El pasado 21 de diciembre, el Grupo Parlamentario Ciudadanos realizó en el Congreso una interpelación urgente al Ministro de Educación Cultura y Deporte sobre la política del Gobierno destinada a impulsar, promover y proteger la Cultura y las Industrias Culturales en España. Esta fue la intervención de Marta Rivera de la Cruz.

Marta Rivera, Diputada en Cortes por Ciudadanos y Presidenta de la Comisión de Cultura en el Congreso

Señor ministro, no le oculto que esta mañana me gustaría mucho más estar interpelando solamente al ministro de Cultura, porque eso querría decir que la cultura tiene un sillón propio y único en el Consejo de Ministros, pero estoy segura de que usted está dispuesto a duplicarse, en este caso a triplicarse, para que no se note.

Hace unas semanas le escuché decir que pensaba ser leal al ministro de Hacienda. Evidentemente, esa es su obligación, pero también lo es la de ser leal al sector que representa. En el último Gobierno de Mariano Rajoy la política cultural se hizo con una calculadora en la mano, los recortes en distintos programas culturales tuvieron una media del 40 % y hubo alguno que llegó al 80%. Quizá fue porque en esa última legislatura no hubo nadie que estuviera dispuesto a recordar al Gobierno que la Cultura es el material con el que se fabrica el tejido social de un país y por eso no se la puede maltratar con tanta tranquilidad. Le pido, señor ministro, que asuma usted el compromiso de hacer ver a sus compañeros de Gobierno que las herencias culturales tienen un potente valor añadido y eso no tiene nada que ver con la lealtad debida al ministro de Hacienda porque nuestra obligación, y ahora hablo de la suya y de la mía, es explicar a los que manejan las cuentas en nuestros partidos la importancia de la política cultural. Yo no me siento desleal a mis compañeros de la oficina económica de Ciudadanos, y le aseguro que les doy muchísimo la lata, cuando insisto en que la Cultura es mucho más que una mercancía.

Ha llegado el momento de hablar del IVA cultural, ese IVA cultural cuya existencia su Gobierno niega sistemáticamente; hace unos días lo hizo en esta Cámara. Hace unas fechas me acordaba de esa negativa leyendo un artículo de Larra. Larra escribió que es más fácil negar las cosas que enterarse de ellas. ¿No existe el IVA cultural? Pues mire, el IVA cultural es el 21 % con el que se grava una entrada de cine, el 21 % con el que se grava una entrada de teatro, ese 21 % con el que se grava una entrada para ver una representación de ballet, un concierto de música electrónica o una ópera en el Real. Yo diría que son muchas cosas como para no existir. Hace dos días compré una entrada para ver Ricardo III en el teatro Español y mi entrada estaba gravada con un 21 %. Se paga el mismo porcentaje de IVA por ver un Shakespeare que por comprar una embarcación de lujo.


Estoy segura de que nos va a ayudar a recordar constantemente ese compromiso que asumió su Gobierno en su acuerdo de investidura con Ciudadanos, una de cuyas 150 medidas era la bajada inmediata del IVA de los espectáculos en directo. Recuerde que no solamente han dado su palabra a Ciudadanos sino también a un sector muy golpeado y que ya no puede más


Y estoy segura, señor ministro, de que a usted tampoco le gusta; por eso también estoy segura de que nos va a ayudar a recordar constantemente ese compromiso que asumió su Gobierno en su acuerdo de investidura con Ciudadanos, una de cuyas 150 medidas era la bajada inmediata del IVA de los espectáculos en directo. Recuerde que no solamente han dado su palabra a Ciudadanos sino también a un sector muy golpeado y que ya no puede más. Por otra parte, me parece muy difícil entender ese empeño del Gobierno por dejar al cine fuera de esa bajada del IVA. Con el anterior Ejecutivo del Partido Popular tuve muy claro que no había el menor interés por parte del mismo en tender puentes con el sector audiovisual, que representa como ninguno a nuestro país fuera, que es un escaparate de nuestra forma de vida, de nuestra cultura, una ventana al mundo. Y aparte de eso, aparte de ese valor que tiene como promotor de la cultura fuera de nuestro país, está también el extraordinario valor del audiovisual a la hora de crear empleo y riqueza. Ciudadanos registró hace tres o cuatro días en el Congreso el plan ESPAÑA PLATÓ DE EUROPA. Se trata de una batería de medidas para hacer de nuestro país un destino preferente de rodajes internacionales. Tenemos casi todas las condiciones para convertirnos en un lugar destacado para que las productoras nos elijan para rodar películas, series de televisión, anuncios, animación o efectos especiales. Y digo casi porque tenemos una fiscalidad completamente adversa, una fiscalidad que no nos permite competir en igualdad de condiciones con países de nuestro entorno. En España, las exenciones fiscales por un rodaje internacional están en el 15 % y hay países donde están al 30 % o incluso al 40 %. Entonces, de nada nos vale tener las mejores circunstancias paisajísticas, climatológicas, de profesionales o ambientales cuando nos hacen la competencia con el dinero. Países como Francia, Italia, Hungría, y no digamos ya Nueva Zelanda o Canadá, han sido perfectamente conscientes de la importancia de fomentar ese negocio de los rodajes. Y permítame que vuelva a echar mano de Larra, que decía: “Estar parado mientras los demás andan no es quedarse parado, sino quedarse atrás”. Y eso es lo que puede pasarnos si seguimos ignorando el potencial de la industria audiovisual mientras otros países apuestan por ella.


