Cine &Tele Online inicia con este informe una serie de reportajes sobre las ayudas que recibe en Europa, el conjunto de la industria audiovisual de sus distintos países. Estos informes han sido elaborados por José Mª Otero, Licenciado en Derecho y Doctor en Ciencias de la Información.

Crítico, guionista, productor y autor de varios libros sobre temas audiovisuales, Otero ha desempeñado, entre otros cargos, Director General del ICAA, Director de Producción de TVE o Secretario General y Director Comercial de RTVE.

José Mª Otero

Desgravaciones, Fond de soutien, ayudas automáticas, avance sur recettes,  ayudas automáticas a distribución, a exportación y al conjunto de la industria del cine y del audiovisual.

El CNC (Centre National de la Cinematographie)  desde su creación en 1946 se dedica a promover y ayudar a la industria del cine y ahora también del audiovisual. La piedra angular de su política son los Fondos de ayuda (Fonds de soutien) y, con una importancia cada vez mayor, las desgravaciones a la inversión en producción. El objetivo principal es captar inversores y promover que los productores inviertan las subvenciones en nuevas películas.

Sonaron las alarmas con un descenso continuo del número de películas producidas: 270 en 2013 y 258 en 2014, de las que 177 fueron mayoritarias francesas.  La inversión había decrecido también, entre 2012 y 2014, un 22,7% y el presupuesto medio de una película pasó de 5 millones de euros a 4,09 millones, situándose 61 de las 177 películas de 2013, en un coste de 2 a 4 millones de euros.  Y si en 2012 hubo diez películas de un presupuesto superior a los 15 millones de euros, en 2013 fueron siete y tan solo tres superaron este presupuesto en 2014. Las medidas que se tomaron, aumentando las desgravaciones y ampliando el Fondo de ayudas con tasas a los nuevos servicios de televisión, empezaron a dar resultados: en 2016 se produjeron 283 largometrajes de los que 221 fueron de producción mayoritaria francesa. El presupuesto medio de un largometraje se elevó a 5,47 millones de euros y el número de espectadores fue de 210 millones, similar a 2014.

POLÍTICA DE DESGRAVACIONES

Existía la desgravación fiscal del 30% para las películas de un presupuesto inferior a 4 millones de eurosse amplió a todas las películas de un presupuesto inferior a los 7 millones de euros. La mayor parte del buen cine francés se encuentra en esta franja presupuestaria. También a las películas extranjeras rodadas en Francia se subió la desgravación del 20 al 30%. Así mismo para fomentar las películas de animación se elevó la desgravación a la inversión en las mismas del 20 al 25%.

FONDO DE PROTECCIÓN (FOND DE SOUTIEN

Su dotación para 2017 es de 671 millones de euros  alimentado por una tasa (TSA) del 11% sobre los ingresos de la explotación de las películas en salas de cine (se incorpora al precio de la entrada); una tasa (TST) del 5,5%  que grava los ingresos publicitarios obtenidos por los servicios de televisión privada y sobre los ingresos publicitarios y de abonados de las públicas, generalistas que emiten en abierto; una tasa (TSTD) del 4,5% sobre ingresos de  canales de auto distribución, como Canal +, televisiones de cable y satélite, digital terrestre y operadores de telefonía de móviles; una tasa del 4% sobre los ingresos de las plataformas de Internet difusoras de películas (video on demand) y sobre los ingresos de la venta de vídeos y el 2% para los ingresos por alquiler. También se ingresa en el Fondo el importe de las sanciones a películas pornográficas o que inciten a la violencia.

 

 

SUBVENCIÓN AUTOMÁTICA PARA LA REINVERSIÓN EN NUEVAS PRODUCCIONES

Es el mecanismo básico de ayudas a la producción de largometrajes de ficción, animación y documentales, nacionales y coproducciones internacionales. El derecho a la subvención se adquiere por el agrément (autorización o aprobación) que se solicita al CNC y se obtiene antes del rodaje y que se vuelve a pedir al CNC una vez terminada la película. Se concede siempre que la película cumpla unos amplios y normales requisitos establecidos en unos baremos, que van desde la experiencia del productor, estudios de rodaje utilizados o participación de personas o elementos europeos. La subvención se genera durante cinco años. El productor dispondrá de una cuenta (compte de soutien), en el CNC en la que la cantidad de la subvención se anota y que se abonará en su siguiente película o en varias de sus películas posteriores, según decisión del productor. En el caso de que el productor tuviera deudas por un servicio o trabajo en la producción de ese film se abonarán de manera preferente con cargo a su subvención.

