimo se pueda acceder al 75% de la ayuda solicitada.

En relación a las ayudas selectivas, existe una nueva línea específica para proyectos de carácter experimental, con particularidades propias.

En la toma de posesión de Beatriz Navas se adelantó ya que hoy se publicaría en el BOE la nueva Orden Ministerial.

Otras novedades en las ayudas selectivas consisten en facilitar el acceso a los proyectos de animación, para los que se aumenta el límite del coste máximo permitido; y a determinadas coproducciones internacionales con participación española mayoritaria y director español de reconocido prestigio, en cuyo caso no se aplica dicho límite.

Para las ayudas generales se aumenta el porcentaje de financiación mínima garantizada exigido para el acceso a las ayudas, si bien se matizan los requisitos de los contratos y aportaciones computables al efecto. Las obligaciones relativas al estreno en salas de exhibición se reducen para el caso de documentales y empleo de lenguas cooficiales distintas del castellano.

Los criterios de valoración también muestran ciertas modificaciones. Se valora específicamente la trayectoria de los directores de los proyectos, en cuanto a su participación en festivales o en la obtención de premios, para lo cual se amplía sustancialmente el listado de los festivales, premios y honores puntuables. En el caso de las ayudas generales, además se tiene en cuenta a los directores noveles, que también pueden obtener puntuación.

En cuanto al fomento de la igualdad de género, se modifican los criterios de valoración de todas las ayudas a la producción, incluyendo las ayudas a cortometrajes, de tal manera que, además de otorgar puntuación a la dirección, al guion y a la producción ejecutiva desempeñada por mujeres, se puntúa por contar con, al menos, un 40% de mujeres en los puestos de dirección de 10 de las categorías más relevantes en la producción de una película.

En el ámbito de las ayudas a la distribución, además de algún ajuste en las puntuaciones otorgadas, cabe reseñar como novedad la inclusión como gasto subvencionable de las medidas adoptadas contra la piratería, refiriéndose a sistemas de prevención y protección contra accesos y descargas ilegales o no autorizados, seguimiento y vigilancia en redes sociales, etc.

La inclusión en la orden de las ayudas para la conservación del patrimonio cinematográfico es otro de los elementos de interés, así como las ayudas a proyectos culturales y de formación no reglada.

Puedes consultar de forma completa la nueva Orden Ministerial aquí.