El Estado español ha presentado un recurso de anulación contra la decisión de la Comisión Europea por la que se impone a Telefónica una multa por un abuso de posición dominante en el mercado español de banda ancha.