En España, las exenciones fiscales por un rodaje internacional están en el 15 % y hay países donde están al 30% o incluso al 40 %. Entonces, de nada nos vale tener las mejores circunstancias paisajísticas, climáticas, profesionales o ambientales cuando nos hacen la competencia con el dinero. Países como Francia, Italia, Hungría, y no digamos ya Nueva Zelanda o Canadá, han sido perfectamente conscientes de la importancia de fomentar ese negocio de los rodajes


La implantación del IVA Cultura ha traído consecuencias nefastas

Señor ministro, ¿contamos con usted para asumir esa apuesta, para revisar una fiscalidad que perjudica la evolución de nuestras industrias, para garantizar también -y esto es muy importante- la seguridad jurídica de las inversiones en cine y acabar con la disparidad de criterios que hay a veces entre su departamento y el Ministerio de Hacienda?

Tenemos que hablar también de la lucha contra el expolio de los derechos de autor. En medidas contra la piratería digital, España está a la cola de la gran mayoría de los países desarrollados. Y hay que hablar también de la aportación de la cultura a la economía española. Según un estudio de la Coalición de Creadores, el 87 % de los contenidos digitales que se consumen en España se obtienen de manera ilegal. Los creadores y las industrias culturales dejan de percibir 1.669 millones de euros. Anteayer, el gremio de editores de Cataluña hizo público que este año el sector del libro ha perdido 200 millones de euros por culpa de la piratería digital. El expolio de contenidos digitales está suponiendo la pérdida de 20.000 puestos de trabajo anuales. Las arcas públicas dejan de ingresar 547 millones de euros. Me imagino lo que podríamos hacer usted o yo en materia cultural con 547 millones de euros. El problema es que la Comisión de Propiedad Intelectual no tiene medios humanos ni materiales para luchar contra ese robo de contenidos.


En medidas contra la piratería digital, España está a la cola de la gran mayoría de los países desarrollados


Las denuncias tardan meses en tramitarse y años en resolverse. Ahora me viene a la memoria el caso concreto de una web de descargas de cine y videojuegos que fue denunciada. ¿Saben cuánto tiempo tardó en abrirse un expediente? Tardó 1.154 días, tres años. Ahora vamos a imaginarnos la cantidad de dinero ilícito que han generado estas páginas, el daño que están haciendo a los creadores y a las industrias y también la cantidad de impuestos que se están perdiendo y que podrían haber ido a parar a la caja común. La defensa de la propiedad intelectual es una cuestión de justicia, pero también lo es de rentabilidad, por eso, entre las exigencias de nuestro acuerdo de investidura con el Partido Popular, hay dos medidas que creo que tienen bastante calado; primero, el refuerzo de la sección segunda de la Comisión de Propiedad Intelectual para incrementar su eficacia en la lucha administrativa contra el tráfico ilegal de contenidos; segundo, la puesta en marcha de una campaña en centros escolares. Mire por dónde, aquí nos va a venir muy bien que sea usted también ministro de Educación, porque la piratería es también una cuestión de educación. (La señora vicepresidenta, Navarro Garzón ocupa la Presidencia).

La piratería continúa siendo la gran amenaza para el cine

Señor ministro, ¿es usted capaz de asegurar que en los próximos Presupuestos Generales del Estado se va a consignar una partida para financiar esos dos compromisos? Y para que no se asusten los que hacen las cuentas, le puedo decir que, según nuestros cálculos, poner en marcha esas dos medidas costaría menos de un millón de euros, y se están dejando de recaudar 547 millones. Creo que es un buen negocio. ¿Y a los autores, señor ministro, quién los protege? Hace cosa de un año se habló de la oportunidad de permitir que los creadores pudiesen compatibilizar el cobro de sus pensiones con el ejercicio de su actividad creativa.

Hay que permitir que hombres y mujeres, que a lo mejor están en su mejor momento intelectual después de la jubilación, puedan seguir creando. Yo agradezco muchísimo a la ministra de Trabajo que acabe de comprometerse en esta Cámara en este sentido, y simplemente nos queda por preguntar cuándo se hará efectiva esa medida.


Señor ministro, tiene usted que impedir que la cultura sea tratada como una mercancía


Quiero recuperar las preguntas que deseo que me responda. ¿Puede confirmar que en los próximos Presupuestos Generales del Estado van a incluir la bajada del IVA de los espectáculos en directo? ¿Es posible extender esa bajada del IVA al cine? ¿Está dispuesto a estudiar una fiscalidad más competitiva para atraer rodajes internacionales? ¿Van a incluir en los Presupuestos Generales del Estado una partida destinada a reforzar la sección segunda y otra para financiar una campaña educativa contra la piratería? ¿Podrán los escritores jubilados seguir creando sin renunciar a su pensión? ¿Podrán hacerlo también otros artistas?

