Cinco años después de Todo es silencio, el cineasta albaceteño ha concluido el rodaje de su nueva película, una producción de Tiempo después AIE, Estela Films, Pólvora Films, Lanube Películas, El Terrat y Planar Gestao de Equipamientos Cinematográficos, que cuenta con la participación de Atresmedia Cine, Movistar +, Junta de Castilla La Mancha, Castilla La Mancha y  Entertainment One,  quien también la distribuirá en otoño del próximo año.

No es una secuela de Amanece que no es poco, pero con Tiempo después José Luis Cuerda recupera la comedia surrealista. Parajes de Toledo, Guadajara y Madrid son las localizaciones en las que el director albaceteño se ha movido para su nuevo proyecto, una película coral que cuenta en el reparto con Roberto Álamo, Carlos Areces, Nerea Camacho, Berto Romero, Miguel Rellán, Secun de la Rosa, Gabino Diego, Antonio de la Torre, Manolo Solo, Joaquín Reyes, Raúl Cimas, Arturo Valls y Andreu Buenafuente, estos dos últimos también productores de la cinta, cuyo guion se basa en una narración del propio Cuerda de 2015.

En palabras de Cuerda, Cuando comencé a escribir esta historia, me convencí, con extremadamente generoso criterio, de que, si daba un buen salto en el futuro y me ponía imaginativo, podía situar el disparate en el año 9177, mil años arriba o mil años abajo, para no pillarme los dedos. Cualquiera puede imaginarse cómo serán las cosas a esas alturas y si habrá gorriones y tortillas de patatas o no. Yo elegí el Todo. El Todo es ubérrimo”.

Sinopsis: En 9177, mil años arriba, mil años abajo –que tampoco hay que pillarse los dedos con estas minucias-, cuando el mundo entero –y según algunos autores, el universo también-se ha visto reducido a un solo edificio representativo y a unas afueras cochambrosas habitadas por todos los parados y hambrientos del cosmos. Entre todos estos desgraciados, José María decide que, con las dificultades que haya que salvar y mediante la venta en el Edificio Representativo de una riquísima limonada que él manufactura, otro mundo es posible.