El secretario de Estado de Cultura, Fernando Benzo, y la ministra de Cultura de Francia, Françoise Nyssen, han acordado en París reforzar la cooperación en materia cultural que mantienen ambos países. España está impulsando la medida de la creación del Europase Cultural en un momento en el que los dos países mantienen buenas relaciones, como se demostró el pasado febrero con la declaración conjunta en relación a la Estrategia del Mercado Único Digital.

Fernando Benzo, a la izquierda, y Françoise Nyssen, a la derecha, acuerdan reforzar la cooperación entre España y Francia.

Fernando Benzo ha señalado que es clave potenciar esta relación bilateral entre España y Francia ante los retos que se avecinan. El pacto conllevará próximamente la firma de un protocolo de colaboración.

En la agenda política europea aparecen asuntos de vital importancia como la negociación de la Estrategia europea del Mercado Único Digital y la celebración en 2018 del Año Europeo del Patrimonio.

España y Francia ya han intercambiado ideas y proyectos en los que mantienen intereses comunes para el desarrollo de esta celebración.

El secretario de Estado ha solicitado a la ministra francesa el apoyo a la medida propuesta por el ministro Méndez de Vigo en la última reunión del Consejo de Ministros de Cultura de la UE, de crear un pase cultural europeo o “Europase Cultural”.

Méndez de Vigo indicó entonces que esta medida ofrecería “ventajas económicas para jóvenes y jubilados para acudir a determinadas instituciones culturales y elementos del patrimonio, elegidos por cada país, permitiendo conocer la diversidad cultural europea a lo largo de 2018”.

En ese sentido, España está preparando un paquete de medidas para celebrar dicho Año Europeo, al tiempo que está valorando la posibilidad de reforzar los programas de intercambio cultural de creadores y autores que forman parte de las medidas en las que trabaja Nyssen y su equipo.

Por otro lado, con respecto a la Estrategia europea del Mercado Único Digital, España y Francia están en sintonía. El pasado mes de febrero ambos países firmaron una declaración conjunta para establecer una posición común. A través de ellos, los dos países se comprometieron a promover y preservar los derechos de autor, reequilibrar la cadena de valor y clarificar las reglas de responsabilidad en el uso y explotación de los contenidos culturales en Internet