Ayer, 16 de marzo, Safe Creative  en colaboración con la Casa de América, organizó una mesa redonda en Madrid que, bajo el lema ‘La Tecnología: Oportunidad para la Difusión Cultural y la Protección de los Creadores’, analizó los retos que plantean las nuevas tecnologías y trató de aportar soluciones.

Los ponentes de la mesa redonda aportando sus puntos de vista

Así, se abordaron aspectos como el nuevo paradigma para el acceso y la difusión de contenidos; sistemas para detectar y combatir las infracciones de PI en Internet; análisis de oportunidades y retos para los derechos de autor en la era digital o la transparencia y justa remuneración en el reparto de royalties.

Para ello se contó con expertos vinculados a cada uno de los temas, moderados por Marta Palacio, Community Manager de Safe Creative.

Antonio Vargas Cano, responsable de Políticas Públicas  de Google y YouTube en España, puso de manifiesto que “ya hemos empezado a  producir contenido propio y a ofrecer paquetes de contenidos mediante suscripción y sin publicidad”. Vargas señaló que en España esta apuesta no está aún disponible.

Por su parte Octavio Dapena, director Gerente de Egeda y responsable de licenciamiento y difusión de contenido audiovisual, declaró que “YouTube ha pervertido el sistema, pues consigue contratar un gran volumen de publicidad gracias a los contenidos que distribuye, obtenidos en su mayor parte casi a coste cero”.  Dapena apuntó que “Egeda tiene suscrito un convenio con YouTube, pero cada año recibimos una compensación menor por las 9.000 obras que hemos  licenciado para uso de YouTube”. Y para aclarar este tema puso un ejemplo: “A principios de este año hemos recibido solo 17 céntimos de dólar por cada 1.000 visualizaciones de esas obras. Hace dos años, con la mitad de visualizaciones cobrábamos más, ya que entonces el precio por millar estaba en 50 céntimos de dólar. Pero no podemos cuestionar ninguna decisión de YouTube ni, por supuesto, auditar sus resultados”.

Gonzalo Salazar-Simpson, productor de cine y teatro y director de la ECAM, subrayó que “estamos sufriendo un momento de transición. Es decir, que el modelo antiguo de negocio ha sido superado y el nuevo modelo todavía no está maduro. Entre todos debemos conseguir que este tiempo de transición sea lo más corto posible, porque de otra forma podemos sucumbir en el intento”. Y añadió “el modelo debe permitir que los creadores reciban una justa compensación por su trabajo ya que de otra manera se acabará la producción cultural artesanal. Y cuando digo artesanal me refiero a una producción rica en diversidad, llena de matices. Parece una simpleza, pero una Cultura sin matices puede hacer que la convivencia se convierta en algo agresivo y peligroso socialmente”.

“El sector de los videojuegos lo está haciendo muy bien”, afirmó David Maeztu, abogado especializado en propiedad intelectual y experto en licencias Creative Commons, quien también recordó que “es un sector amenazado por la piratería, pero en menor medida”.

También aportaron su visión otros expertos como Andy Ramos, quien ha trabajo con las mayores compañías de contenidos, asesorando en temas de licenciamiento;   Luis Oliveros, director de cine y televisión y Ángeles López Lobatón, directora de Asesoría Jurídica de Movistar.

El auditorio de la Casa de América, donde se celebró la mesa redonda, estaba hasta la bandera