Con motivo de la 67ª edición del Festival Internacional de Cine de Berlín, el Observatorio Audiovisual Europeo, que este año celebra su 25 aniversario,  ha publicado sus primeras estimaciones de los principales datos del sector en 2016. La organización, que forma parte del Consejo de Europa en Estrasburgo,  apunta que el número de espectadores en la UE creció hasta los 994 millones, un ratio al que no se llegaba desde 2004.

Si hace unos días publicamos estos resultados desde la mirada de UNIC y lunes lo hacíamos desde la MEDIA Salles, hoy le toca el turno al informe del Observatorio Audiovisual Europeo, un informe preliminar que, como ya es habitual, hace público cada año en la Berlinale.

Y coincidiendo con UNIC y con MEDIA Salles,  las cifras del Observatorio son muy positivas, hasta el punto que, el número de espectadores que el año pasado acudió a las salas de cine de la UE, llegó hasta los 994 millones, un ratio que no se alcanzaba desde hacía 12 años. Así, el incremento respecto a 2015 fue del 1,6 por ciento. Y solo en los países del ámbito comunitario, que si se suman  los territorios que no pertenecen a la Unión Europea, la cifra alcanza los 1.270 millones.

Señala el Observatorio en su informe un comportamiento bastante homogéneo, situación que también se produjo en el ejercicio precedente; así, de los 24 países de los que se disponen datos provisionales,  el número de espectadores aumentó en 19 y disminuyó en sólo en cinco.

Espectadores de la UE 2007 – 2016 (en millones)

Echando un vistazo país a país destaca el comportamiento de Francia,  donde se incrementó un 3,6 por ciento, traducido en 7,2 millones más de espectadores que en el año precedente, es decir, las salas de cine galas recibieron  a 212,7 millones de personas.

Polonia es otro de los territorios que presentan avances significativos, llegando hasta los 52,1 millones de espectadores, es decir, más de 7,4 millones de visitas que en 2015, con aumentos del 16,6 por ciento.

Como ya es sabido, nuestro país sobrepasó en 2016 la anhelada da marca de los 100 millones de espectadores, una cifra que supone 7,2 millones más que en el ejercicio precedente que, porcentualmente, se traduce en un avance del 7,5 por ciento. Y las salas de cine italianas recibieron un 5,8 por ciento más de cinéfilos (5,8 millones más que en 2016).

Las salas de cine galas recibieron a 212,7 millones de espectadores

Destacables son también los niveles de la República Checa (+2,7 millones de espectadores y aumento del  20,6 por ciento) y la República Eslovaca (+1,1 millones e incremento del 23,4 por ciento),  cifras que suponen alcanzar récords.

Solo dos países de la UE tuvieron una disminución significativa, pero se trata de dos de los principales mercados europeos: Alemania y Reino Unido. Los cines alemanes recibieron 121,1 millones de espectadores frente a los 130,2 millones de 2014, lo que supone un retroceso del  13 por ciento. Esta disminución se debe, en gran medida, a la pérdida de audiencia en las producciones locales, algo que sorprende pues, recordemos que Toni Erdmann, una de las películas con más premios europeos del pasado año, es una coproducción germano-austriaca. Pero está claro, que jurados y público tienen gustos diferentes …

Por su parte Reino Unido registró una caída del 2,1 por ciento, descendiendo hasta los 168,3 millones de espectadores frente a los 171,9 millones de personas que, en 2015, visitaron las salas de cine inglesas.

Cifras clave en los países europeos 2015 – 2016 (datos provisionales). Fuente: Observatorio Audiovisual Europeo

Ya fuera del ámbito de la Unión Europea,  tras tres años de estancamiento, la Federación Rusa tuvo un crecimiento significativo en términos de audiencia, superando los 191 millones de espectadores, lo que supone un avance del 9,6 por ciento, dato que le sitúa como el más alto de su historia reciente y refuerza la posición del país como el segundo mercado europeo más grande en términos de espectadores.

Siguiendo con los avances producidos en los países no comunitarios, destacable es el comportamiento de Noruega, que registró la mayor asistencia al cine en 40 años, incrementando las visitas a salas de cine de un 9 por ciento, hasta los 13,1 millones de espectadores. Y de impresionante se podría calificar el avance porcentual de Georgia, nada menos que el 59,7 por ciento, pero que  en número de espectadores, se traduce en alcanzar el 1,1 millón.

En la parte contraria, nos encontramos con el sexto mercado europeo de cine: Turquía. El país euroasiático comenzó a escalar posiciones hace algunos años, pero en los últimos dos, ha registrado descensos. De hecho, el pasado año perdió 2,2 millones de personas, lo que supone un retroceso del 3,6 por ciento  hasta caer en los 58,3 millones de espectadores.

Fotograma de ‘Mascotas’. Las películas de animación tuvieron gran aceptación entre el público europeo

Al público le gustan las películas de animación

Aunque es muy pronto para analizar de manera pormenorizada el número de espectadores procedentes de las grandes producciones de las majors y de los títulos nacionales (especialmente italianos, franceses, polacos y checos), sí se puede intuir que son factores determinantes en el incremento producido en 2016.

Pero si en 2015 Star Wars VII, Los Minions y Spectre fueron vistas por unos 115 millones de espectadores de la UE, una media de 38 millones de entradas vendidas para cada película, el pasado año ningún título ha enamorado tanto, generando una media de 30 millones de espectadores.

La animación ha tenido una gran acogida entre el público, con títulos como Mascotas, Buscando a Dory o Zootropolis colocándose entre los más taquilleros de 2016. Otras películas que se han posicionado entre las más vistas son El libro de la selva, Animales fantásticos y dónde encontrarlos, Deadpool Capitan America: Civil War sin olvidar, la representante del universo galáctico del pasado año: Rogue One: una historia de Star Wars.

Rogue-One

‘Rogue One: una historia de Star Wars’

11 países incrementan cuotas de mercado

En comparación con 2015 y teniendo como base los 24 territorios de la UE de los que se disponen datos, la cuota de mercado de las películas nacionales se incrementaron en 11 países mientras que disminuyeron en 13.

De nuevo es Francia el mercado que abandera la cuota más elevada, con un 35,3 por ciento, y aunque es un dato más que representativo, el país galo no ha podido repetir el magnífico 44,5 por ciento que registró en 2014.

La segunda posición es para Reino Unido, con una cuota del 34,9 por ciento. La plata, teniendo en cuenta este baremo, es para la República Checa, cuyo cine nacional alcanza una cuota del 29,5 por ciento. Le siguen muy de cerca  Finlandia (28,9 por ciento) e Italia (28,7 por ciento).

Otros territorios de la Unión Europea que superan la barrera del 20 por ciento en su cuota de mercado son: Polonia (25 por ciento), Alemania (22,7 por ciento) y Dinamarca (20,9 por ciento). España, con su 17,9 por ciento (un índice más bajo que en 2015), no se encuentra en este ranking.

Y ya fuera del ámbito de la UE, es Turquía la que confirma su posición de liderazgo en términos de cuota de mercado nacional, representando el  53,4 por ciento de sus producciones locales del total de las entradas vendidas el pasado año.

Informe elaborado por The Market Eye Team sobre datos provisionales del
Observatorio Audiovisual Europeo