El español Basilio Martín Patino y el argentino Fernando Birri serán los protagonistas de sendos ciclos en la 21ª edición del Festival de Málaga, que se celebra del 13 al 22 de abril. Las proyecciones se acompañan con la publicación del libro Birri/Patino. Estrategias frente a lo real, editado por la editorial Pálido Fuego y escrito por Pablo Piedras y Carlos F. Heredero.

Basilio Martín Patino

Hace escasas fechas, conocimos que el certamen malagueño le va a dedicar el Premio Retrospectiva a J.A. Bayona y que le entregará a Rodrigo Sorogoyen el Premio Málaga Talent (Eloy de la Iglesia).

Ahora, la organización del Festival de Málaga ha dado a conocer los dos ciclos retrospectivos de esta edición. La programación posibilitará que se puedan ver tres películas de Fernando Birri: Tire dié (1958), Los inundados (1962) y Un señor muy viejo con unas alas enormes (1988).

En el caso de Basilio Martín Patino, Málaga pondrá cinco títulos en pantalla grande: Nueve cartas a Berta (1966), Canciones para después de una guerra (1971), Madrid (1987), Ojos verdes (1996) y Libre te quiero (2012).

Fernando Birri nació en Santa Fe (Argentina) y fue un utópico andante. El legado de Fernando Birri trasciende su obra fílmica: una veintena de trabajos realizados a lo largo de más de cincuenta años. Creó Instituto de Cinematografía en el marco de la Universidad Nacional del Litoral (1956) — más tarde conocido como Escuela Documental de Santa Fe—, un proyecto educativo que es una pieza clave e imprescindible para caracterizar los inicios de aquel movimiento de índole continental denominado Nuevo Cine Latinoamericano.

Fernando Birri

Las primeras obras de Birri dan cuenta de los diálogos entre diversas tradiciones del documental y de la ficción orientadas a retratar a las clases populares. La filmografía de Birri muestra las búsquedas y contradicciones de un artista inquieto, que intentó entablar un diálogo con las neovanguardias, el cine experimental y la psicodelia, y exploró las arenas movedizas del realismo mágico.

Basilio Martín Patino nació en Salamanca (España) y en casi medio siglo de filmografía recorrió un itinerario sembrado de sucesivas indagaciones en la memoria individual y colectiva de España. Inconformista y heterodoxo desde sus comienzos como activista de cine-club hasta sus últimos días, Patino contribuyó de manera decisiva a la disidencia crítica frente al cine oficial del franquismo.

También impulsó, con vibrante energía modernista, al entonces incipiente Nuevo Cine Español.  Su obra entera refleja un sinfín de voces, ecos y retornos, articulando sucesivas capas y planos en un trabajo de investigación y de búsqueda personal.