Cine&Tele ha tenido la oportunidad de entrevistar al ingeniero español Marcos Fajardo, reconocido  con un Oscar Técnico con el que la Academia de Hollywood ha premiado su visión creativa e innovadora y la de su empresa, Solid Angle. Por Álvar Carretero

Marcos Fajardo

La Academia de Hollywood reconoció la visión creativa e innovadora de Marcos Fajardo y la de su empresa, Solid Angle,  por la implementación y consolidación del render ARNOLD, un programa utilizado por los principales estudios y empresas de VFX de todo el  mundo. Marcos Fajardo ya recibió el Premio Segundo de Chomón de la Academia de Cine Español el pasado año   y el Oscar es el broche de oro a años de investigación.

Charlamos con él sobre ARNOLD y sus aplicaciones, las nuevas oportunidades que la tecnología ofrece al audiovisual, así como el VR y los nuevos proyectos que trae, incluyendo la producción de la película Despido procedente, de Lucas Figueroa, donde se estrena como productor.

Lo primero que hacemos es darle la enhorabuena por su Oscar y presentarse a nuestros lectores:  “Soy Marcos Fajardo, fundador de Solid Angle,  una empresa española, que fundamos en 2009, que ha desarrollado el software ARNOLD en el que llevo trabajando unos 20 años”.

Cine&Tele: Después de tu experiencia y recorrido en el render ¿qué ha supuesto ganar que la Academia de Hollywood le haya reconocido con el Oscar Técnico?

Marcos Fajardo: Lo hemos recibido con  mucha alegría ya que son 20 años de trabajo … Sabíamos cuando empezamos, que iba a revolucionar la industria que, poco a poco, ha ido adaptándose a esta tecnología desarrollada por nosotros. Lo cierto, es que hemos hecho una gran aportación y tenemos una gran influencia en la industria del cine.

 

Marcos Fajardo, en el centro, con Chris Kulla, Alan King, Thiago Ize y Clifford Stein recogiendo el Oscar

Realmente no es  un galardón como los que la Academia elige a quién le da los premios. Esto es un poco al revés. Tú propones la candidatura a través de tu tecnología y es la propia Academia la que comienza una investigación, a través de un comité científico formado por los mejores técnicos y CTO’s de los estudios de animación, VFX…  Yo tengo cinco cartas de la Academia donde pone “lo siento pero este año … ”. Pero a la sexta llegó la vencida.

C&T.: ¿Qué crees que ha llevado a tantos estudios y clientes a elegir ARNOLD? ¿Por qué tenéis tanto éxito?

M.F.: Hay tres factores principales en el éxito de ARNOLD. El primero es la velocidad de cálculo del programa. Eso quiere decir que se les informa más rápido de los problemas existentes. Como sabéis las imágenes sintéticas digitales se calculan en un proceso de renderizado. Por ejemplo, un fotograma de una película como Gravity puede  tardar ocho horas en calcularse …

Imaginaos la duración necesaria para renderizar una película entera. Son muchos fotogramas y muchas horas de cálculo. No puedes esperar un año hasta que la película se calcule entera. Lo que hacen los estudios entonces es tener una granja de render, un centro de cálculo con 100 máquinas o incluso mil máquinas calculando día y noche.  ARNOLD es un software más rápido y se necesitan menos máquinas. Se calculan esos fotogramas en paralelo, uno en cada máquina. Cuanto más rápido el software, son necesarias menos máquinas y se ahorra más dinero en ellas, en refrigeración  y en energía. Es un punto vital.

Equipo Solid Angle

El segundo punto es la calidad de las imágenes, gracias a las ecuaciones que resolvemos. Las  ecuaciones de radiancia están basadas en métodos numéricos que se desarrollaron en la década de los 40 en Estados Unidos en el contexto del proyecto Manhattan, de desarrollo de bombas nucleares. Cuando esos físicos hacían esas simulaciones, era una simulación física de neutrones para saber cuándo los neutrones penetraban que en los materiales y las reacciones en cadena que se formaban…

Nosotros hemos adaptado esas ecuaciones y las hemos adaptado a los fotones. El fotón viene de la luz, rebota en los objetos y al final llega a tus ojos. Gracias a simulación muy precisa y muy numéricamente robusta las imágenes que calcula ARNOLD son muy fotorrealistas.

Y el tercer punto junto la velocidad y la calidad es la facilidad de uso. Se puede tener un programa rapidísimo y con imágenes súper realistas, pero si el artista digital no sabe manejar bien el programa porque tiene muchos parámetros, muchas opciones, que si el interfaz de usuario es complicado, …  va a tardar más en hacer los cambios que lo que tarda el ordenador en generar las imágenes.

Óscar Técnico

Aquí hay dos cuellos de botella: el de cálculo y el del artista digital, que está en su fase de trabajo haciendo los cambios creativos que le pidió un director. Y si el artista digital no hace los cambios rápidamente se produce otro cuello de botella.  ARNOLD permite que el artista trabaje casi en tiempo real.

