Disney ha decidido romper próximamente el contrato que le unía a Netflix, la plataforma líder y pionera de contenidos bajo demanda. A partir del 2019, todos sus productos desaparecerán de la misma y pasarán a formar parte de una aplicación propia creada por Disney.

El gigante Disney ha dado un nuevo giro a la guerra de la televisión online. Si hace unos meses se especulaba con la posible compra de Netflix, la decisión final no puede ser más sorprendente. La compañía romperá el contrato que unía a ambas y retirará sus contenidos de la plataforma a partir de 2019.

Y esta actuación viene motivada por la próxima gran línea de actuación de Disney: fundar su propia aplicación online, en la que también incluirá productos procedentes de otras tres potentes marcas de su propiedad: Pixar, Marvel y Lucasfilm. En referencia a este asunto, su consejero delegado Bob Iger, ha asegurado que “Disney quiere romper las barreras entre consumidor y creador. Netflix, como creador que es ahora, será un competidor directo”.

La noticia ha supuesto un duro golpe para Netflix, que hace apenas unos días celebraba el acuerdo firmado con Mark Millar y su factoría de cómics Millarworld para explotar sus contenidos originales. Tanto es así que, nada más conocerse la noticia, sus acciones en bolsa cayeron rápidamente un 3%. También lo hicieron las de Disney, con un 4%.

Disney anunció públicamente esta decisión durante la presentación de sus resultados trimestrales, en los que anunció una facturación de 42.358 millones en los últimos 9 meses a pesar de ingresar en este último trimestre un 9% menos que en el anterior. A comienzos de 2018 espera lanzar una nueva plataforma para emitir en directo ESPN, el canal de deportes predilecto en toda América. En 2019, además de subir a su nueva plataforma los contenidos que retirará de Netflix, ha anunciado que también dará acceso a Disney Channel, Disney Junior y Disney XD.