Hasta 2014 las ayudas al desarrollo del Programa MEDIA, concretamente las de Single Project Funding, eran una piedra importante en el fundamento de muchos proyectos audiovisuales españoles. Pero a partir de 2014 el sistema de puntuación de los proyectos cambió a favor de otros países de menor capacidad de producción, y de pronto para los españoles obtener estas ayudas se convirtió en una misión casi imposible. Por Peter Andermatt, Director Oficina MEDIA España.

Dragonkeeper (Dragoia Media). Ayuda MEDIA al desarrollo de contenido – Single Project en 2014

¿Qué pasó? Desde hace años, los países pequeños y medianos de la UE reclamaron un trato favorable para poder competir mejor en las convocatorias de desarrollo. Entonces, se creó el nuevo sistema de puntuación, con 5 puntos automáticos para países medianos y 10 para países pequeños. El efecto se hizo notar enseguida. Si antes los cinco países grandes España, Francia, Alemania, Italia y Reino Unido enviaban la mitad de las solicitudes y obtenían la mitad de las ayudas, a partir de 2014 todo cambió: Los cinco grandes siguieron mandando la mitad de las solicitudes, pero solamente obtuvieron alrededor del 20% de las ayudas.

En la última ronda, la de noviembre de 2016, se presentaron 302 proyectos. El 38% eran de los cinco grandes, que solamente obtuvieron el 12,5% de las ayudas. España, Italia y Reino Unido se encontraron con las manos vacías, mientras que Francia y Alemania se repartieron lo poco que correspondió a los cinco grandes. De los 57 proyectos subvencionados, solamente siete pasaron el corte sin tener puntos automáticos. Sin el sistema de puntuación a favor de los pequeños y medianos, habría proyectos españoles, italianos e ingleses subvencionados, según las simulaciones hechas.

Lo que pasó realmente es que desde 2014 las ayudas al desarrollo de un solo proyecto dejaron de tener el impacto deseado, ya que a menudo se concedieron a proyectos de poca fuerza que, o bien no se produjeron, o bien si se produjeron no tuvieron el recorrido esperado. Pero como fueron enviados por productoras de países pequeños y/o medianos, pasaron el corte. Al mismo tiempo, proyectos con potencial de mercado no se subvencionaron, solamente porque fueron presentados por productoras españolas, francesas, italianas, alemanas o inglesas. Los países de mediano potencial de producción fueron los más beneficiados del nuevo sistema. Los grandes perdedores éramos los españoles y los italianos.

Peter Andermatt, Director Oficina MEDIA España

A raíz de estas conclusiones, a finales de abril se decidió por fin modificar el sistema de puntuación. A partir de la siguiente convocatoria, que se publicará a lo largo del verano, las cosas nos irán mucho mejor. A los pequeños países no les afectarán demasiado los cambios, ya que, eso sí, en el nuevo sistema de reparto de las ayudas se les reserva un porcentaje razonable de las ayudas, a las que pueden acceder con cierta facilidad. Los que más se van a resentir son los países medianos, que ahora tendrán que competir contra los grandes en igualdad de condiciones. No me parece mal, porque en muchos casos de los medianos estamos hablando de países con recursos y un tejido industrial más que sólido.

En todo caso, acabo con la siguiente conclusión, y lo hago en el nombre de las cuatro Oficinas MEDIA que hay en España: Queridos productores, os reconocemos el enorme valor que habéis tenido a la hora de presentaros a las ayudas al desarrollo en los últimos años, a pesar de un sistema de puntuación que claramente os perjudicó. Muchos habéis presentado el mismo proyecto dos veces y en ambos casos se os negó la subvención por pocos puntos. Bien, ahora os animamos a volver a remangaros para volver a la tarea. Podéis volver a presentar estos mismos proyectos, o bien nuevas propuestas, que se evaluarán con un sistema de puntos mucho más justo. Eso no quiere decir que será fácil obtener las ayudas, porque nunca lo fue, ni lo será. Pero tenéis talento y sois empresas con proyección internacional. Esperamos recibiros pronto para ayudaros a preparar vuestras solicitudes.