Los europeos podrán pronto utilizar sus suscripciones online a plataformas audiovisuales cuando viajen temporalmente dentro de la UE, de acuerdo al acuerdo alcanzado ayer por representantes del Parlamento Europeo, los Estados Miembros y la Comisión Europea. Se trata del primer acuerdo relacionado con la modernización de la regulación de copyright en la Unión Europea dentro del plan estratégico del Mercado Único Digital. El Parlamento también aprobó la supresión de obstáculos a las compras por internet transfronterizas pero han quedado excluidos los contenidos protegidos por derechos de autor.

Imagen de una sesión plenaria del Parlamento Europeo en Bruselas.

La nueva regulación de portabilidad busca satisfacer una demanda de los ciudadanos europeos. Según datos de una encuesta de 2015, uno de cada tres europeos quería disponer de portabilidad transfronteriza. Para los jóvenes entre 15 y 39 años esto es aún más importante, puesto que la mitad de ellos piensa que poder acceder a sus servicios mientras viajan es un aspecto importante.

La futura normativa permitirá a los consumidores acceder a sus contenidos online cuando viajan por la Unión Europea de la misma manera que cuando acceden desde casa. De este modo, por ejemplo, un ciudadano francés que está suscrito a servicios de películas y series en Canal+, podrá acceder a ellos si está de vacaciones en Croacia o de viaje de negocios en Dinamarca.

“El acuerdo de hoy traerá beneficios concretos a los europeos. Es un paso importante para romper barreras en el Mercado Único Digital. Se necesitan acuerdos para modernizar el copyright de la Unión Europea para asegurarnos de tener un acceso más amplio a los contenidos”, señala Andrus Ansip, vicepresidente a cargo del Mercado Único Digital.

“Abre nuevas puertas a los ciudadanos mientras que, al mismo tiempo, se protege a los creadores y a quienes invierten en la producción de contenido cultural o deportivo. Esta solución equilibrada es un signo que nos anima a construir un Mercado Único Digital que ofrezca nuevas oportunidades a los creadores y los consumidores”, comenta Tibor Navracsics, comisionado a cargo de Educación, Cultura, Juventud y Deporte.

Los proveedores de los servicios online (Netflix, Spotify, etc.) verificarán el país de residencia del suscriptor mediante medios como detalles de pago, la existencia de un contrato de Internet o comprobando la dirección IP. Todas las plataformas que ofrezcan contenidos de pago tendrán que seguir las nuevas normas. Aquellos servicios que no son de pago, como televisiones públicas, tendrán la posibilidad de decidir si ofrecer portabilidad a sus suscriptores.

El texto aprobado debe ser ahora ratificado formalmente por el Consejo de la Unión Europea y el Parlamento Europeo. Una vez adoptado, el reglamento será aplicable en todos los Estados Miembros a principios de 2018, otorgando un período de 9 meses para prepararse y poner en marcha la normativa.

Puedes consultar la propuesta de reglamento para las nuevas normas de portabilidad en la Unión Europea aquí.

 

Compras transfronterizas y derechos de autor

Las nuevas normas que el Parlamento aprobó el martes prohibirán el bloqueo geográfico injustificado y permitirán a los consumidores elegir desde qué página desean realizar la compra, sin ser redirigidos a otra web o incluso bloqueados debido a su nacionalidad, lugar de residencia o localización.

Esto incluye entradas a espectáculos y parques de ocio, las estancias hoteleras y el alquiler de vehículos, pero quedan excluidos todos aquellos protegidos por derechos de autor, como servicios audiovisuales, libros electrónicos, música o videojuegos.

No obstante, el equipo negociador del Parlamento introdujo una cláusula de revisión que obliga a la Comisión Europea a evaluar en el plazo de dos años si la prohibición del bloqueo geográfico debe extenderse también a estos contenidos.

Los vendedores deberán tratar a los clientes de otro país europeo igual que a los locales, ofreciéndoles el mismo precio. El 63% de las webs encuestadas no permite compras desde otro país de la UE