Ayer miércoles 13 de septiembre, el Plano del Senado modificó, con el voto en contra de Podemos y Ciudadanos y la abstención del PSOE, PDeCAT y ERC, la reforma de la Ley de elección del presidente y Consejo de Administración del ente público nacional, pactada por todos los grupos parlamentarios en la Cámara Baja el pasado mes de junio.

Día complicado ayer en la Cámara Alta en las votaciones referidas a la reforma de la Ley para la elección del presidente y Consejo de Administración de RTVE. Una reforma que todos los grupos parlamentarios habían pactado en el Congreso el pasado mes de junio.

A la hora de votar, el PP se ha cargado el consenso pactado y, debido a su mayoría en el Senado y con el apoyo del PNV y Coalición Canaria, ha sacado adelante un nuevo sistema de desbloqueo parlamentario de los nombramientos, es decir, la mayoría necesaria en la segunda votación en caso de que no se alcance en la primera, y que ahora requerirá el acuerdo de más parlamentarios pero de menos partidos.

El pasado mes de junio en el Congreso se estableció que, si la designación de los consejeros y el presidente de RTVE no lograba el apoyo de dos tercios del Parlamento (al menos 233 votos) en una primera votación, una segunda requeriría únicamente una mayoría absoluta (176 votos) siempre y cuando su candidatura hubiera sido propuesta por, al menos, la mitad de los grupos parlamentarios de las cámaras.

Así ayer, el PP incluyó una enmienda por la cual establece que la segunda votación requiera el respaldo de tres quintos de las cámaras (al menos 210 votos), un cambio que no han apoyado ni Podemos ni Ciudadanos, mientras que PSOE, PDeCAT y ERC se abstuvieron.

En la práctica, al dejar de requerirse un acuerdo entre la mayoría de los partidos, en caso de no resolverse los nombramientos en la primera votación, podría ser suficiente la suma de PP y PSOE, los dos principales grupos parlamentarios, para alcanzar ese número de votos y determinar la composición de la dirección de la corporación pública.

Mayor respaldo obtuvieron otras dos modificaciones de la Ley de la radiotelevisión pública nacional,  introducidas mediante enmiendas transaccionales apoyadas prácticamente por todos los grupos: la exigencia de un concurso público previo para la elección de los cargos, la paridad en el Consejo y que el número de miembros de dicho órgano sea de diez.

Así, se estableció que “las Cortes Generales aprobarán, en el plazo de tres meses siguientes a la entrada en vigor de esta ley, la normativa que contemple la selección de los miembros del Consejo de Administración y del presidente de la Corporación RTVE por concurso público, con la participación de un Comité de expertos designados por los grupos parlamentarios”.

El Senado dará ahora traslado de los cambios aprobados en el Pleno al Congreso para que se pronuncie sobre ellos, antes del refrendo definitivo por parte del rey.