Las cadenas continúan fijando sus programas clave de la noche en un horario cada vez más tardío, lo cual genera el descontento de los consumidores.

Un espectador ve la televisión

La Asociación de Consumidores de Medios Audiovisuales de Cataluña afianza su compromiso para impulsar una racionalización de los horarios televisivos que ayude a la conciliación laboral y educativa de las familias. No sólo los espectadores piden un horario más adecuado, sino que muchos profesionales de las cadenas también son conscientes y han hecho una autocrítica (ver material gráfico al final)!

A modo de síntesis, la Presidenta de la Asociación Anna Plans, expuso que “tal como los últimos estudios y tendencias indican, en medio del cambio tecnológico, las pantallas nos roban un tiempo muy valioso que podríamos dedicar a los amigos, la familia, la capacitación, el deporte o el descanso. Desde la Asociación no promovemos una fuga de la tecnología sino una conciencia social que permita a los consumidores conseguir un mejor uso, ecológico y sano”.

Si el año pasado, a raíz del informe sobre el prime time en España presentado por la Asociación, ya quedaba patente el hándicap que supone para los españoles nuestra programación televisiva, este año la mayor parte de las cadenas han reforzado sus estrategias comerciales para atrasar el prime time.

En busca del tiempo de oro, Telecinco empieza hasta 10 minutos más tarde su telediario, consiguiendo así conservar la audiencia de Pasapalabra. Además, la franja de acces prime time se ha consolidado tanto en las cadenas privadas como en las públicas. Todas mantienen como hora teórica de inicio de sus programes estrella las 22.40 h. pero, en la práctica, a menudo se atrasa mediante cortes publicitarios y resúmenes previos hasta las 23 h.

A pesar de que en 2015 RTVE se postuló como cadena pionera al avanzar su prime time, esta iniciativa ya está más que olvidada. El resto de televisiones hicieron caso omiso del ejemplo de la pública y TVE sufrió una caída histórica de audiencias.

Hoy por hoy, y con la voluntad del gobierno catalán de conseguir el Objetivo 2025 asumido a través del Pacto por la Reforma Horaria, aplicar la reforma en el ámbito televisivo sigue siendo un compromiso voluntario por parte de las emisoras. Por este motivo, desde la Asociación se ha iniciado una campaña en osoigo.com para conseguir una respuesta de las autoridades. Sólo si todos los medios se ven obligados por ley a cumplir unos horarios conciliadores, se conseguirá un cambio positivo que favorezca el tiempo de los consumidores y permita a todas las cadenas competir en igualdad de condiciones.

Otro de los aspectos en los que se hizo especial énfasis fue en el peligro que supone el consumo abusivo de las pantallas para el tiempo de ocio y el descanso familiar y personal. “El mejor momento del día es poder hablar con tus hijos mientras cenas con las pantallas apagadas. Las pantallas no pueden ni deben sustituir la vida offline”, fue la conclusión.