Gracias a esto,  no solo el estudio se ahorra dinero en que las imágenes salgan más rápido, sino que las interacciones del artista son más rápidas y permite hacer más acciones.

Al final, yo siempre veo lo siguiente: una hora de cálculo de ordenador  puede costar cinco céntimos de dólar, pero una hora de trabajo de un artista digital cuesta 200 dólares.  Es un diferencial enorme, por lo que hay que evitar tener al artista digital parado esperando a que el ordenador esté renderizando o porque el programa le resulta muy difícil.

Son estos tres factores, velocidad del programa, calidad de las imágenes y  facilidad de uso los que han hecho de ARNOLD haya conquistado todos los estudios

C&T.: Aparte de esos tres puntos de diferencia principales de ARNOLD, que definen los estándares de calidad de SOLID ANGLE. ¿En qué puede variar vuestra filosofía de empresa a partir de la compra por parte de Autodesk?

M.F.: Lo que AUTODESK nos da es más escala. Nosotros tenemos una cartera de clientes bastante importante, pero hay todavía mucho más en el mundo, muchos estudios de animación, más estudiantes que no tienen acceso al programa…

AUTODESK tiene prácticamente el monopolio de las herramientas 3D del mercado. Tienen AutoCAD, Maya,  3ds Max y varias más. Lo que hacemos es integrar odas estas plataformas y nos da acceso a cientos de miles de potenciales nuevos usuarios. Es lo que le da sentido a esta venta.  Y también, en parte, porque eso me permite centrarme en la I+D, en la investigación, que es lo que me gusta.

‘Trollhunters’ de DreamWorks

Yo no tengo una preparación de empresario, y sin embargo he tenido que crear una empresa, sacarla adelante, pero esa no es mi pasión. Mi verdadera pasión es hacer la tecnología, las matemáticas, los métodos numéricos, publicar artículo de investigación y avanzar en esta ciencia. Esa es mi pasión. Dejando un poco que AUTODESK se encargue de todo lo demás, yo puedo concentrarme más en temas de investigación.

C&T.: No es muy común que un programa tenga este nombre ¿De dónde vino el nombre ARNOLD?

M.F.: Es una anécdota muy graciosa de contar. Cuando vivía en Los Ángeles en 1998, me fui con mis amigos ver una película de Schwarzenegger, El fin de los días, y para mí eso fue un shock cultural enorme. Como todo el mundo sabe, en España la voz de Arnold Schwarzenegger estaba doblaba por Constantino Romero. Una voz magnífica preciosa, muy grave, clara y española Pero en la realidad Arnold Schwarzenegger tiene un acento austriaco y habla inglés con un acento muy espeso y muy chocante. No me lo pude ni imaginar y me causó mucha impresión. Aparte muchos de mis amigos de Los Ángeles eran monologuistas y hacían muchas veces bromas imitando el acento del actor de Terminator …

‘El fin de los días’, la película que marcó el nombre de Arnold

El software que yo estaba desarrollando cuando aún era un prototipo necesitaba un nombre en clave y le puse ARNOLD en honor a mis amigos y como de broma.

Más adelante, con el programa estaba más desarrollado, puso unas imágenes online de ARNOLD y la calidad que hacían era impresionante. La gente no se creía que sólo estaba hecho por ordenador y se hicieron virales. Y me quedé con el nombre y ya no puedo cambiarlo.  Pensaba ponerle un nombre más profesional, si te digo la verdad, pero al final se quedo ARNOLD.

C&T.: Tenéis la empresa entre Londres y Madrid ¿Qué posibilidades podría tener España como nudo de talento tecnológico audiovisual? Muchos de nuestros mejores ingenieros y profesionales están fuera … ¿Afecta eso a la hora de pelear con su competencia?

M.F.: En España hay talento, que quede muy claro.  Tenemos muy buena ‘materia prima’, muy buenos artistas, muy buenas universidades … A veces nos quejamos y comparamos injustamente. Hay talento, sí. Lo que quizá no hay  es espíritu emprendedor y empresarial. Entonces parece que la gente de fuera, de Estados Unidos, de Inglaterra, de Alemania son siempre los que hacen las cosas, pero igual es porque tienen más espíritu.

Logo de Solid Angle

También que si nos vendemos mal, que nos da un poquito de vergüenza, que si no sabemos hablar inglés … una serie de cosas con las que estamos un poquito en desventaja. Pero yo creo que esas cosas son más psicológicas. Se puede salir afuera para aprender  y volver a España a hacer empresas. O incluso sin salir de España. Se pueden hacer cosas muy interesantes, lo  que yo creo es que hay que hacer es perder un poquito de miedo …. Si me dijeras hace veinte años, pues vale, porque hace veinte años era muy difícil hacerlo todo desde España. Pero hoy en día con internet y con la globalización, es mucho más sencillo. Internet permite hacer una gran hacer cantidad de cosas para las que no son necesarias tener una sede en Silicon Valley.

