Durante la pasada Cumbre hispano-francesa celebrada en Málaga, representantes  de ambos gobiernos firmaron una declaración conjunta por la que ambos se comprometen a “consultar y buscar posiciones comunes para promover y preservar los derechos de autor”, en el marco de la reforma emprendida por la Comisión Europea. Cine&Tele ha hablado en exclusiva sobre este tema con Eduardo Escudero, responsable de Desarrollo de Negocio en A Contracorriente Films,  como distribuidor independiente y miembro de Europa Distribution.

Representantes de los gobiernos español y francés, durante la firma de la declaración conjunta para promover y preservar los derechos de autor en el Mercado Único Digital

El ministro de Educación, Cultura y Deporte de España, Íñigo Méndez de Vigo, y el ministro de Asuntos Exteriores y de Desarrollo Internacional de la República de Francia, Jean-Marc Ayrault, firmaron en la XXV Cumbre hispano-francesa celebrada en Málaga una Declaración conjunta por la que se comprometen a consultar y buscar posiciones comunes para promover y preservar los derechos de autor, en el marco de la reforma emprendida por la Comisión Europea en el Mercado Único Digital. Ambos países consideran que los derechos de autor son el fundamento de la actividad creativa y fuente de la vitalidad de los sectores culturales y creativos.

Francia y España consideran en esta declaración conjunta, imprescindible y urgente garantizar a la vez la actualización y la armonización de un marco eficaz para la protección efectiva de los derechos de los creadores, “en especial en lo relativo a las actividades online, y las propuestas sobre los derechos de autor en el Mercado Único Digital”, tal y como se manifiesta en el comunicado remitido por el Ministerio de Cultura español.

Eduardo Escudero, de A Contracorriente Films

Eduardo Escudero, de A Contracorriente Films

Ambos países coinciden que esta reforma debe integrarse en una verdadera estrategia europea por la cultura en la era digital, no sólo para favorecer el acceso de los consumidores a las obras, sino también para apoyar una remuneración justa de los creadores en los ámbitos analógico y digital.

Eduardo Escudero señala que “mi primera impresión, es que debemos congratularnos y agradecer a las autoridades españolas estén activamente alineadas con las posiciones de la industria audiovisual europea frente a las amenazas, para todo el sector, que se desprendían de ciertas iniciativas planteadas desde la Comisión Europea a propósito del Mercado Único  Digital. Como se reafirma en esta misma declaración conjunta, el principio de territorialidad para la gestión de los derechos de autor (al menos, aquellos incorporados a obras con la más mínima vocación comercial) debe subsistir como principio indiscutible ya que la eliminación de este principio, como ya se han encargado de demostrar diversos estudios, impactaría negativamente en la producción y distribución de las obras audiovisuales europeas e incluso podría ser sumamente negativo para la diversidad cultural europea que comienza en la diversidad lingüística”.

Y es que, efectivamente,  a través de esta Declaración conjunta, Francia y España se comprometen en la defensa del principio de territorialidad de los derechos de autor. Además, rechazan las iniciativas que defienden la extensión del principio del país de origen a algunos servicios online de las entidades de radiodifusión o mediante el cuestionamiento de la libertad contractual. Asimismo, tanto Francia como España consideran que la búsqueda de soluciones contractuales debe preceder al establecimiento de otras excepciones sobre los derechos de autor. Cuando hay excepciones que resultan justificadas, éstas se esforzarán en preservar los legítimos intereses económicos de los sectores afectados y se debe poder contemplar una compensación. Estiman primordial que el marco europeo de los derechos de autor no se ponga en tela de juicio en beneficio de otras iniciativas.

“Me consta que tanto el Ministerio de Cultura como la Dirección General de Políticas Culturales de España han tenido claro desde el principio el problema que se podía derivar de ciertas iniciativas,  que parece han ido perdiendo fuerza si bien todavía existen voces que hablaban de una aplicación del principio de País de Origen de la Directiva de Cable y Satélite a los servicios on-line. Quiero pensar que de aplicarse este principio nunca se referiría a contenidos diversos de los meramente informativos”, declara Eduardo Escudero.

“La declaración conjunta”, finaliza el responsable de A Contracorriente,  “hace también  hincapié en la necesidad que tiene Europa y sus estados miembros de legislar para que los operadores audiovisuales (con independencia de que tengan su sede legal en algún estado miembro con tipos impositivos ad-hoc y/o más beneficiosos) participen, con los mismos derechos (esto es importante) y obligaciones, en la financiación y promoción de las obras audiovisuales de aquellos países donde se genera su negocio”.

 

Antecedentes sobre este tema:

Producción y distribución ven con preocupación el Reglamento del Mercado Único Europeo

Se presenta en Cannes un informe contra el Mercado Único Europeo

Los productores internacionales también en contra del Mercado Único Digital

Jan Runge: ‘El Mercado Único Digital Europeo podría tener un impacto negativo en la exhibición

El sector audiovisual europeo solicita al presidente de la Comisión Europea la revisión del Mercado Único Digital