La subvención consiste en un porcentaje sobre la tasa de taquilla generada por cada película: 125 % de la tasa hasta 1.500.000 espectadores; 95% entre 1.500.000 y 5.000.000 de espectadores; y un 10% superada esta cifra de espectadores. El productor puede calcular fácilmente la subvención que le corresponderá.

La emisión por televisiones de cable o satélite de un largometraje si ha llegado al menos a 100.000 hogares, le corresponde una cantidad equivalente al 10% de la cantidad abonada por H.T. (Hors Taxes) por el servicio de televisión, hasta 305.000 euros de este impuesto y se genera durante 8 años. Los largometrajes explotados en vídeo reciben un 4,5% de las cifras de ventas del largometraje editado, y en caso de alquiler el 2% durante seis años. La legislación francesa denomina vídeo a todos los soportes domésticos, DVD, etc.

Las ayudas automáticas a la distribución se conceden a los distribuidores que hayan adelantado un mínimo garantizado al productor y/o que se hayan hecho cargo de gastos de lanzamiento (tiraje de copias, gastos de publicidad en televisión, gastos de promoción). Es un porcentaje que se calcula sobre la tasa TSA, y se inicia con el 220% hasta una venta de entradas de un valor igual o inferior a 307 500 euros; el 140% si los ingresos por venta de entradas están entre los 307.500 euros y 615.000 euros, siguiéndose una escala descendente del porcentaje según aumenta la venta de entradas y termina con un 10% cuando la recaudación alcanza entre 4.30.5000 euros y 6.350.000.

Existen ayudas automáticas a la exhibición. Los exhibidores disponen en el CNC de una Cuenta de ayudas, ya que tienen derecho a recuperar una parte de la Tasa (TSA) para invertir en gastos de la exhibición.  El 80% sobre unos ingresos de la tasa entre 0 y 6301 euros, descendiendo el porcentaje según aumenta el volumen de la tasa, terminando en un 20% cuando la tasa generada es 13601 euros.

A partir de enero de 2017 se conceden ayudas automáticas a la promoción y ventas en el extranjero destinadas a los exportadores, que se piensa ampliar a los productores. Transcurridos tres años se hará un balance y las correcciones necesarias. Se generan en 55 Estados, entre los que está España, que disponen de medición fiable del público de salas. El Fondo abona a los exportadores 0, 90 euros por cada entrada vendida de una película hasta 50.000 entradas; 0,55 euros por entrada entre 50.000 y 100.000 entradas; 0,35 por entrada entre 100.000 y 200.000 entradas; 0,15 por entrada entre 200.000 y 700.000; la escala termina en estas cifras.

 


Se ha creado un Fondo para la exportación de 8,5 millones de euros


 

LAS AYUDAS SELECTIVAS (AVANCE SUR RECETTES)

Están destinadas a apoyar las primeras películas y la financiación de un cine diferente, independiente, rompedor con las reglas del mercado y para fomentar la innovación, así mismo financian películas ambiciosas que precisen un elevado presupuesto y que por sus características tengan dificultad en su financiación; se conceden también a los documentales de creación que no sean producidos por un canal de televisión y a los largometrajes de animación. Hay tres Comisiones, la 1ª dictamina las ayudas a las primeras películas y la 2ª Comisión concede las solicitudes de aquellas películas cuyo director haya realizado una o varias películas antes y haya estrenado o emitido por televisión al menos una.  Se conceden antes, del rodaje; el anticipo es entre 450.000 y 500.000 euros o 150.000 si es un documental. La Comisión 3ª concede ayudas a películas terminadas que se hayan quedado sin financiación, presentando el montaje final antes de tirar copias y justificando las dificultades financieras para terminarla y siempre que hayan encontrado un distribuidor, pudiendo concederse hasta 76.030 euros a partir de la tercera película de un director y hasta y 152 000 euros para primeras y segundas películas. Pueden solicitarlas productores franceses, pudiendo ser coproducidas con productores europeos de países con los que existan Acuerdos de coproducción.