Claro que todos queremos estar Silicon Valley, pues hay cosas muy buenas y hay mucho dinero y recursos. Pero en España se pueden hacer  cosas ¡claro que sí!

Lo que yo quiero es que mi empresa tenga mejores ingenieros del mundo desarrollando mi software. Si están en Madrid genial, pero si están en Salt Lake City, o en Londres o en Montreal o en Tokio, también los quiero.

Mi empresa tiene ingenieros distribuidos en todo el mundo, en Tokio, en Montreal, en Italia, en Francia … Aparte de las sedes en Madrid y Londres.  Eso es lo bueno, lo bonito de Internet. Que te permite tener un equipo distribuido, que puede competir con los estudios más potentes del mundo.

De hecho yo compito con Pixar. Pixar vende su software de renderizado y es mi competencia más importante y Pixar tiene sus estudios y a toda su gente en San Francisco,  en Emeryville. Compito con ellos gracias a que tengo un equipo  distribuido … Porque, igual hay gente muy buena en Alemania, por ejemplo, que no quiere irse a San Francisco y prefiere trabajar en Alemania para nosotros.

C&T.: ¿Y cómo ves el futuro del render?

M.F.: El renderizado es una tecnología que lo que intentamos es que sea más fácil de utilizar. Idealmente, cualquier persona en su casa  importa una modelo 3D en su ordenador, le da un botón y puede hacer una imagen fotorrealista sin mucho esfuerzo. Esto va a ser posible en gran parte gracias a la nube (el cloud). La nube te ofrece una potencia de cálculo casi ilimitada. Lo que antes necesitaba un ordenador muy potente, ahora se puede enviar todo a la nube a través de internet. Luego, sencillamente, te bajas el resultado de ese cálculo e, incluso, los que utilizan un portátil pueden acceder y tener un resultado bastante profesional.  La nube va a ayudar a que se  democratice toda esta calidad de renderizado.

Arnold para Cinema 4D

C&T.: Sobre el entretenimiento del futuro. ¿Qué opinas de la realidad virtual del VR? ¿Veis una oportunidad única o crees que puede ser una gran burbuja?

M.F.: El tema del VR evidentemente está en boca de todos. Creo que aún es pronto para saber si va a ser una burbuja o no. Sin embargo yo tengo muchos amigos investigando y hay trabajos increíbles, que no te puedes creer. Que te transportan a un mundo virtual que no existe,  y a sitios que existen .. y verlos de una manera nunca vista.

C&T.: ¿Entonces sí que ves una oportunidad?

M.F.: Muy claramente hay una oportunidad para nosotros, de hecho tengo muchos clientes trabajando en VR y también estamos metidos.

Yo particularmente no tengo unas gafas de realidad virtual aún. Lo que intento es pasar menos tiempo delante del ordenador (ríe) pero sí que es cierto que a mucha gente le va a ir genial.  Hay aplicaciones de VR que no solo son videojuegos o incluso publicidad. El VR se puede aplicar a otros campos como entrenamiento, por ejemplo operaciones remotas con realidad virtual. Un doctor puede examinarte remotamente, al menos el primer examen.

Hay muchas aplicaciones muy interesantes de la realidad virtual y la realidad aumentada que es otro tipo de realidad virtual. Todo el mundo se cree que son una gafas que te  pones y no ves nada más que el mundo virtual, pero también hay otro tipo de aplicación, que es la realidad aumentada porque te pones las gafas y puedes ver lo que estás viendo tú ahora mismo pero con imágenes superpuestas a lo que ves, laaugmented reality’  eso también va a tener una aceptación grande y se usará masivamente.

C&T.: ¿Cómo Google Glasses?

M.F.: Las Google Glass fueron el primer intento de popularizar la realidad aumentada pero ahora hasta ahora más potentes son de Microsoft, las HoloLens.

C&T.: Para terminar la entrevista, Marcos, ¿Qué hay de nuevo para ti? Empresario de éxito aunque no quieras definirte así, ingeniero vocacional… ¿vas a seguir relacionado con el mundo del entretenimiento menos tangencialmente?

M.F.: Aparte de mi trabajo diario de desarrollo de tecnología, que me encantaría seguir haciéndolo, este año me he metido como productor de cine en una película española titulada Despido procedente, del director Lucas Figueroa. Es una comedia de acción que espero que guste mucho. En el reparto están Hugo Silva, Darío Grandinetti, Imanol Arias,  José Miguel Solá, entre otros. Está rodada entre Madrid y  Buenos Aires, la produzco con Lucas Figueroa. Es un paso más en mi carrera y a ver qué tal.  Si todo sale bien, espero meterme en más proyectos audiovisuales.

‘Despido procedente’, producida por Marcos Fajardo, de la que se presenta un avance en el Festival de Málaga

Pues para ver el avance de Despido procedente no tendremos que esperar mucho: la película se presentará en la sección 5 Minutos de Cine del Festival de Málaga, el 19 de marzo a las 17:00 horas en la Sala UMA (Avda. de Cervantes 2).