Señor ministro, tiene usted que impedir que la Cultura sea tratada como una mercancía. No lo es. Y no estoy pidiendo privilegios, estoy pidiéndonos a todos un poco de visión de futuro, porque casi todo lo que va a trascender de España el día de mañana está sucediendo sobre la mesa de un escritor, en un teatro, en un conservatorio, en un local de ensayo o en un estudio de grabación. Dentro de cien años posiblemente nadie se va a acordar del nombre de ninguno de los que estamos aquí. ¿Cree alguien que dentro de cien años alguna persona va a saber quién era ministro de Hacienda en España en 2016? Seguramente no. Sin embargo, sí es probable que se recuerde el nombre de un cineasta, de un músico o de un escritor.

La subida del IVA produjo el efecto inmediato de aproximadamente 100 millones de euros por año en la recaudación

Olvidarán nuestros nombres, olvidarán las leyes que hemos aprobado, pero mucha gente recordará el título de una novela que se publique este año, se emocionará con una película que se está rodando o cantará una canción que a lo mejor aún ni siquiera está compuesta. Eso es lo que va a quedar de esta época y desde aquí tenemos la obligación de cuidarlo. Esta legislatura tiene que ser la legislatura de la apuesta decidida por el fomento de las industrias culturales, y yo le pido a usted que este sea su reto, señor ministro, como lo va a ser también el de mi grupo parlamentario. Mariano José de Larra le explicaba al señor Sans-délai que en España cualquier gestión se solventaba con aquello de vuelva usted mañana. A los creadores, a las industrias no podemos seguirles diciendo eso porque han esperado ya demasiado. Muchas gracias.

Y así fue la réplica de Marta Rivera al ministro, una vez hechas por el mismo las alegaciones a las que nos tiene acostumbrados:

Señor ministro, habla usted de que no hay dinero, que ha habido que cuadrar las cuentas. Evidentemente, si a mí no se me oculta la crisis que ha pasado este país, pero ha habido dinero para otras cosas; lo sigue habiendo. Ha habido 5.000 millones para rescatar las autopistas radiales. Tiene que haber 50 millones para bajar el IVA del cine -y le agradezco que reconozca usted que existen esos compromisos con nosotros-, pero también les pediría que especificasen cuándo se van a cumplir.

Porque ustedes están aquí porque hubo un acuerdo de investidura, un acuerdo de investidura que firmaron con nosotros y que les vamos a estar recordando constantemente que tienen que cumplir. No basta con decir que ya se hará, es que hay que hacerlo inmediatamente.


Señor ministro, habla usted de que no hay dinero, que ha habido que cuadrar las cuentas. Evidentemente, si a mí no se me oculta la crisis que ha pasado este país, pero ha habido dinero para otras cosas; lo sigue habiendo. Ha habido 5.000 millones para rescatar las autopistas radiales. Tiene que haber 50 millones para bajar el IVA del cine


Me habló también usted de que estaban razonablemente satisfechos con la actividad antipiratería. Desde que se puso en marcha la Ley de Propiedad Intelectual se han cerrado seis páginas web. Es verdad que tenían muchísimos contenidos que redireccionaban a muchísimas más páginas, pero es que hay más de quinientas páginas web de intensísima actividad que están fuera de control.


Hay más de quinientas páginas web de intensa actividad que están fuera de control. Cuando se habla de seis o de ocho páginas estamos hablando de vaciar una piscina con un vaso, y eso no puede ser


Cuando se habla de seis o de ocho páginas estamos hablando de vaciar una piscina con un vaso, y eso no puede ser. Hablan ustedes de que hay que garantizar; evidentemente, la nuestra es una política muy garantista, es exactamente la misma porque la han copiado. Nuestra Ley de Propiedad Intelectual está copiada en Italia y en Portugal, pero es que en estos dos países están tardando seis y nueve días en hacer lo mismo que nosotros hacemos en trescientos o en cuatrocientos. Algo estamos haciendo mal. Le pido que tenga presente nuestros compromisos, pero no solamente que los tenga presentes, sino que se fije ya un momento de cumplimiento. Le  repito, ¿cuándo se va a bajar el IVA de los espectáculos en directo? ¿Qué pasa con el cine que no se puede meter en ese paquete? ¿Cuándo se va a garantizar la  compatibilidad del cobro de las pensiones con el ejercicio de la actividad profesional para los escritores?

La insuficiente desgravación fiscal que se aplica en España produce, entre otros efectos deplorables, el que la Ciudad de la Luz no pueda competir con otras instalaciones de Europa. Así, están a punto de ir a la basura 500 millones de euros de inversión pública

No se trata de que nos digan que sí, que todo está muy bien. Se trata de que fijemos ya un momento para hacerlo. Porque se ha perdido mucho tiempo y porque queda una legislatura en la que ustedes van a tener que cumplir con lo pactado y nosotros les vamos a recordar lo que está pendiente. Muchas gracias.