Son préstamos reembolsables que, tras la amortización de determinados conceptos, empiezan a devolverse con los siguientes criterios: 5% cuando ha cubierto el anticipo del distribuidor, 5% de los ingresos del distribuidor en Francia, 5% de los ingresos del DVD, 5% de los ingresos en Bélgica, 5% de los ingresos en Suiza, 5% de los ingresos en Canadá, 5% de los ingresos en territorios franceses de ultramar, 50% de los ingresos en el resto del mundo y un 15% de ingresos posteriores. Los productores que consiguen ayudas anticipadas tienen una cuenta abierta en el CNC y el reembolso se realiza con absoluta seriedad. Por el contrario, en España, aunque las ayudas sobre proyecto son también préstamos reembolsables tras la amortización, el productor y los hábitos tradicionales consideran que, si amortizan la película en los pocos casos en que esto ocurre, todos los ingresos son beneficios para el productor.

Existen ayudas selectivas para la concepción del guion (a los autores para escribir un tratamiento o sinopsis), al desarrollo (a los productores para la compra de derechos y para la escritura del guion), para la música (le corresponden al productor y se comunican al compositor), para exhibidores (rehabilitación y construcción de salas), a los distribuidores (para garantizar la diversidad y calidad de películas en salas) , a cinémas de monde (a productores cuyos proyectos sea obra de autores extranjeros innovadores), cortometrajes (antes y después de su realización), a producciones multimedia, a las producciones que utilicen nuevas tecnologías, y a las distintas categorías de producciones de televisión.

El círculo financiero, con un criterio industrial, se cierra con los créditos del Instituto para la Financiación del Cine y de las Industrias Culturales (IFCIC), las inversiones a través de las SOFICA y las Sociedades financieras del cine y del audiovisual, que intervienen y apoyan las películas, tanto las que van por el capítulo de subvenciones automáticas, como las que acceden a las subvenciones anticipadas. Su intervención asegura la financiación y la distribución.


PROHIBICIÓN DE PUBLICIDAD EN TELEVISIÓN

En 1992 se prohibió por Decreto la publicidad del cine en las televisiones con objeto de proteger a las películas francesas que no disponen de presupuesto para campañas de promoción en televisión, frente a las superproducciones de Hollywood que pueden contratar campañas de gran intensidad. Un nuevo Decreto renovó la prohibición.

En 2013 el Gobierno francés, por presión de las agencias de publicidad y las multinacionales norteamericanas, creó un grupo de reflexión sobre el tema y aunque hubo partidarios de derogar la norma, ésta sigue vigente ya que ha dado buenos resultados al cine francés. De todas formas, para las televisiones la publicidad del cine —se estima que podría significar unos 10 millones de euros, aunque algunos la amplían hasta 70— no es mucho teniendo en cuenta que los ingresos publicitarios de las televisiones francesas fueron de 3.200 millones de euros en 2016.

La prohibición de la publicidad de cine se entiende la de estrenos de películas por lo que, transcurridos los 4 meses de protección al exhibidor, pueden anunciarse los productos derivados, como DVD, Blu-ray, merchandising y VOD (video on demand).

En definitiva, la política del CNC es un conjunto de mecanismos financieros que sigue teniendo buenos resultados, y es evidente que la debilidad actual de la economía en Francia, pese al mayor volumen de ingresos al Fondo por el crecimiento de las televisiones, aconseja desarrollar e incrementar la política de desgravaciones fiscales para que los productores cuenten con las inversiones necesarias para poder competir con las dificultades financieras por las que atraviesa su cine para enfrentarse a las superproducciones norteamericanas. La cuota de pantalla del cine francés fue del 44% en 2014 y en 2016 con el mismo número de espectadores fue del 36,4%. Las bases se han sentado para que el cine sea industria.